Claudio Hernández: Poesía y filosofía de la mano del sonido del contrabajo

0
513
 
¿Es posible que la poesía de diversos autores así como las obras del gran filósofo griego Platón puedan ser narradas a través del sonido de un instrumento musical como el contrabajo? Quizá muchos no se lo pueden imaginar, pero un contrabajista lleno de talento, creatividad e imaginación como Claudio Hernández lo ha hecho posible con su proyecto O.B.A. fusionando además distintas disciplinas artísticas.

Integrante de la fila de contrabajos de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, Claudio siempre tuvo un interés muy marcado por explorar y desarrollar los sonidos de su instrumento. Acompañado por talentosos músicos, así como la actriz Luisa Maymo y por el director de orquesta Dietrich Paredes, quien en esta oportunidad hará las veces de narrador. Hernández busca recrear  la obra del filósofo griego Platón titulada El Banquete, que data del 380 a. C.  con una puesta en escena se llevará a cabo el viernes 27 de enero a las 3:00 pm en la Sala Fedora Alemán en el Centro Nacional de Acción Social por la Música La entrada es gratuita.

A diferencia de lo que muchos piensan el contrabajo se adapta perfectamente a la faceta de instrumento solista, con su sonido grave, sublime y temperamental. Esa versatilidad es explorada por Claudio Hernández con mucha inteligencia e imaginación. Sin duda hacen falta en Venezuela artistas como este virtuoso que se esfuercen por llevar al público las distintas tendencias del arte. Este tipo de eventos son una bendición para los jóvenes.

El contrabajista le cuenta los detalles a Cresta Metalica de cómo se llevará a cabo la puesta en escena que combina música, con actuación y narración. También habla sobre las bondades de su instrumento y  ofrece algunos detalles de sus planes futuros.

CM: Primero realizaste un recital de contrabajo y poesía con jóvenes de la Orquesta Sinfónica de Caracas y ahora uno de filosofía y contrabajo. ¿De dónde surge esta iniciativa tan creativa?

Claudio Hernández: Todo empieza con esta idea de hacer coincidir todas las expresiones artísticas en un mismo escenario, pero de una manera que en lo personal aún no he visto, que es a través de la música para contrabajo, el instrumento al que me dedico desde hace unos años. La idea es hacer montajes con obras para este instrumento y fusionarlas, no solo con Poesía o a la Filosofía,, también hacerlo con la danza, el teatro, las arte plásticas-esculturas, pintura- y hasta la fotografía, todo esto va a ir fluyendo poco a poco aunque ya tengo en mente otros montajes con ballet  y danza contemporánea, y otro con escultura, , es cuestión que pueda conseguir a quienes quiera disfrutar lo que hacen y aportar ideas, pero por los momentos puedo hacer estos recitales con lo que tengo disponible y así abrirle un espacio a los escenario a esta pequeña y humilde iniciativa que me he propuesto , además disfruto mucho , porque tengo que investigar demasiado y aprendo muchas cosas nuevas en un mundo que parece que ya todo esta establecido pero ,el arte es como el Universo mismo.

CM: ¿Por qué el sonido del contrabajo es el ideal para acompañar una poesía?

Claudio Hernández: La poesía complementa ciertas partes del cociente de las personas, no es una compañía, es un complemento. Cuando la música suena el individuo se conecta con algo mágico, algo que no se puede explicar, y que es muy subjetiva, pero cuando el “mundo de la representación” se presenta al público, se consigue otro tipo de sensaciones, mucho más específicas, entonces juntar esto en un mismo escenario e intentar que el público viaje por un mar de sensaciones que le den una conciencia un poco más despierta, ese es el reto de este proyecto tan simple.

CM: ¿Cómo se transmite o se combina la obra filosófica de Platón a través del sonido del contrabajo?

Claudio Hernández: La profundidad de la filosofía es muy importante en la música a lo largo de su historia, tanto, que ha influenciado a grandes compositores a basar obras completas sobre lo allí expresado. La filosofía, así como todas las artes escénicas, plásticas y literarias son parte esencial de aquella persona que  interpreta y hace música. No tiene sentido ser parte de ese mundo mágico del Arte sin verlo, pensarlo, respirarlo, vivirlo!. Así que  de un tiempo para acá he venido pensando en cómo lograr una fusión de todo esto para beneficiar y aportar nuevas ideas  al contrabajo en el género clásico de nuestro país.

CM: Explica un poco en qué consiste tu propuesta de la obra “El Banquete” de Platón que presentarás este 27 de enero en la Sala Fedora Alemán del CNASPM?

Claudio Hernández: Leyendo la gran obra “el Banquete” de Platón, mi imaginación voló  por esas ideas tan hermosa que con una poesía noble logra reflejar aquello que debemos celebrar, “el amor”. Lo complicado es hacer que el texto pueda tener relación con la música, entonces escogí unas obras donde la primera coloco el contrabajo como un único individuo (Kadenza por Teppo Hauta-aho), imponente, con sus características únicas, como desafiando al mismísimo Zeus, interviene luego el texto para darle pasado a dos dúos, uno es la Sinfonía concertante para viola y contrabajo de D. Von Dittersdorf y  el Dúo Concertante para violín y vontrabajo de G.Bottesini. Al final, luego que interviene nuevamente la palabra, sonará el Gran Allegro di Concerto “alla Mendelssohn” de G. Botteisni.

Seguro te estas preguntando , que tiene que ver Platón con esta música tan romántica, pues quise expresar con obras para contrabajo, lo que expresa Aristófanes en su discurso, donde relata sobre aquella condición de unidad del Hombre donde en un principio existía solo Uno, el andrógino, que era masculino y femenino a la vez, con mucha fuerza y poder, y que en su rebeldía contra los dioses causó la ira de Zeus, quien lo dividió en dos, obligando a cada parte vagar por la tierra buscando aquella mitad anhelada que complementa su Unidad. El Recital es una gran metáfora y lo que me gustaría reflejar acá es que el contrabajo, más que un instrumento, es un individuo que respira y sueña con las manos de aquel quien lo toca.

CM: Por el tema de la filosofía y la poesía podemos inferir que también te dedicas a la literatura ¿cierto?

Claudio Hernández: La literatura ha sido parte fundamental en mi vida, pues mi madre amada Isabel Ortega es escritora y tienes varios libros de poesía como “Palabras prohibidas en Actos Sagrados” o “La piel de los descalzos” por nombrar algunos que me gustan ,también  varios cuentos entre esos uno de mis favoritos “El pájaro de madera muerto”  , en fin , me ha influenciado mucho la literatura, y se me ha pegado algo del arte de combinar las palabras, pero es más aceptable como  interpreto la música y tocar el contrabajo (risas).

CM: El 27 de enero te acompañará Dietrich Paredes, director de la Sinfónica de Caracas en la narración ¿por qué seleccionaste a Dietrich en específico para esta labor?

Claudio Hernández: La fuerza poética de la palabra también tiene su esencia, que así como en la música,  no es solo leer lo que está escrito y ya, también  tiene su movimiento escondido entre letra y letra, así que me alié con dos grandes seres como son Luisa y Dietrich, ellos tienen un don para darle la potencia necesaria a cada palabra y hacerlo super atractivo al público. Luisa Maymo que es una excelente actriz, domina  las técnicas del teatro y en escena es un ser que se eleva, por otra parte esta Dietrich, además de ser un músico y director admirable, posee una pasión extrovertida para el arte y te voy a contar cómo fue que logre incluirlo en este recital:

Hace unos meses, mientras hablábamos en su oficina y escuchábamos y estudiábamos una sinfonía de Prokofiev, tuve la oportunidad de comentarle sobre mi proyecto O.B.A., él se mostró algo cautivado por la idea y busco una serie extractos literarios, y me los leyó. Entonces le conocí una cualidad que no sabía que tenía, es un gran lector y la narración se le da muy natural, así que le invite a que participara y él aceptó aventurarse en esta locura tan bonita que he montado con mis amigos más cercanos. Son ellos dos los que le darán vida al Discurso de Aristófanes, estoy seguro que cada uno le pondrá su toque para dejar su huella.

CM: ¿Cuáles son tus planes futuros con esta iniciativa de unir literatura, poesía, filosofía con música?

Claudio Hernández: Lo que espero de estas presentaciones es mostrar un concepto de DAR a través del arte, y por supuesto , con mi contrabajo al lado, que aquellos que observen este tipos de recitales se sientan identificado con todas las ramas del arte, pues el músico contrabajista debe tener un toque de toda expresión artística, no  tener unas gríngolas que no le deja ver más allá que el sencillo hecho de mejorar las capacidades de tocar este instrumento mejor, si no que se sea consciente que el estudio del contrabajo está íntimamente conectado con el estudio de toda expresión del arte.

CM: En cuanto al movimiento de contrabajistas venezolanos son muchos los que están dando que hablar, no solo en el mundo sinfónico, también con la música venezolana y con el jazz. ¿Quiénes son los que más te han influenciado?

Claudio Hernández: El sonido que siempre he admirado es el de Thomas Martin (contrabajista británico), fueron las primeras grabaciones que escuche y me producía un estado de tranquilidad muy placentero,  pero he crecido viendo a contrabajistas como Edicson, que solo produce belleza con sus manos al tocar el contrabajo, creo que es quien más ha influenciado en mi estudio y amor por el contrabajo. Él como referencia, pero el ejemplo que todos deberíamos seguir es el del maestro Félix Petit, él es como un icono entre los contrabajistas de mi generación. Contrabajistas como Freddy Adrián, quien está haciendo su carrera en el Jazz, Carlos “patón” Rodríguez quien está dedicado a la difusión de la música popular venezolana, amigos de infancia y compañeros de fila hoy en día, hemos crecido bajo la enseñanza de este gran hombre que nos ha transformado en mejores seres humanos, cualidad esencial  de  un contrabajista.

CM: Tanto tu labor con este tipo de iniciativas como el trabajo de tantos contrabajistas excepcionales prueban que el contrabajo puede ser perfectamente un instrumento solista y segundo evidencian su gran personalidad. ¿Qué opinas al respecto?

Claudio Hernández: Mi labor es algo mínimo, nacido desde el amor  y que se extiende a lo que me dedico, que espero que sea percibido y recibido con el mismo sentimiento. Lograr una conciencia a través del  Arte en general es un anhelo que se ha perseguido por muchos desde sus inicios, porque es una necesidad humana  que sensibiliza a los individuos y nos ayuda a ser mejores “Hombres” en esta existencia. Y es indudable que quien intente hacer esto, pone a disposición todos sus recursos personales e intelectuales para aportar con creatividad sus ideas.

CM: ¿La personalidad para tocar el contrabajo se desarrolla o se nace con ella?

Claudio Hernández: La personalidad se moldea, y me parece que el contrabajo tiene la virtud de moldearnos a todos, por todas esas riquezas de las que está rodeada la música concebida para este instrumento. Muchos han realizado una labor excepcional para dar a conocer el contrabajo y sus cualidades hermosas, pero siempre se puede soñar con más, y por esto creo fielmente en que podemos alcanzar un estado de conciencia más profunda a través del arte que está detrás de este instrumento al momento de hacer una interpretación. Es mi personalidad la que se ha moldeado escuchando, estudiando y amando las virtudes del contrabajo, esto dice mucho de la gran fuerza que posee mi instrumento, y gran parte de esa transformación que he experimentado está reflejado en este pequeño proyecto que hoy en día quiero compartirlo con todos los que deseen apreciarlo.

Por: Roberto C. Palmitesta R.
proberto@crestametalica.com
@rpalmitesta/@escenarockfm (Twitter e Instagram)