Share

El pasado 20 de agosto, arribó a las distintas salas de cine de Venezuela, la novena película de Quentin Tarantino, “Once upon a time in Hollywood”, un largometraje inspirado en el asesinato de Sharon Tate, una actriz que en la década de los 60 fue víctima de Charles Manson, que según cuenta la historiografía actuó en su contra sugestionado por una canción de los Beatles llamada “Helter Selker”, la cual corresponde al álbum White de la agrupación británica, y esboza el tema de la decadencia y el descontrol.

Este audiovisual al igual que otros largometrajes del aclamado director, se caracteriza por la estilización de la violencia a través de personajes como Rick Dalton (Leonardo Di Caprio) y Cliff Booth (Brad Pitt), quienes fungen como protagonistas de esta maravillosa obra del séptimo arte, que honra a las producciones visuales que se hacían para la época como los western, y donde plasma el movimiento hippie y cultural que se vivía para aquel entonces. Así como el proceso interno que atraviesan los histriones durante la construcción de sus personajes y cómo se pueden quedar enclaustrados en el mismo.

También, está signado por varios elementos que determinan las creaciones de Tarantino, como las sonoridades diegéticas que ponen en contexto al público y los hacen sumergirse en toda la trama; el rol de la mujer y su empoderamiento; el fetichismo del creador por los pies, los planos en contrapicado, los homenajes a figuras públicas o situaciones del pasado, y la narrativa que hacen de sus obras algo mágico y atractivo.

Según lo que exponen algunos cinéfilos, la película difiere un poco de lo que había venido haciendo el neoyorkino en otras de sus obras, pues el nivel de violencia es mucho menor y lo más importante son los diálogos inteligentes que esbozan los traumas que pueden atravesar los actores, su día a día y como la tensión es capaz mantenerte en vilo frente a la serie de sucesos que posteriormente se exhiben.

Cultura pop en Norteamérica

Quentin Tarantino tuvo la dicha de experimentar las transformaciones que se vivían dentro de la sociedad para finales de los 60, dejándolo entrever en la construcción de muchas de sus películas, incluyendo Once upon a time in Hollywood.

Aquí, se avizora cómo era la cultura americana y sus patrones de consumo. Una de las curiosidades más importantes de este filme es que el neoyorkino se inspiró en el año 1969, en el cual fue por primera vez al cine y tuvo la dicha de disfrutar de Butch Cassidy and the Sundance Kid, que contaban con la participación de dos reconocidísimos actores de la industria del entretenimiento como Paul Newman y Robert Redford.

Sinopsis

Versa sobre una historia que se desarrolla en la ciudad de Hollywood, donde un par de actores buscan impulsar su carrera artística dentro del cine y la televisión, en una sociedad que demanda otro tipo de producciones audiovisuales y donde los patrones de consumo ya no son los mismos.

Esto ocasiona que la versión autorizada que ellos tienen del trabajo que realizan se vea desplomada y opacada, generando una serie de inseguridades que les hacen sentir frustración.

Esta falta de autoestima se refuerza al ver el éxito que tiene el director de cine Roman Polanski y su pareja sentimental, Sharon Tate, que era una de las actrices más cotizadas del momento y que lamentablemente murió tras las agresiones que cometió Charles Manson en su contra.

Si bien se espera que en la trama se cuente la muerte de Tate, el director hace una deconstrucción de la historia real y la convierte en una serie de hechos aislados que llevaron a este fatídico desenlace.

Reparto dentro de la película (Cortesía fotogramas)

Brad Pitt, Al Pacino, Leonardo DiCaprio, Burt Reynolds, Tim Roth, Rick Russell, Michael Madsen, Timothy Olyphant, Margot Robbie, Damian Lewis, Luke Perry, Emile Hirsch, Dakota Fanning, Scoot McNairy, James Marsden, Clifton. Collins Jr, Keith Jefferson y Nicholas Hammond.

Share