Share
Esther Abrami

Para Esther Abrami

Una delicada figura me miraba de frente y repentinamente todo dejó de importarme… luego de unos 10 segundos de miradas encontradas comenzó a tocar y dibujaba aros de fuego con la música que extraía de su instrumento. Caminaba en punta de pies tan delicadamente que cortaba el aire y me di cuenta que su violín era una extensión de su personalidad.

Por: Roberto C. Palmitesta R.
proberto@crestametalica.com
@RPalmitesta @EscenarockFM

Share
Artículo anteriorHotel Humboldt: Un milagro en el Ávila
Artículo siguienteNieve derretida
Subdirector y editor de Cresta Metalica Producciones. Lic. en Comunicación Social, TSU en Turismo, Jefe de prensa con más de 20 años de experiencia, en empresas e instituciones de gran prestigio como el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, Conservatorio de Música Simón Bolívar, Profit Producciones, Melomaniac Producciones y Conciertos Metal, así como con artistas de gran prestigio. Locutor y productor radial; manager de bandas y artistas. Productor de conciertos y eventos culturales nacionales e internacionales. Redactor en distintos medios de comunicación digitales e impresos. Correo: proberto@crestametalica.com RRSS: @RPalmitesta @EscenarockFM