Share

 El guitarrista zuliano superó a Johanss Steiner del edo Táchira y a Oswaldo Gómez de Mérida.  En 2013 se medirá a los ganadores del Sibelius Fest de México y Colombia

El sábado 1 de septiembre de llevó a cabo la tercera edición del Sibelius Fest, único concurso para ejecutantes de la guitarra eléctrica que existe en Venezuela. El escenario, mejor imposible: el nuevo y moderno Teatro Municipal de Chacao. La boletería estuvo prácticamente agotada.

 El concierto comenzó con el maestro Juan Pablo Lobos, uno de los mejores guitarristas de Venezuela, imagen de la marca Ibanez, quien ofreció una clínica para todo público, donde este prodigio zuliano compartió sus conocimientos en forma práctica con jóvenes y adultos.

 Luego, Lobos se uniría a su colega Héctor Castillo – otro de los grandes guitarristas – y a los comunicadores María Pura de La Mega y Anthony Henry de Rockatuestilo.com para conformar el jurado. En medio de un ambiente lleno de adrenalina y emoción que se respiraba en el backstage, salieron uno a uno los finalistas al escenario.

 Alejandro Del Pozo (Anzoátegui), Michel Fernández (Distrito Capital), Sony Velásquez (Carabobo), Johanns Steiner (Táchira), Oswaldo Gómez (Mérida) y Jorge Fajardo (Zulia) fueron saliendo uno a uno a mostrar su valía como guitarristas, el llamado “shred” se apoderó del recinto. Cada concursante debía interpretar una versión, un solo y un tema propio, demostrando así sus diferentes cualidades, así como su puesta en escena y entrega con el público.

 Cada guitarrista presentó un estilo diferente, cada presentación fue un derroche de clase y una exhibición de distintas técnicas y escuelas, lo que le dio al Sibelius Fest 2012 un toque único y quizá irrepetible. Jorge Fajardo demostró unas habilidades técnicas casi perfectas, con un estilo que amalgama influencias de guitarristas como Joe Satriani, Steve Vai, Eric Johnson y Tony McAlpine, pero con un sentido melódico increíble, capaz de cautivar al público con muchas o pocas notas.

 Steinner por su parte lució un estilo más orientado al jazz fusión, interpretando composiciones propias, muy sublimes y con un toque bohemio que le dio mucha originalidad a su presentación. Hasta se dio el lujo de descargar un solo con su saxofón. Oswaldo Gómez en cambio mostró un sonido más clásico, de la vieja escuela, pero al mismo tiempo con un toque de modernidad.

 “Estoy muy contento, no puedo creer que haya ganado porque la competencia era muy difícil, hasta más difícil que en el 2010 cuando competí por primera vez”, afirmó Fajardo quien participaba en el certamen por segunda vez. “El Sibelius Fest ha sido una bendición para mí, porque me ha abierto muchas puertas y me ha permitido llevar mi música al público”, agregó con tono de emoción.

 Mojo Pojo x Dos

Luego de la premiación, se presentó la agrupación Mojo Pojo que estrenó los temas de su segundo disco “Dos”. La banda conformada por Antonio Narciso en la guitarra, Enrique Pérez Vivas en el bajo, Luis Daniel y Jorge González en los teclados y batería respectivamente también interpretó lo mejor de su primer disco. El público disfrutó del estilo original y lleno de personalidad de estos cuatro virtuosos a base de rock progresivo, metal, jazz y funk.

 Enrique es sin duda uno de los colosos del instrumento en Venezuela, tanto desde el punto de vista técnico como artístico, luciendo además sus cualidades de frontmen. Lo mismo puede decirse de Jorge Gonzáles, uno de los bateristas más completos que ha visto el país últimamente, su hermano no se queda atrás, derrochando clase con los teclados interpretando jazz y progresivo con mucho Groove y hasta algunas pinceladas de blues y soul. Antonio Narciso parece el más calmado tocando desde su banco, pero las apariencias engañan y es quien le da el toque de rock-metal a la música de la banda, con un sonido a veces muy limpio, a veces más pesado, pasándose por diversas tendencias con gran habilidad.

 “El Sibelius Fest es una excelente iniciativa para dar a conocer y motivar talentos que no han sido expuestos a los medios, además de brindar un espectáculo de alto nivel al público aficionado de la guitarra”, afirmó el guitarrista Antonio Narciso.

 Cierre de tributo

La fiesta de la guitarra la cerró la banda anfitriona: Sibelius, esta vez con un repertorio que combinó versiones de algunos de los grandes de la guitarra, ideal para la cita: Paul Gilbert, Slash, Tom Morello, Iron Maiden, Yngwie Malmsteen y claro: algunos temas de Sibelius, incluyendo dos cortes que formarán parte del tercer disco de la banda: Heart and Soul y Neoclassic Cowboys.

 Philipp Scheer demostró que no solo es un guitarrista con tendencia neoclásica, también puede interpretar a la perfección música más de la vieja escuela como la de Slash o más innovadora como Tom Morello. Cambió de guitarra varias veces para variar la propuesta sonora y se hizo acompañar por dos guitarristas de lujo: Gerónimo Egea y Julio Sánchez, dos gigantes con el instrumento que le dieron más intensidad a la fiesta guitarrera.

 La banda Sibelius mejor no puede estar conformada, con un Ricardo Figueroa cantando como los dioses, adaptándose a todos los vocalistas que tuvo que versionar. La sección rítmica es la mejor con la que puede soñar cualquier banda, con dos músicos muy jóvenes pero que tienen un futuro consagrado garantizado: Franco Nori en la batería y Rafael Rivas en el bajo. Los teclados estuvieron a cargo de otro prospecto como lo es Alberto Herrera.

 Para todos los gustos

Como todo evento de altura, el Sibelius Fest ofreció en las afueras del teatro, un espacio con diferentes stands de sus marcas patrocinantes que brindaron al público la posibilidad de probar instrumentos musicales y equipos de audio. También había para quienes querían mercancía relacionada con la guitarra eléctrica y souvenirs del Sibelius Fest.

 

Share