¿Qué queremos y para qué?

0
1060

Hoy en día Venezuela atraviesa una situación espantosa, no es que nunca se vivió de esta manera; pero definitivamente llegada la “Revolución” se intensificó el desastre. Una sociedad cada día más floja pero a la vez con más exigencias (no siempre de primera necesidad pero exigencias a fin de cuenta); no importa que hagas, de que trabajes, o como vivas pero quieres siempre el tope de línea, me pregunto muchas veces: ¿Cómo se pagan esas exigencias? Un celular de 2 millones, una T.V. de 4 millones, una nevera de 10 millones… ¿Por qué no algo más simple y “más barato”?.

No trato de decir que no se pueden tener todas estas cosas, ni que vivan como mendigos, si se supone que trabajamos tanto, es para tener una mejor calidad de vida, ¿Cierto?… pero en esta época de emergencia, pocos han salido” ilesos económicamente” en estos días; es decir, son aquellas personas (los que no han salido ilesos) que no tienen un buen sueldo, en muchos de estos casos, son personas que: no tienen ni carrera universitaria ni bachillerato completo, de igual manera, los que tienen una carrera también están mal, incluso hay casos hasta peor que alguien ¡Sin Profesión!.

Después de lo anterior, viene una pregunta ¿Por qué hay tantos gastos innecesarios en un país en crisis? Aquí no estamos ni para representaciones de Venezuela con Misses, ni Miss World ni Miss Universe, ni para mandar a ningún bolsa a unas olimpiadas de invierno, ¡En un país en donde no hay invierno ni nieve! (EN MÉRIDA SÓLO CAE NIEVE DE VEZ EN CUANDO Y ES ARRIBA EN EL PICO), ni para mantener a una bestia detrás del volante en la Formula 1, ni para muchas cosas en las cuales casi SIEMPRE ha fracasado La Vinotinto.

Aquí hay que trabajar  y echarle un mundo para sobrevivir, lo cual es súper difícil para cualquiera  y mucho más, para aquellos que quieren hacer las cosas bien en pro de todos y no solo para el bien personal. En este país, hay  que sacarse esa mentira de esas necesidades absurdas de la cabeza, eso sí.

Ningún trabajo denigra a nadie pero a ver… trabajas como cajera en el estacionamiento de Galerías en Prados del Este y tienes unas Polish Nails de 3cm de largo de 10 mil Bolívares y un celular  de 2 millones, que casi no puedes manipular gracias a las uñas, jamás tienes saldo, usas transporte público, tienes teléfono inteligente sólo para mandar mensajitos de texto o esperar hasta que “Alguien te dé la clave del WiFi” para usar el Whatsapp. Ve películas en blue ray y compra películas originales pero la casa tiene techo de zing,  y  esa gran nevera… ¿Vacía? ¿A qué se debe esto?... Porque las prioridades del venezolano son ¿Las que no son?.

Una expresión muy usada entre la gente que se tatúa por moda en Venezuela es: “NECESITO UN TATTOO”… ¡ah! ¿Necesitas? ¿De verdad? y de paso ¿Necesitas un infinito con el nombre de tus hijos? o ¿Fue lo que primero que en Instagram te gusto? o sea ¿Qué pasa con la gente? ¿Tan pequeño es ese cerebrito?, es mi trabajo y adoro que cada día se tatué más gente pero desde cuando un tatuaje ¿Es una necesidad? El Tatuaje es un arte bestial, que está muy mal enfocado por estos lados.

En Venezuela poca gente lo considera arte, tanto que no valoran y no piensan que es algo para toda la vida, que no es una franela o un monedero, en muchos casos es sólo moda y una manera de entrar en un círculo social, otros aún creen que es de malandro o de prostitutas, algunos creen que da “estatus” así como lo creen del celular hahaha pobres “willys”. Si una mujer va a una fiesta y hay otra con la misma cartera, zapatos, vestido o reloj; pueden terminar quemando esa prenda para no tener lo mismo que la otra… hahahaha pero si se hacen el mismo tatuaje todas en el mismo lugar para la foto, del selfie y todas con sus zapatos dorados al estilo “vans”…  ¡hahahahaha! zapatos que antes criticaron, ¡wow!.

Aun van a la expo y se toman fotos con gente que no conocen, sólo porque son “raros“, y por supuesto les encanta la idea de viajar, ver que un tatuaje afuera vale $120 la hora de trabajo, luego regresar al país  y después de comprar tres boberías en el duty free y  el “chichero” que les sobra, usarlo para tatuarse por tres lochas, sin importar que le faltan el respeto al artista, sólo piensan en que quieren tatuarse barato, que bárbaros.

Todo el mundo quiere una casa, todo el mundo quiere tener un carro e infinidad de cosas, pero… ¿Las necesitas? ¿Tendrás otras prioridades? ¿Pensaste en el carro que querías cuando decidiste tener sexo sin protegerte y, ahora debes encargarte de un niño y olvidarte del carro? ¿Pensaste en comprar una casa cuando mataste a alguien para robarle dinero? ¿La tienes ahora?… Toda acción tiene una reacción, hay que pensar antes de hacer las cosas, revisar que es mejor, que es prioridad, improvisar en el arte es brutal, en la vida también, pero debes asumir las consecuencias que conllevan esas improvisaciones en la vida, buenas o malas, ¡Como quieran verlo!.

Hay cosas que posiblemente nunca entenderé o simplemente, que no tienen una explicación lógica, o el venezolano es muy ilógico, o no va por el camino que profesa. Existe una expresión venezolana que dice “hay q arroparse hasta donde alcance la cobija” pero con todo y que ese dicho popular se inventó aquí, no se cumple ni un poco, nadie se arropa hasta donde alcanza la cobija, la gente gasta más de lo que gana y eso no es de ahorita, eso es ¡desde siempre!. O ¿Nunca han visto esos que cobran la quincena hoy y ya mañana piden prestado? claro hoy en día eso es más común que nunca, entiendo que obviamente con estos costos, siempre los gastos serán mayor a lo que ganas pero, y ¿Las prioridades? ¿Qué pasa cuando esas necesidades no se cumplen?  Porque debes ganar entre 80 y 100 mil Bolívares diarios para poder aguantar esta locura y optar a la ¡canasta alimentaria mensualmente! Y que pasa cuando no ganas para cubrir eso y de paso no trabajas ni sirves para  mucho, ¿Mataras? ¿Robaras?.

En Cumaná el 29 de diciembre del 2016 la Sra. Vilma, mamá de una gran amiga a quien quiero muchísimo, (sé que mis palabras no te quitaran tu dolor ni tu rabia ni tu impotencia pero es mi manera de hacer eco e informar de las cosas que pasan en esta tierra que  la gente ni se imagina),  fue asesinada por su prima que se inventó que le conseguiría unas harina pan y la realidad, era que quería la plata que mi amiga le había mandado a su mama desde U.S.A, para ayudarla con gastos.

Su mamá, una profesora, súper buena gente y querida por su zona, ayudaba siempre, incluso daba clases a niños de muy bajos recursos y una persona, su propia prima, por plata y por esas “prioridades” fue capaz de todo lo que hizo, ¿del daño que hizo? ¿De matarla?  Pues sí, así están las cosas en este país. Que mal esta esto, si lo que queda es solo gente así… y la verdad, así parece, no necesitamos gente así, sólo basta con salir un ratico y mezclarse, para darse cuenta que lo que hay es gente de lo peor en esta “sociedad del caos”  ¡tan negativa! Aquí tienen este link sobre lo de la Sra. Vilma en Cumaná: http://bit.ly/2hUkVSM

Una sociedad muy inmadura y egoísta como la venezolana, sin rumbo y que al parecer, sólo quiere que le den todo siempre y porque si…  ¿Qué futuro tiene? ¿Se irán todos? ¿Serán los nuevos invasores del mundo?, ¿Se quedara pura gente inservible? ¿Aprenderían la lección de no volver a darle el país más nunca a una bota? Bueno mientras se arregla, lo arreglan, lo arreglamos, o lo que sea que pase, ¡coopera!, piensa y pregúntate: ¿Cuáles son tus verdaderas prioridades? OJO, sin dañar a nadie ni robar ni matar, y siendo un buen ciudadano… ¡No es tan difícil!.

Por: Lou Alcala
@Lou_1313 @DeadmanHandCrew (Twitter e Instagram)