Share

Este miércoles 28 de noviembre a las 04:00 pm, en la Sala Fedora Alemán del Centro Nacional de Acción Social por la Música, un septeto de músicos que hacen vida en diferentes orquestas de El Sistema, bajo la batuta del maestro Pablo Castellanos, interpretarán una de las obras de cámara más peculiares y difíciles de interpretar del repertorio camerístico que surgió en la primera mitad del siglo XX: La Historia del Soldado, compuesta nada menos que por Ígor Stravinski. Como contraste y en debido a la víspera decembrina, el Bolívar Brass Trío se encargará de regalarle al público un bonito Mosaico Navideño venezolano.

El septeto que aceptó el reto de revivir esta pieza escrita por el genio Stravinski está integrado por: Anna Virginia González en el violín, Jorge Moreno en el contrabajo, Víctor Mendoza en el clarinete, Edgar Monrroy en el fagot, Leafar Riobueno en la trompeta, Jackson Murillo en el trombón y Simón González en la percusión. Participa en el mosaico navideño como parte del Bolívar Brass Trío, Igor Martínez en la tuba. La dirección corre a cargo del maestro Pablo Castellanos, una de las personalidades de El Sistema con mayor experiencia y conocimiento dentro del interesante mundo de la música de cámara.

La idea comenzó con la inquietud de algunos de los integrantes de la Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela de hacer música de cámara, pero con alguna pieza que representase un reto diferente. Se nos ocurrió La Historia del Soldado porque esa una obra maravillosa, con una plantilla muy particular de instrumentos, fíjate que solo tiene dos instrumentos de cuerda, y bajo la excelente dirección del maestro Pablo Castellanos a quien le quedan muy bien este tipo de repertorio, realmente es un privilegio trabajar con él. Además vamos a compartir con el Bolívar Brass Trío, quienes van a hacer obras venezolanas con su propuesta interesante”, explicó Anna Virginia González.

L’Histoire du soldat, como se llamó originalmente, fue compuesta en 1917 a partir del texto de un amigo de Stravinski  llamado Charles Ferdinand Ramuz, para tres actores (el soldado, el diablo y la princesa) y siete instrumentos, inclusive se ha llevado a escena con coreografía. Incluye narración pero en el concierto de este miércoles solo será interpretada la música de toda la suite, sin embargo este septeto de virtuosos venezolanos planea hacerlo contando con un narrador a principios de 2019. Esta obra toca muy poco debido a su plantilla tan particular y a su complejidad técnica y artística, por lo que el público venezolano tendrá una oportunidad única este miércoles.

Share