Share
Melanie De Toni

Para Melanie De Toni

Ella se encontró con la nieve por primera vez y fue un abrazo sutil: fuego y hielo se fundieron en un horizonte de sensualidad. Ella se incorporó al paisaje y confundía a quienes miraban el cuadro realista que acaparaba la primera plana. Minutos después se produjo un resplandor porque el sol se reflejó en el manto nevado… cuando pasó el destello se había derretido buena parte de la nieve y el agua que manaba sabía a placer. ¿Qué sucedió? Ella se desnudó y con su provocadora estampa generó el calor que derritió la nevada… desde otro lugar, quien la miraba en forma desapercibida quiso bañarse con ese nuevo líquido…

Por: Roberto C. Palmitesta R.

proberto@crestametalica.com
@RPalmitesta @EscenarockFM
Share
Artículo anteriorUn violín descalzo
Artículo siguienteHorizonte guariqueño
Subdirector y editor de Cresta Metalica Producciones. Lic. en Comunicación Social, TSU en Turismo, Jefe de prensa con más de 20 años de experiencia, en empresas e instituciones de gran prestigio como el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, Conservatorio de Música Simón Bolívar, Profit Producciones, Melomaniac Producciones y Conciertos Metal, así como con artistas de gran prestigio. Locutor y productor radial; manager de bandas y artistas. Productor de conciertos y eventos culturales nacionales e internacionales. Redactor en distintos medios de comunicación digitales e impresos. Correo: proberto@crestametalica.com RRSS: @RPalmitesta @EscenarockFM