Top 20 metal albums 2017

0
2939
  1. Diablo BLVD “Zero Hour”
  2. Sepultura “Machine Messiah”
  3. Moonspell “1755”
  4. Cavalera Conspiracy “Psychosis”
  5. Marty Friedman “Wall of sound”
  6. Kreator “Gods of violence”
  7. Trivium “The sin and the sentence”
  8. Stone Sour “Hydrograd”
  9. Cradle of Filth “Cryptoriana the seductivennes of decay”
  10. Labyrinth “Architecture of a God”
  11. Iced Earth “Incorruptible”
  12. Arch Enemy “Will to power”
  13. Paradise Lost “Medusa”
  14. Steel Panther “Lower the bar”
  15. Warrant “Lower, harder, faster”
  16. Rage “Seasons of the black”
  17. Overkill “The Grinding Wheel”
  18. Jag Panzer “The Devian chord”
  19. Nocturnal Rites “Phoenix”
  20. Secret Sphere “The nature of time”
  21. Dream Evil “Six”

Mención especial:

  • Edguy “Monuments”
  • Iron Savior “Reforged riding on fire”
  • Masterplan “PumpKings”
  • Vision Divine “Best of”

Cuando un grupo se arriesga y presenta algo innovador, novedoso, diferente, difícil de etiquetar y con una valiosa imaginación a la hora de componer, ese grupo, en este caso, Diablo BLV, es digno de admirar; es por ello que seleccioné a su “Zero hour” como disco del año. Esta agrupación belga rompió muchos patrones con su fusión de New Wave de los 80, el metal de distintas corrientes, el classic rock de Black Sabbath y añadiendo un toque de la irreverencia del punk.

Sepultura con “Machine Messiah” presentó su mejor disco desde “Roots”. Hay que admitir que es digno y meritorio el trabajo de los brasileños por dar un giro en su música para gestar una producción discográfica con nuevas sonoridades, pero sin perder su estilo. Es Groove, es thrash, es metal latino, pero agregaron influencias psicodélicas y hasta unas pinceladas sinfónicas. También es un disco de mucho virtuosismo (principalmente guitarra y batería), con arreglos bien complejos, destacando el empleo de los teclados y una labor de producción que se tradujo en un sonido retro. Contaron hasta con la participación de una orquesta de cuerdas y muchos elementos de percusión latina.

La banda de rock más importante de Portugal, Moonspell, deleitó a sus seguidores con su esfuerzo de estudio Nº 14, que en esta oportunidad es un disco conceptual que se centra en la historia del terremoto de Lisboa ocurrido en 1755, de allí el nombre del CD. Un trabajo muy personal y atmosférico sobre la vida y la muerte, además cantado en portugués. Sus temas deambulan entre el metal gótico, el doom y el death, añadiendo arreglos sinfónicos, influencias del fado y de la tradición cultural portuguesa; hasta trae una versión de la banda brasileña Os Paralamas que supieron ensamblar dentro del concepto.

Los hermanos Cavalera están de vuelta con otro bombazo, un disco tanto arrollador como diverso, sonando un poco más a los Sepultura clásicos de principios de los 90, con su death-thrash incendiario, pero con aires Groove modernos. En toda la entrega Max descarga unos riffs rápidos y agresivos, mientras que Igor sigue demostrando por qué se le considera uno de los mejores bateristas de metal de todos los tiempos. No hay desperdicio alguno, temas como “Spectral War” rememoran el mítico “Chaos A.D.” y otros cortes como “Terror Tactics” recordarán los tiempos del “Arise”.

Los alemanes Kreator editaron tremendo disco con “Gods of violence”, con el que ofrecen la variante de incluir composiciones más melódicas, orientadas al heavy metal clásico, pero sin dejar el peso y la fuerza del thrash teutón arrollador que tanto los ha caracterizado, composiciones inteligentes y una producción que buscó variantes. Hablando de thrash, los oriundos de New Jersey, Overkill, igualmente probaron su valía en “The Grinding Wheel”, su placa Nº 18 y quizá una apuesta más agresiva que sus tres predecesores, combinando el trhash directo y apabullante, pero haciendo evidente su lado más Groove, con solos de guitarra que escupen veneno, agregando el sonido apocalíptico del bajo de DD Verni.

El ex – guitarrista de Megadeth volvió con otro disco solista titulado “Wall of sound” con el que desbordó una gran creatividad y diversidad musical, mostrando todo lo que es capaz de hacer a la hora de conjugar fusiones con su guitarra, eso sí, siempre con su marca de fábrica neoclásica y de elementos de la música oriental. Arch Enemy trabajó duro para crear un disco tan completo como “Will to power”, el segundo con la incomparable Alissa White-Gluz en la voz y el primero con el guitarrista Jeff Loomis, quien incrementó el componente shred en el seno de la banda, conformando una excelente paraje a las cuerdas con Michael Amott que ha rendido buenos resultados.

Dos bandas de fama mundial y que tienen el poder convocar grandes masas son Trivium y Stone Sour, quienes este año con “The Sin and the sentence” y “Hydrograd” respectivamente, demuestran que si es posible producir discos que al mismo tiempo busquen aceptación masiva sin sacrificar la calidad musical. Ambos discos poseen una creatividad y diversidad musical envidiable que se mueve entre el virtuosismo, lo extremo, lo melódico y lo alternativo.

En esa misma onda gótica de horror y misterio de Moonspell, también entra el sensacional “Cryptoriana the seductivennes of decay” de los británicos Cradle of Filth, una entrega más directa y melódica, bien orientada al heavy metal, sin dejar a un lado su lado gótico-extremo. Los mismo sucede con “Medusa” de Paradise Lost, otra obra muy bien gestada y estilizada de los también inlgeses, pioneros de la corriente del doom y del metal gótico en el mundo.

Icead Earth sigue siendo un super-grupo, esos riffs a medias entre el thrash y el power melódico son inconfundibles, no dejan de sorprender esta vez con un “Incorruptible” y ¿qué mejor título para definir lo que es Iced Earth? Metal de alto nivel con marca de fábrica en su máxima expresión. Rage con continuó en la misma línea de su “Seasons of the black” (2016), con el que iniciaron otra etapa con su nueva formación, en la que participa el guitarrista venezolano Marcos Rodríguez. Todos los temas son una descara del power metal alemán en forma directa influenciado por el thrash norteamericano.

El 2017 también se caracterizó por la holeada de banda de power metal europeo que lanzaron sus discos, muchas de ellas reapareciendo con buena música luego de muchos años inactivos como Jag Panzer y Nocturnal Rites. Dentro de la misma corriente resaltaron los italianos Labyritnth con una joya cargada con la majestuosidad y la estética clásica italiana, al igual que Secret Sphere, así como los suecos Dream Evil que no se rinden.

Mención especial tienen algunas bandas que sacaron interesantes compilador acompañados de material inédito con Edguy con “Monuments”, o aquellas con sus clásicos regrabados, así sucedió con Visión Divine que sacó “Best of” con temas regrabas con la voz de Fabio Lione; Roland Grapow con su banda Masterplan dio vida a una colección olvidada de canciones pertenecientes a su pasado con Helloween. Pero entre todos destaca el “Reforged riding on fire” de Iron Savior, reinterpretando sus mejores piezas pero con nuevos arreglos, cambios en los sonidos de guitarra y Piet Sielck dándole otra interpretación a su voz.

En 2017 hubo también espacio para el glam y el hard rock melódico, destacando el trabajo de una de las bandas clásicas que sobrevive a la generación de los años 80 y principios de los 90 como lo es Warrant y Steel Panther, fundada en el año 2000, pero muy influenciada por la corriente ochentosa. Ambos grupos demostraron que todavía tienen mucha buena música que entregar a sus fans.

Por: Roberto C. Palmitesta R.
proberto@crestametalica.com
@RPalmitesta @EscenarockFM