Dietrich Paredes dirige al rockstar del violín David Garrett en Turquía

0
420

Además realizará una gira por cuatro ciudades de Italia que incluyen importantes pianistas.

El venezolano tomará las riendas de la Orquesta de la Ópera de Estambul el 9 de marzo en el Sanat Hall de Estambul, teniendo como solista al alemán David Garrett, solo que el repertorio no tendrá nada que ver con el rock, más bien es un programa basado en puras obras de Tchaikovsky, pero quién sabe si director y violinista harán algún plan para el futuro que incluya al género rock.

Estoy muy contento de poder hacer este concierto con David Garrett y de disfrutar del maravilloso Concierto para violín de Tchaikovsky, será todo un repertorio dedicado a Tchaikovsky y estoy muy emocionado con esta experiencia”, afirmó Paredes, quien antes tendrá otros conciertos en Italia.

David Garrett siempre fue un solista consumado y un virtuoso del violín, pero saltó a la fama mundial cuando decidió hacer un crossover al género rock, lanzando un disco donde versionaba diferentes bandas de rock como Nirvana, Led Zeppelin o Guns N’ Roses, luego hizo una gira para promocionar el CD invitando a estrellas de rock. Más adelante incursionó en el cine interpretando a Niccolò Paganini en la película “El violinista del diablo”. Paredes será el primer venezolano en dirigir a esta estrella.

Además de sus giras internacionales con la Sinfónica de Caracas, Paredes ya tiene tiempo incursionando como director en diferentes naciones. Sobre sus antecedentes, el músico-atleta recordó: En 2016 tuve la misma invitación para trabajar con esta Magnífica Orquesta Juvenil (AYO) y no la pude atender, porque coincidía para el momento con unos compromisos adquiridos con la RTE de Dublín y finalmente pude ir a Australia en enero 2017, donde hice 4 conciertos con la AYO (Australian Youth Orchestra) fue un gran placer trabajar con ellos”.

Ahora estoy en Italia para una serie de conciertos con diferentes Orquestas donde hice un concierto el pasado 19 de febrero con la Orquesta del Teatro Olímpico de Vicenza, y ahora preparando los 3 maravillosos conciertos que haremos en Poggibonsi, Florencia y Parma con la Orquesta della Toscana y el extraordinario pianista Saleem Ashkar, después viajo a Turquía para el concierto con David Garrett y luego a Milán, allí trabajaré con la Orquesta di Pomeriggi con dos conciertos el 16 y 18 de Marzo”, explicó.

Pero Dietrich no solo dirigirá a David Garrett durante su gira, también al extraordinario pianista Saleem Ashkar, cuya nacionalidad por sí sola es noticia, al ser israelí – palestino y quien por cierto había venido a Venezuela, siendo dirigido por Diego Matheuz con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela. Ashkar tiene una gran reputación, no solo por sus conciertos sinfónicos, también se presenta con regularidad en eventos de música de cámara, en salas de prestigio como la del Mozarteum de Salzburgo y el Musikverein de Viena. Es Embajador en Music Fund, una institución que apoya a los músicos y escuelas de música en zonas de conflicto y países en desarrollo.

Sin duda esta será la gira más compleja de Paredes en su carrera internacional, dirigiendo hasta cuatro orquestas diferentes. “Considero que cada orquesta tiene su personalidad, su manera de abordar la música y por supuesto el director se encarga de ajustar todo ese torbellino de ideas y emociones, evidentemente a lo que desea el compositor y a la interpretación que uno como Director desea darle. Todas estas orquestas hacen que uno obtenga más herramientas para el trabajo, esto a su vez con toda esta versatilidad enriquece el trabajo y la profundidad con la que enfocas la música”, afirmó.

El tour por Italia y Turquía del venezolano incluye exigentes repertorios de autores como Mendelssohn, Beethoven, Tchaikovsky, Widmann y Ravel, pero el caraqueño no se siente intimidado y hasta dirigirá de memoria, sin papeles: “Siempre es un Reto asumir diferentes repertorios, diferentes compositores, estilos, etc. y estos conciertos casi todas las obras las estoy haciendo de memoria, sin embargo hay una que otra que haré con partitura como lo es el caso de la extraordinaria obra que se llama “Con Brío ” escrita por un compositor Alemán llamado Jörg Widmann, que es nueva para mí y por lo tanto la haré con partitura, sin embargo no descarto la posibilidad de repetirla y hacerla de memoria, es una obra que está inspirada en la séptima y octava Sinfonía de Beethoven”.


Al ser consultado sobre la afirmación que compara una cita a ciegas con la primera vez en dirigir una orquesta, con mucho humor y en medio de risas afirmó: “no lo considero una cita ciega, pero sí es una primera cita, donde el director debe dejar que la orquesta muestre poco a poco el sentir de ellos ante la obra, cómo la interpretan ellos, su visión acerca de la obra y luego de esa primera hora de ensayo, es cuando uno como director ha evaluado este primer contacto, empieza el trabajo para lograr resultados”.

Retomando el tema de los solistas, Paredes está al tanto que no va a dirigir a ningunos novatos y que compartirá con estrellas internacionales, además de Garrett y Ashkar, también tendrá bajo su batuta al pianista italiano Roberto Cominati, ganador del Primer Premio en el Concurso Internacional ‘Ferruccio Busoni’, galardón que lanzó su carrera y le confirió el favor de la crítica. “Nunca he trabajado con ellos, pero todos son solistas extraordinarios, de renombre mundial y evidentemente son ejecuciones sólidas, me refiero a que es clara su manera de interpretar los conciertos, y en el primer ensayo hasta ahora ha fluido de maravilla, es un honor trabajar con ellos”, comentó.

Vale recordar que David Garrett ha sido considerado el violinista más rápido del mundo por su virtuosa interpretación de “El vuelo del moscardón” de Rimski-Kórsakov, la prensa mundial le ha dado el apodo “El David Beckham del violín” o “El Brad Pitt de la música clásica”, y a sus conciertos asisten adolescentes y veinteañeras gritando como una presentación de alguna estrella de rock. Su vestuario y maquillaje son muy rockeros y se considera un “artista sin etiquetas”. Todavía es recordado su accidente del violín del millón de dólares ocurrido hace casi 10 años en el que Garrett resbaló y cayó sobre su instrumento al final de un concierto en Londres. La prensa lo fustigó recordando a los rockeros que destrozan sus guitarras eléctricas