Protocolo de Ushuaia vs. dictadura en Venezuela

0
866

El Protocolo de Ushuaia fue firmado el 24 de julio de 1998 en la ciudad Argentina de Ushuaia, por varios países: la República Argentina, la República Federativa de Brasil, la República de Paraguay,  la República Oriental de Uruguay, por los Estados Partes del Mercado Común del Sur (Mercosur) y por dos estados asociados: la República de Bolivia y la República de Chile. Su finalidad es reafirmar el compromiso democrático de los estados firmantes, en el cual se establece como una “Cláusula Democrática”.

El Protocolo de Ushuaia reitera la Declaración Presidencial de las Leñas del 27 de junio de 1992, cuya importancia radica en:

  • La plena vigencia de las instituciones democráticas como condición indispensable para la existencia y el desarrollo del Mercosur.
  • Toda alteración del orden democrático constituye un obstáculo inaceptable para la continuidad del proceso de integración en curso respecto al estado miembro afectado.
  • Las partes deberán incluir una cláusula de afirmación del compromiso con los principios democráticos en los acuerdos del Mercosur con otros países o grupo de países.

Antes de continuar es importante comprender qué se entiende por instituciones democráticas.

En términos generales, una institución democrática es un sistema complejo que implica múltiples funciones: electorales, garantías constitucionales y la producción y mantenimiento de bienes jurídicos, tales como: el derecho a la vida, a la libertad individual, al respeto a la legislación vigente, la soberanía, el derecho a la propiedad y el derecho a la libre expresión. Estas instituciones son muy importantes por cuanto permiten el buen desarrollo de un estado democrático, mas no obstante, se puede transformar en “malas” cuando los que las toman quieren ejercer sus competencias sin observar las leyes que las regulan, olvidando que su función es la de servir, no la de someter a las personas al capricho de quienes la comandan.[1]

En el año 2005, Venezuela ratificó dicho protocolo. Por ende, el estado venezolano quedó obligado a respetar y cumplir en su totalidad lo mencionado y reiterado en este protocolo.

La situación de Venezuela con respecto a la aplicación del protocolo se puede resumir en los siguientes apartes:

  • La activación del Protocolo de Ushuaia se produce cuando el estado miembro ha dejado de observar el cumplimiento de las competencias de sus instituciones democráticas, es decir, cuando las personas que detentan el poder olvidan que estas instituciones están al servicio del pueblo. Podemos observar claramente que el ilegítimo narco régimen que detenta el poder en Venezuela ha intervenido todos los poderes públicos, y existe una constante violación de los derechos fundamentales protegidos expresamente por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, como lo son: el derecho a la vida, al libre tránsito, a la libertad, a la alimentación, al acceso de servicios médicos idóneos, al debido proceso, a la seguridad e integridad física, entre otros.
  • Cuando se hizo evidente esta ruptura del orden democrático en Venezuela, los otros estados miembros – conforme al artículo 4 del Protocolo – entraron en consulta entre sí y con Venezuela (estado afectado), y al no obtener resultados positivos de estas consultas, analizaron las medidas que serían aplicadas a Venezuela, así como su alcance.
  • La medida aplicada fue la suspensión temporal de Venezuela del Mercosur.
  • Es importante acotar que la medida tomada en el seno del Mercosur a la luz de este protocolo, no es por mayoría simple sino por consenso de los estados miembros, sin la participación del estado afectado, Venezuela; es decir, la medida se tomó por acuerdo de todos los estados miembros, menos el estado afectado, según el artículo 6 de este Protocolo.

Sin duda la suspensión de Venezuela del Mercosur, así como las distintas medidas tomadas por varios países (no miembros del Mercosur), nos lleva a una afirmación: hoy más que nunca los venezolanos estamos pasando por la crisis más aguda, no solo de nuestra historia, sino también de la historia de la región. Es ahora o nunca. Ya tenemos el apoyo y la presión internacional, nos queda a nosotros organizarnos. No es momento de pelear con la MUD, con los diputados, con los dirigentes estudiantiles o con la Fiscal General. ¡No! Al contrario, es el momento de unirnos todos hacia un fin común: la caída de este ilegítimo narco régimen y la restitución de la democracia.

Por: Jomarly Iglecia
joma@crestametalica.com
@JomarlyIgleciaC

Declaración Presidencial de las Leñas del 27 de junio de 1992:
http://www.mercosur.int/msweb/Documentos/Publicados/Declaraciones%20Conjuntas/003670856_CMC_25-06-1996__DECL-DPR_S-N_ES_CompromDemo.pdf

Protocolo de Ushuaia:
http://www.mercosur.int/innovaportal/file/2485/1/cmc_1998_protocolo_es_ushuaia.pdf

[1] Cartilla sobre las instituciones democráticas
https://es.slideshare.net/DiegoIpus/cartilla-sobre-las-instituciones-democrticas

Documento Mercosur Suspensión Venezuela Mercosur