Share

Las leyendas del thrash teutónico, Destruction, no descansan, siguen siendo una banda prolífica, productiva y presentan su 14º producción discográfica titulada Born To Perish a través de Nuclear Blast. Durante 35 años, esta banda ha llevado el estándar del thrash metal alemán con honor y orgullo, siendo leales a su escuela. Aún permanecen sus miembros principales y fundadores Schmier (voz / bajo) y Mike Sifringer (guitarra), para para este nuevo disco e iniciar una nueva etapa, ambos quisieron inyectar sangre nueva incorporando al baterista canadiense Randy Black y al guitarrista Damir Eskic, siendo una de las pocas veces que la banda abandona el formato de trío.

El rock- metal y el thrash en particular, son el vehículo perfecto para examinar las fallas del mundo en el que vivimos, en buena medida el thrash es música de protesta, de espíritu rebelde. Born To Perish explora la codicia, la persecución y la propia inhumanidad entre la raza humana, pero esta temática se ve reflejada en la música con un sonido oscuro y agresivo. La angustia y la ira se invocan musicalmente a través de riffs viciosos en canciones como «Rotten» y «We Breed Evil», y es que Schmier es experto en expresar este tipo de sentimientos.

El elemento destacado en Born To Perish son las actuaciones de la banda. La voz áspera, agresiva y venenosa de Schmier se convierte en un rasgó gravemente odioso a través de este álbum. Los agudos riffs de bisturí de Mike y Damir atacan furiosamente en temas como «Inspired by death» y «Tyrants of the Netherworld», sin duda han sabido hacer dupla, pareciera que tuvieran varios años tocando juntos.  «Betrayal» captura la hostilidad del mal con un sonido aplastante y es que en casa tema Randy Black maneja la batería en forma magistral, su forma de tocar es perfecta y el sonido de batería en este álbum es contundente, pero elegante al mismo tiempo. Por otra parte, en cada corte, el bajo de Schmier palpita siempre con ese sonido sucio y callejero de la escuela Motorhead.

En general Born to Perish es una excelente adición al arsenal de música de Destruction y es un álbum que golpea duro. Es una obra sólida de thrash metal germano. Los nuevos integrantes de adaptaron muy bien y el rendimiento de la banda es de primera línea con excelente percusión, voz viperina y riffs mordaces.

Share