Dietrich Paredes: entre la dirección de orquestas y el mundo de los triatlones

Dietrich Paredes
Dietrich Paredes Baralt es una persona competitiva por naturaleza y eso le ha llevado a triunfar en dos mundos muy exigentes: la dirección de orquestas y el deporte, con las competencias de natación y los triatlones. Como artista primero fue un gran violinista y luego comenzó a trabajar como director, siendo titular de una de las mejores orquestas de Venezuela: la Sinfónica de Caracas, con la que ha recorrido el mundo. Como ateta son muchas las medallas y trofeos de las que se ha hecho acreedor por su excelente desempeño.

Por sus manos han pasado un violín, un arco, una batuta, pero también una bicicleta, unos lentes de natación. Se viste de traje pero también se pone un traje de baño, se monta en un podio a dirigir, pero también se sube en una bicicleta para cruzar exigentes trayectos. Tiene el empuje para conducir más de 200 músicos durante largas y exigentes sinfonías, pero también lo tiene para correr y nadar varios kilómetros. Mide los minutos y descifra partituras.

Trabajando de la mano de la mano del maestro José Antonio Abreu, logró consolidar a la Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas, posicionándola además como una de las mejores y más importantes de todo el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela (El Sistema). Ahora emprende un nuevo reto, con la profesionalización de la orquesta, pasando a llamarse Orquesta Sinfónica de Caracas.

Dietrich Paredes

Además, ha trabajado como director invitado de numerosas orquestas venezolanas en distintas ciudades, entre ellas la Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela. Internacionalmente dirigió a la Filarmónica de Los Ángeles, siendo asistente del maestro Gustavo Dudamel durante la gira por Europa con dicha orquesta norteamericana. En 2013, encabezó varias misiones educativas de El Sistema en Panamá, Costa Rica y Nicaragua. Dirigió a la Orquesta Infantil y Juvenil Italiana en Torino, en el Concierto por la Paz de UNICEF. En 2014 alzó su batuta por cuarta vez con la Orquesta Juvenil de Noruega Barrat Due. Luego condujo a la Orquesta de la Toscana en el Festival de Cortona. También estuvo al frente de la Orquesta Sinfónica Nacional RTE de Irlanda entre otras.

Con el entusiasmo que lo caracteriza, Dietrich Paredes le cuenta a Cresta Metálica cómo ha llevado el reto de ser un atleta de alta competencia y al mismo tiempo tener una exitosa carrera como director de orquesta. Comenta además sobre la importancia de la nueva etapa que emprende la Orquesta Sinfónica de Caracas y adelanta cuáles son sus planes futuros, que involucran sinfonías muy exigentes y el montaje de obras relacionadas con otros géneros musicales.

La Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas acaba de dar un paso importante, ahora pasa a ser profesional y ahora lleva el nombre Orquesta Sinfónica de Caracas. Usted como director titular de esta orquesta ¿cómo se siente con este paso tan positivo pero que al mismo tiempo es un gran reto?

Dietrich Paredes: es una orquesta que deja de ser juvenil, pero sigue siendo una orquesta muy joven. El artista es un estudiante durante toda la vida y creo que el enfoque de ahora es el de una orquesta que tiene retos y metas de nivel profesional como tal, pero seguimos siendo estudiantes.

Ahora que el nombre es el de Orquesta Sinfónica de Caracas, quitándose el “juvenil” ¿Vas a buscar repertorios más exigentes para esta nueva etapa? ¿Qué repertorios piensa preparar para la orquesta?

Dietrich Paredes: esta orquesta tiene su público y está acostumbrada a los grandes retos. Es una orquesta que como te digo, sigue siendo juvenil, tenemos muchos niños y jóvenes que han ingresado. Sin embargo tiene un público cautivo que nos sigue. Sobre los repertorios, siempre han sido exigentes, hemos hecho obras muy difíciles. Los retos continúan y los repertorios seguirán siendo difíciles.

¿Está usted interesado en hacer repertorios que incluyan música de géneros populares como el jazz, el rock o la música venezolana?

Dietrich Paredes:  Es algo que habría que estudiar, pero no estaría mal abrirse hacia otros géneros, sería muy interesante interpretar géneros populares. Nosotros somos una orquesta sinfónica, hacemos música sinfónica de distintos periodos y también de autores latinoamericanos. Sin embargo no es mala idea entrar en otras ramas de la música, donde hay artistas que presentan una música muy bien hecha.

Dietrich Paredes

¿Cómo ha evolucionado usted como director desde 2011 que fue cuando se dio el debut internacional de su orquesta hasta hoy día? Además de dirigir a la Sinfónica de Caracas, usted también ha participado como director invitado con varias orquestas europeas.

Dietrich Paredes: Mi crecimiento desde los inicios de la Juvenil de Caracas, de la mano del maestro José Antonio Abreu, fue algo único, extraordinario e inigualable, fue una bendición que el maestro Abreu estuviera acompañándome en el desarrollo de la orquesta. Más que un maestro, ha sido un padre, un motivador, un ser extraordinario para conmigo y para con la orquesta. Todo lo que tenemos nosotros en El Sistema, se lo debemos al maestro Abreu. Para mí fue un honor y una bendición compartir, trabajar junto a él, con ensayos larguísimos de hasta 8 horas, lo disfrutábamos muchísimo, cuando algo se hace con amor y con deseo de mejorar, no importa cuánto tiempo dediques, lo que importa son los resultados.

¿Extraña la compañía del maestro Abreu en los ensayos?

Dietrich Paredes: Claro que lo extraño, tenerlo allí sentado, motivando a la orquesta, saludando a los músicos, proponiendo miles de ideas. Pero él sigue con nosotros y nosotros seguimos con él, de una u otra manera, estamos juntos.

Tener al maestro Abreu al lado, preparando a una orquesta, como usted bien ya lo dijo, fue una bendición, pero imagino que para usted también representó un poco de presión, tener al fundador de El Sistema siguiendo tan de cerca su trabajo.

Dietrich Paredes: Si por supuesto, claro que sentía presión, ¡imagínate! Era un compromiso único tener al maestro a mi lado exigiéndome y mirando mi trabajo, pero fue una bendición.

Dietrich Paredes
¿Qué representa para usted el maestro José Antonio Abreu?

Dietrich Paredes:  Lo es todo, lo representa todo, son tantas cosas. Un maestro, un padre, un amigo, un motivador, un ejemplo, es inspiración. Me siento tan afortunado y tan honrado de haber trabajado a su lado con la Orquesta Sinfónica de Caracas. Sin duda el maestro Abreu es uno de los grandes personajes de la música en todo el mundo y gracias a él miles de niños y jóvenes no solo en Venezuela, en todo el mundo, tienen una orientación muy positiva y un rumbo en la vida.

¿Cómo le ha ido como director invitado de varias orquestas europeas? ¿Qué tal esas experiencias?

Dietrich Paredes: Si, he estado dirigiendo en Italia, Francia, Noruega  e Irlanda. Vuelvo a Italia el próximo año. Ha sido genial. Se han abierto muchas puertas y sigo trabajando duramente para dejar el nombre musical de nuestro país muy en alto. No soy el único que lo está haciendo, son muchas orquestas y muchos directores que dejan muy en alto el nombre de Venezuela, estamos trabajando en darle a nuestro país una cara muy hermosa.

¿Cómo complementa su carrera de atleta con su carrera como director de orquesta? ¿Sigue involucrado en el mundo de los triatlones y de la natación?

Dietrich Paredes: Ahora los triatlones representan un hobby muy hermoso, motivador, que le da un balance a esta carrera que es tan cerebral como la dirección orquestal, que es una carrera mental y espiritual, porque cuando uno se conecta con la música de estos grandes compositores, evidentemente el alma se entrega. En el momento que uno dirige un concierto, tiene cierto esfuerzo físico, pero más que nada mental, entonces el triatlón con lo que representa montar bicicleta, correr, nadar, le da un balance a todo esto, es otro tipo de enfoque mental, más de resistencia.

Dietrich Paredes

¿En qué medida le ha ayudado su actividad deportiva a drenar la presión que representa estar a cargo de orquestas de alto nivel?

Dietrich Paredes: Claro, me ayuda a drenar la presión, ayuda mucho, pero no me obsesiono con esto, si sale un triatlón o una competencia y estoy muy en forma, lo hago y me siento contento y feliz, sino, lo hago solo para entrenar, para sentirme bien y saludable.

¿Cómo le ha ido últimamente en el mundo de los triatlones?

Dietrich Paredes: El año pasado hice el triatlón de Herbalife y tuve el honor de llegar en primer lugar de mí categoría. Este año hice un triatlón en la Universidad Simón Bolívar y quedé de segundo lugar en mi categoría.  Esto me da una gran satisfacción, pero siempre hay que mejorar y hacerlo cada día mejor.

¿Nunca ha estado en la situación de tener al mismo tiempo la preparación de un concierto y el entrenamiento para una competencia?

Dietrich Paredes: Más joven si me enfrenté a esos retos, era más arriesgado y hacía las dos cosas al mismo tiempo con intensidad, ahora no, ahora me dedico más que nada a la dirección de orquestas y más aún ahora con la responsabilidad de este gran paso que ha dado mi orquesta. Si sale una competencia, chévere, veo si lo puedo hacer, pero no desenfoco la atención del trabajo con la orquesta que es lo principal.

¿Piensa usted que por su condición física usted pueda tener ventaja sobre otros directores que no ejercitan tanto? Por el tema de los dolores de espalda que sufren algunos directores y el agotamiento de los ensayos y en obras prolongadas.

Dietrich Paredes: Tal vez puede que yo termine menos cansado que otros directores, sin embargo no es preponderante la parte física para dirigir. Claro que es mejor estar en forma, en línea, para no sufrir de sobrepeso y evidentemente el cansancio afecte menos. Pero no es indispensable tener una condición física de atleta para dirigir orquestas.

Dietrich Paredes

¿Cuáles son sus metas inmediatas para con su carrera como director?

Dietrich Paredes: No tengo límites, busco llegar lo más lejos posible. Intento cada día que los ensayos, los conciertos y  los proyectos musicales salgan cada vez mejor, día a día busco mejorar y eso va arrojando un resultado a corto plazo, que evidentemente y por consecuencia, saldrán cosas buenas a largo plazo. Vamos a trabajar duro por conquistar más espacios y llegar alto.

¿No le gustaría buscar la oportunidad de que la Orquesta Sinfónica de Caracas pudiera grabar un disco?

Dietrich Paredes: ¡Por supuesto! Esas son metas y retos que espero que vayamos cumpliendo. Me encantaría grabar un disco para promocionarlo nacional e internacionalmente. Pero tener un CD, además de lo musical requiere de varios pasos administrativos y de patrocinio. Ya iremos trabajando en eso para cumplir con ese objetivo.

Por: Roberto C. Palmitesta R.
[email protected]
@rpalmitesta/@escenarockfm (Twitter e Instagram)

Comparte
Roberto Palmitesta
@rpalmitesta | Subdirector y Editor de Cresta Metalica Producciones. Licenciado en Comunicación Social, TSU en Turismo, Jefe de prensa con más de 20 años de experiencia, en empresas e instituciones de gran prestigio como el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, Conservatorio de Música Simón Bolívar, Profit Producciones, Melomaniac Producciones y Conciertos Metal, así como con artistas de gran prestigio. Locutor y productor radial; manager de bandas y artistas. Productor de conciertos y eventos culturales nacionales e internacionales. Redactor en distintos medios de comunicación digitales e impresos. Experiencia como Jefe de Prensa del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela y del Conservatorio de Música Simón Bolívar (2010-2017); asesor comunicacional del maestro José Antonio Abreu (2010 – 2013); actual asesor comunicacional de dicha institución. Jefe de Prensa de Profit Producciones en diversos eventos celebrados en El Poliedro de Caracas, Forum de Valencia, Terraza del CCCT, Concha Acústica de Bello Monte, Estacionamiento del Poliedro, etc. (2005 – 2010). Jefe de prensa de artistas como Eddy Marcano, Pacho Flores, Ensamble 7/4, Giancarlo Castro, Tarcisio Barreto, Ceballos, Prisca Dávila, Goyo Reyna, Los Sinvergüenzas, entren muchos otros.
https://crestametalica.com/author/roberto-palmitesta/