Share

Los alemanes Kadavar  editaron su nuevo álbum en directo llamado “Live In Copenhagen”, que recoge un show grabado en el Pumpehuset de la capital danesa en noviembre de 2017 durante la gira promocional del álbum “Rough Times” y a través de Nuclear Blast Records. Este power trío logró registrar una obra de rock-blues, rock ocultista, stoner y psicodelia, con tanto estilo y encanto old-school que bien pudo haber sido grabado a finales de la década de los 60 o durante los  años 70.

Quienes han podido ver a este trío de alemanes en vivo ya saben que se trata de una de esas bandas que se crecen sobre el escenario. El disco trae 14 temas con lo mejor de su discografía y que ya cuentan con aceptación mundial, pero que en vivo suenan todavía mejor. Es rock directo y honesto a base de batería, bajo, guitarra y voz, pero con esa facultad hipnótica de redescubrirse y experimentar ante el público, con jammings que suenan maravillosamente. Además, por ser alemanes, no se les escapa ese toque sonoro melódico y oscuro que los europeos saben imprimir, diferenciándose de los británicos y los estadounidenses.

Muy bien grabado y producido porque quedó con el sonido recrudecido de antaño, suena análogo, vintage y con una casi perfecta ecualización, sin embargo el sonido también es pesado y poderoso, muy meritorio para el trío proveniente de Berlín. Algunas canciones traen  reminiscencias al heavy metal primitivo de Black Sabbath, otros llevan influencias de bandas como Wolfmother.

Live In Copenhagen revalida que Cristoph “Tiger” Bartelt al bajo, Simon “Dragon” Bouteloup en la batería y Christoph “Lupus” Lindemannen a la guitarra y voz  conforman una banda que multiplica su talento en directo, dando una lección de feeling y groove a muchas otras nuevas agrupaciones que aburren en los conciertos porque se limitan a tocar nota por nota, segundo a segundo, lo que registran en sus obras de estudio.

Share