Share
Pacho Flores Fractales – Foto por Joaquín Calderón

El trompetista venezolano Pacho Flores lanzó al mercado hace poco su nueva producción discográfica como solista titulada Fractales,  la cuarta como solista y la tercera para el sello Deutsche Grammophon, tras Cantar (2013) y Entropía (2017). Fue grabado en apenas cuatro días en el Bodo Concert Hall “Stormen”, Noruega, contando con la participación estelar de la Arctic Philharmonic Orchestra, bajo la dirección del maestro sueco Christian Lindberg. Contó con el laureado ingeniero de producción alemán Ingo Petry quien hizo un trabajo digno de elogiar.

Fractales incluye un collage de las principales y más difíciles obras para la trompeta de distintas épocas, escuelas, estilos y culturas, así como transcripciones para piezas de violín y versiones de temas del repertorio popular latinoamericano. Para él supuso uno de los retos más fuertes de su carrera, demandándole un gran esfuerzo, tanto físico como en lo técnico y en lo interpretativo. Tiene poco tiempo en el mercado y ya empieza a hablarse de que se trata de uno de los discos más de trompeta más ambiciosos del mundo jamás grabados.

Este hijo ilustre del estado Táchira cuenta los detalles detrás del que quizá sea su proyecto discográfico más ambicioso hasta la fecha, así como uno de los discos de trompeta más completos jamás grabados. Además explica cómo se fue dando todo hasta lograr poner el álbum a la venta, la razón del nombre elegido, los secretos de su excelente sonido, él por qué de la elección de la orquesta y cómo su amistado con Christian Lindberg influyó en el excelente resultado, sin dejar fuera interesantes comentarios de las obras que incluye el CD, así como sus planes para 2019 que incluyen a Venezuela.

CM: Qué forma tan bonita de rendirle homenaje al maestro Abreu.

Pacho Flores: Así es Roberto, este disco está dedicado a la memoria de ese gran hombre que le dio sentido y rumbo positivo a millones de personas, no solo en Venezuela, en todo el mundo. Se lo dedico con mucho cariño. Él sigue presente en mi vida y sigue siendo una fuente de inspiración y motivación.

CM: Si hay algo que impresiona de este disco es el sonido ¿cómo hicieron para obtener ese sonido tan fiel, nítido, delicado y poderoso al mismo tiempo tomando en cuenta que la orquesta fue grabada en directo?

Pacho Flores: Eso se debe en buena medida al productor alemán Ingo Petry, quien tiene 20 años viviendo en Suecia, y curiosamente al principio de su carrera trabajó en la nómina de Deutsche Grammophon, pero luego se fue a Suecia a trabajar con BIS Records, que es otro sello emblemático de la música sinfónica. Ahora tiene una compañía independiente llamada Take 5 y es muy solicitado. En mi caso, para planificar con él lo tengo que hacer con año y medio de anticipación, porque está siempre ocupado con las grandes orquestas del mundo. Antes de trabajar conmigo estaba en Malasia, viaja mucho, pero necesita tiempo para estar en casa produciendo. Él fue el productor de grabación, editor y además hizo la mezcla, como parte de su equipo trabajó con el ingeniero Fabian Frank.

Pacho Flores – Fractales – Foto por Joaquín Calderón

CM: Sin duda estamos ante un disco de una gran complejidad a nivel de grabación y producción.

Pacho Flores: Así es, es muy complejo porque se grabó a la orquesta en vivo, a diferencia de cuando grabas en estudio, porque allí tienes más control de lo que quieres grabar. Trabajar con una orquesta es más complicado, más aun tomando en cuenta que un disco como este tiene una plantilla mínima de 34 músicos en algunos temas y máxima de 73 en otros, entonces si tienes a tantas personas tocando juntas, la grabación tiene que quedar perfecta. Al final quedó espectacular, estoy muy contento con el resultado. El trabajo de Ingo Petry tuvo mucho que ver.

CM: ¿Cuáles son las nacionalidades de los músicos que integran la Arctic Philharmonic Orchestra?

Pacho Flores: La mayoría son músicos noruegos, también hay suecos, finlandeses y daneses. Es curioso tener a un venezolano de solista con puros escandinavos, pero son experiencias de vida e intercambios culturales que te enriquecen.

CM: ¿Crees que la calidad de la sala en la que se grabó el disco incidió el resultado final?

Pacho Flores: Fractales fue grabado en el Bodo Concert Hall “Stormen”, Noruega, y se llama así, el teatro de las tormentas, me gusta ese nombre, tiene carácter y va a acorde con el lugar. Es una sala nueva, tiene apenas como 5 años y la acústica es maravillosa, y su diseño es una belleza, sin duda tuvo mucho que ver en el resultado.

CM: ¿Por qué decidiste trabajar con la Arctic Philharmonic Orchestra en particular?

Pacho Flores: Con la Arctic Philharmonic Orchestra tengo dos experiencias de giras muy gratificantes, todo esto viene dado a la excelente relación que yo tengo con el maestro Christian Lindberg, su director titular, tenemos una excelente relación, nos conocemos desde hace muchísimo tiempo y nos entendemos muy bien.  Es uno de los trombonistas más famoso del mundo y también es un gran director y compositor.

Cuando comencé mi colaboración con el maestro Christian Lindberg  fue en el año 2014, interpretando su concierto de trompeta, y en esa presentación incluimos dos piezas de mi disco Cantar. Luego giré con la orquesta por Noruega y Alemania. El segundo tour fue en 2015, también por Noruega, luego Salzburgo y terminamos en Viena; fueron giras muy exitosas y a partir de ese momento surgió la magia, me di cuenta que todo encajaba perfectamente, es un tema de química, todo funcionaba bien con ellos, nos entendemos a la perfección, desde el director hasta el personal técnico.

CM: Sin duda le diste un gran voto de confianza al maestro Christian Lindberg y su equipo.

Pacho Flores: Sí, Él es el director titular de esa orquesta y la dirige en el CD, pero no solo en eso, una de las obras del disco es el concierto de trompeta que él compuso en 2004 titulado Akbank Bunka, además tocamos a dúo en el tema Chega de Saudade de Tom Jobim  y quedó genial ese dueto entre trombón y trompeta, con arreglo de mi hermano Efraín Oscher.

CM: ¿De quién fue la idea de grabar este disco tan ambicioso?

Pacho Flores: Se propuso la idea y dijimos vamos hacia adelante a sacar este disco, la idea la propuse yo pero fue bien recibida desde el principio, tenía gran apoyo del maestro Lindberg y su orquesta quería seguir tocando conmigo. Es una de las primeras orquestas de Noruega en grabar con Deutsche Grammophon, entonces para ellos era muy importante y estaban bastante motivados.

CM: ¿En qué se diferencia Fractales de tus discos anteriores?

Pacho Flores: Fractales tomó muchas horas de estudio, es un disco que en lo personal me ha demandado un esfuerzo enorme, tanto en lo físico, como en lo técnico y en lo interpretativo, porque tenemos un collage de piezas de distintos géneros musicales a diferencia de Entropía, que va más orientado hacia la música iberoamericana, en el cual mi estilo va hermanado en un tema con otro. Por su parte Cantar es un álbum 80% barroco, hay un hilo conductor, pero en cambio en esta nueva producción hay una variedad de obras muy diferentes que requieren cada una un abordaje particular, y eso cuesta mucho trabajo.

CM: Explica un poco cómo es esa complejidad y variedad de géneros que ofrece Fractales.

Pacho Flores: Son muchos cambios de estilos, técnicas, géneros, épocas, instrumentos, culturas, etc. Comenzamos con una obra del siglo XXI escrita apenas en 2004 por Christian Lindberg, quien es sueco de nacimiento y que presenta una sonoridad nueva, para mi implicó poner un esfuerzo adicional porque es super virtuosa. Luego pasamos al Concierto de trompeta de Haydn, que es el concierto más clásico e importante que puede existir para este instrumento, escrito hace más de 300 años, donde usamos 3 instrumentos diferentes, uno para cada movimiento. Seguimos con el concierto de trompeta de Alexander Arutunian, nacido en Armenia,  del siglo XX pero muy diferente en cuanto estilo al de Lindberg; es una obra super especial para el repertorio porque es rica en sonoridades.

Como si no fuera suficiente también hacemos el concierto de violín conocido como “Aires Gitanos” del español Pablo Sarasate, que es una obra originalmente escrita para violín y tuvo que hacerse una transcripción para trompeta y que por cierto la hice yo mismo. Para el violín es una obra de cabecera, super difícil, pues para la trompeta lo es 10 veces más, es mucho más complicado poder recrear la sonoridad de un instrumento de cuerda con uno de viento-metal como la trompeta, fue un gran reto del cual estoy muy orgulloso, así como contento con el resultado.

Siguiendo con el repertorio luego pasamos a la fiesta latinoamericana con dos arreglos maravillosos de mi gran amigo Efraín Oscher, el que ya te mencioné de Chega de Saudade del brasileño Tom Jobim  que hago a dúo con Lindberg en el trombón, y la otra obra es el clásico Oblivión del argentino Astor Piazzola, que es un tema magnifico y que ha sido versionada por muchos artistas.

CM: No debió ser sencillo interpretar esa adaptación del concierto de violín de Sarasate.

Pacho Flores: No te imaginas lo difícil que fue, porque está escrita originalmente escrita para violín y orquesta de una manera muy compleja, data de 1878, además de que está basada en la música gitana, lo que complica aún más las cosas, ya que debes ser fiel a esa sonoridad. Es una de las obras más famosas de Sarasate y es una de las preferidas entre los virtuosos del violín, lo que te da una idea de las dificultades de interpretación que representó para mí.

CM: Seguramente habrá quienes se preguntarán por qué no seleccionaste obras de compositores venezolanos para este disco.

Pacho Flores: Claro y es lógico que lo pregunten. Pero fíjate que en mi disco anterior, Entropía, coloqué muchas obras venezolanas, siete para ser exacto; además en los próximos cuatro discos que tengo pensado grabar incluirán una interesante variedad de obras de compositores venezolanos. Entonces con Fractales quise hacer un balance, por eso hice esta pausa con la música de autores venezolanos, así que es una cuestión de equilibrio.

Pacho Flores – Fractales – Foto por Joaquín Calderón

CM: Es de suponer que incluyeras el concierto para trompeta de Haydn por ser tan emblemático y la obra de Lindberg por tu amistad, por ser él el director y por ser una pieza fantástica, pero entre tantos otros conciertos ¿por qué el de Arutunian? ¿Qué te llevó a tomar esa decisión?

Pacho Flores: Es que es otra de las obras por excelencia para trompeta, es materia obligada como decimos en Venezuela, también es frecuentemente elegido como pieza para audiciones y concursos en todo el mundo. Me fascina su diversidad musical porque incorpora influencias rusas, armenias y gitanas, eso la hace más difícil de interpretar, pero por lo tanto más interesante. Yo siempre disfruto mucho tocándola.

CM: ¿Cuál fue el criterio selección de este magnífico repertorio?

Pacho Flores: Fue una propuesta que yo elaboré con Christian Lindberg, que al presentarla fue aceptada inmediatamente por Deutsche Grammophon porque tiene un contenido muy fuerte y diverso; claro, ellos enseguida me preguntaron ¿estás seguro que vas a poder grabar todo esto en cuatro días? Y yo respondí que aceptaba el compromiso, porque es muy ambicioso cuando incluyes géneros distintos, por ejemplo, tener una obra como la de Aratunian después del Haydn, hay una diferencia de 350 años, además de lo que significa evocar un Haydn con la perspectiva del siglo XXI, es un Haydn moderno, pero sin salirse de sus patrones, es una obra que todo trompetista conoce, todos han pasado por allí, así toques jazz o salsa, la han tenido que tocar porque para continuar hay que beber de la misma fuente. Es como matemáticas, todos pasan por Pitagoras, quieras o no.

Sobre la razón de incluir repertorio latinoamericano, tú me conoces desde hace muchos años y sabes que para mí es muy importante tener esos matices presentes, más en un disco, porque van con mi forma de ser, algo a considerar más aún con un sello como Deutsche Grammophon; además todo el recorrido del disco es como un concierto completo; cuando yo coloco un disco en mi casa para escucharlo me gusta imaginarme lo que yo hago en los conciertos, hay mucha honestidad, porque están las grandes obras y luego vienen los bises que es el regalo que le das al público. Para grabar este disco sentí como si estuviera escribiendo el programa de una de mis presentaciones.

CM: ¡Solo 4 Días! Cuesta creerlo.

Pacho Flores: Así es, pero lo logramos, fueron cuatro días de trabajaron increíble, se debe también a la gran capacidad de los músicos, del director, del ingeniero, de todo el mundo. Ellos asumieron el reto con mucho entusiasmo.  La química que tenemos tuvo mucho que ver, así como su habilidad de interpretar distintos géneros.

CM: ¿Cuántos instrumentos utilizaste para grabar Fractales? Ya hablamos de la calidad de la grabación, pero el éxito también tiene que ver en la diversidad sonora de la trompeta.

Pacho Flores: Utilizamos 9 trompetas, una corneta y un fliscorno, como siempre buscando las sonoridades ideales para cada obra. Tengo que dar gracias una vez más a la casa Stomvi y a Don Vicente Honorato por confiar en mí y por ponerme a la disposición todos estos instrumentos, pensados para esta grabación.

CM: Conociendo lo que hiciste en Entropía y ahora en Fractales, asistiendo a tantos de tus ensayos y conciertos, me atrevo a decir que tu no solo eres el típico trompetista que se dedica a tocar, también has buscado innovar con el instrumento y buscarle nuevos horizontes sonoros, experimentando siempre con los diseños.

Pacho Flores: Gracias por la consideración. Un trompetista no solo debe dedicarse a tocar y ya, creo que mi misión es dejar un aporte al instrumento, así como promover el repertorio para trompeta que ya existe y dar a conocer las obras más nuevas. Para mí ha sido un honor y un placer trabajar con Stomvi, desarrollando distintos modelos de instrumentos para dejar un aporte más allá de lo musical.

CM: ¿Cómo trompetista podría decirse que buscas tener o desarrollar instrumentos que se adapten mejor a la época de la cual provienen las obras que interpretas?

Pacho Flores: Más bien diría que yo siempre busco trompetas que me den el mejor colorido para la música que voy a interpretar, pero no de la época, porque tengo instrumentos del siglo XXI tocando obras por ejemplo del siglo XVIII  como el Haydn. Siempre quiero tener la trompeta que me dé el colorido musical que estoy buscando.

CM: ¿Cuáles son tus planes futuros? ¿Hacia dónde quieres ir luego de un disco tan ambicioso como Fractales?

Pacho Flores: Yo hoy no sé hacia donde voy a ir, tengo una idea de lo que quiero grabar próximamente, tengo planes, pero el cómo lo voy a afrontar, es siempre la gran pregunta, porque cuanto terminé Entropía quedé tan agotado que me pregunté hacia dónde voy ahora, y fíjate que luego surgió este gran reto de grabar Fractales con un equipo tan especial.

Uno va por la selva con un machete tratando de abrir caminos, en cambio uno ve otro tipo de colegas que van por la autopista, haciendo música de automercado, pero son proyectos que caen por su propio peso, son como el humo o la espuma, se desvanecen rápido, en cambio uno quiere abrir el sendero y el que quiera meterse a experimentar, como un alumno, debe entrar rápido antes que el sendero sea tapado por la vegetación.

Pacho Flores – Fractales – Foto por Joaquín Calderón

CM: Fractales no es solo un deleite de escuchar, también lo complementa la maravillosa experiencia de leer los textos que trae.

Pacho Flores: ¡Qué bueno que lo mencionas! Fíjate que los textos son del maestro Rodolfo Saglimbeni, con quien tú también has trabajado, con él estoy muy agradecido por los extraordinarios textos que aporta a este proyecto. Otra parte la escribe Don Vicente Honorato, dejando plasmada su sabiduría. Con Rodolfo he estado en contacto, hablamos hace poco sobre el repertorio del próximo año con su orquesta de Mendoza, Argentina, estábamos colocando las cosas sobre papel. Él fue uno de mis maestros en la Orquesta Mariscal de Ayacucho, apenas yo llegué a Caracas. Es un material increíble para leer y que la gente lo va a disfrutar muchísimo, permitiéndole entender aún más la música del disco.

CM: ¿Por qué Fractales? ¿Qué te llevó a escoger ese título? Una vez más usas una sola palabra como pasó con Cantar y Entropía.

Pacho Flores: Don Vicente siempre me ayuda con la escogencia de los nombres. Definir fractal en sí, es una figura geométrica con una estructura básica, pero que se va definiendo en varias escalas, basado en este concepto, muchas de las estructuras de la naturaleza son fractales, se repiten, así mismo lo encontramos en la música, se va repitiendo en forma matemática, un ejemplo es la música de Bach, quien basa su música repitiendo diferentes escalas en forma infinita y se superponen unas con otras, en este sentido, nosotros con este collage de obras que escogimos, junto con una cantidad de instrumentos de diferentes tonalidades y tengo herramientas que me ayudan a crear distintas tonalidades, entonces nos hemos dado cuenta que son sonidos totalmente fractálicos.

También, en el siglo XX y XXI se ha denominado a una técnica de composición como la técnica fractálica, pero esta denominación va más ligada a la música serialista, contemporánea, de vanguardia. Nuestra definición va más ligada a la naturaleza, hacia esas emociones que el público puede experimentar cuando escucha un disco con estas características, recibiendo emociones que se van superponiendo unas con otras, que tiene muchos coloridos y texturas.

CM: ¿Tienes planes de venir a Venezuela a dar conciertos con el repertorio de tus discos?

Pacho Flores: Tengo planes de volver a mi querida Venezuela durante el 2019, me hace falta, extraño mucho a mi país. Aún no sé qué tipo de repertorio iría a interpretar en concierto, quisiera tocar de solista con la Sinfónica Simón Bolívar y claro que quisiera incluir temas de mis discos, pero aún no lo tengo definido. Lo que si deseo más que nada es ir a trabajar y conocer a los niños y jóvenes de las nuevas generaciones, porque me han hecho excelentes comentarios y me dicen que hay varios Maurice André en camino.

Por: Roberto C. Palmitesta R.
proberto@crestametalica.com
RRSS: @RPalmitesta @EscenarockFM

Share