Share
Sabaton

Presenciar como una banda de heavy metal es capaz de ganarse el favor de la realeza y de los gobernantes de su propia nación me pone a pensar en muchas cosas que no se dan en mi país. Me refiero a la agrupación sueca SABATON, que acaba de lanzar una edición especial en platino de su legendario álbum “Carolus Rex” (2012), que ha sido certificado como platino cuádruple en su país de origen y en un nuevo video exclusivo que publicaron, se ve al rey de Suecia viajando a través de paisajes épicos para entregar los discos de platino en manos del líder y cantante Joakim Brodén. ¿Un monarca premiando a una banda de rock? En Europa es posible, también hemos visto al presidente francés poner Daft Punk en su toma de posesión y varios otros casos interesantes.

Retomando el caso de Sabaton, es una banda que dedica sus discos a contar capítulos de la historia, no solo de Suecia, del mundo, a tal punto que con la ayuda de dos historiadores lanzaron un canal de Youtube para dar más detalles históricos y educativos al público. Pregunto… en Venezuela ¿cuántos años luz estamos de hacer algo así? Pero algo serio, permanente en el tiempo y lo más importante: sin fines políticos.

Si bien El Sistema de Orquestas venezolano ha dado excelentes muestras de que nuestros habitantes pueden tener una cultura musical enriquecedora y formativa del más altísimo nivel, con la cual construir un país mejor, así como tantos artistas han sacado a brillar a la música tradicional venezolana, y la han hecho popular en todos los estratos, recibiendo premios de excelencia en todo el mundo (casos como los de Miguel Siso, Eddy Marcano, Pacho Flores, Prisca, etc, certifican que es así), pero… ¡TODAVÍA FALTA MUCHO! Seguimos sin querer “lo nuestro”.

Sibelius y Eddy Marcano

El problema en parte tiene que ver con que el apoyo económico y de varias instituciones, públicas y privadas, así como de los promotores siempre sigue inclinándose por las ofertas pobres, mediocres, ultra-comerciales y decadentes, provenientes de estilos musicales que involucionan, como el reggaetón, trap y balada latina de la peor calidad, que muestran la decadencia de nuestra sociedad, destruyen valores, desmejoran nuestro propio idioma e incitan a que niños y jóvenes se prostituyan como si fuera una gracia o algo “cool”, entre muchas otras barbaridades.

Por otro lado a las bandas de rock les pregunto ¿Cuándo nuestra cultura va a ser su prioridad? Y no les pido que dejen de hacer rock para que toquen joropo o merengue caraqueño ya que tristemente eso insulta a los puristas, solo les digo que tenemos una cultura muy rica desde todo punto de vista, pero siguen vendiendo hielo a los esquimales. Miren los ejemplos de Laberinto, es la banda de rock más exitosa de la historia venezolana y ¿por qué fue así? Miren a Félix Martin ¿por qué ha salido a tocar con Steve Vai, Tony McAlpine y Marty Friedman entre otros? ¿Qué los hace tan especiales si no es su mixtura? Y si no les gustan estos ejemplos porque el rockero venezolano es experto en hablar mal de sus coterráneos, miren a Brasil con Sepultura, Angra y Soulfly. No les pido que cambien su estilo, solo que tomen algunos elementos de su país como lo audiovisual o en lo temático.

Laberinto

Más que sea tomen en cuenta a su Venezuela en el contenido lírico con algo más allá de la protesta política, y aquí podemos volver a revisar a Sabaton o a Iced Earth cuando editó “Glorious Burden”. Gústele a quien no le guste, quizá uno de los mejores ejemplos de una propuesta de enriquecimiento cultural es el “Escalofrío” de Gillman (me refiero al Gillman de los 90). Irónicamente, recuerdo cuando trabajaba con él y hacíamos juntos el programa La Esencia, y le propuse por allá en el año 2000, hacer un disco conceptual dedicando un tema a cada prócer de nuestra historia, y le gustó la idea, pero luego él quiso darle un giro ideológico al proyecto con el cual no estuve de acuerdo, luego no se hizo nada aunque yo hasta había hecho un borrador de letras de canciones. Él tomó su camino político y yo no quise acompañarlo, cesamos nuestra relación profesional-radial de la mejor manera.

El caso de Los Mentas me viene a la mente, si bien no es mi estilo favorito, ellos con su personalidad satírica y de humor negro usan elementos de nuestra cultura, como lugares, modas y estilos de vida de determinadas épocas, y sus fans se identificaban con eso. Miren el caso de Sibelius y el cómo logró dibujar los paisajes venezolanos con un tema instrumental llamado “Venezuela Infinita”. Puedo citar tantos otros ejemplos pero a lo que voy es a que debemos fijarnos más en nuestra cultura y todo lo que ella envuelve, valorarla y llenarla de gloria.

Y este regaño continuará… estén atentos a la parte II.

Share