Share
Orquesta de Rock Sinfónico Simón Bolívar

El arte es un  oficio que se caracteriza por ser una fuente inagotable de antientropía y por instaurar  una serie de valores que hacen del modo de vivir algo más ameno.  Según lo que plantea el filósofo alemán Friedrich Nietzche,  se trata de una disciplina que refleja a la sociedad y la deconstruye a través de la música, la pintura, la poesía, la danza o cualquier praxis que genere el goce estético.

Esto indudablemente se ve plasmado en cada uno de los productos que presentan los artistas, sea o no de su autoría, porque se inmiscuyen en el cosmos de la belleza para conferirle al público una experiencia que le toque las fibras y los incite a reflexionar sobre diversas temáticas.

En este sentido, se procederá a hacer un análisis estético del concierto que se estuvo efectuando el pasado 23 y 24 de noviembre en las instalaciones del Centro de Acción Social para la Música, ubicado en Quebrada La Honda (Caracas), donde un grupo de músicos de la Orquesta de Rock Sinfónico, y  algunos vocalistas, estuvieron realizando un espectáculo conceptual basado en el material sonoro que ha gestado Coldplay desde su consolidación en el año 1996, hasta la actualidad.

Director Luis Rodrigues Aray – Orquesta de Rock Sinfónico Simón Bolívar

El grupo estuvo bajo la batuta de Igor Martínez y Luis Rodrígues, quienes hicieron un arduo trabajo para seleccionar a los músicos, gestar los arreglos y hacer que esa sinergia entre los miembros de la orquesta, los guitarristas, el bajista, los bateristas y los cantautores fuese perfecta, y que les permitiera ofrecer un espectáculo con altos estándares de calidad como el que se vivió esos días.

Con respecto a la puesta en escena, estuvo inspirado en el mismo título del concierto “Viva la vida”, que hace alusión a uno de los sencillos que dan forma al álbum  “Viva la Vida or Death and All his Friends” del año 2008, el cual se caracteriza por el uso de colores vivos que convidan a disfrutar de los hedonismos de la vida, de las simplicidades, conexiones o sincronías.

Atributos que también pudieron disfrutar los asistentes del concierto, dado a que se les entregó unas varitas de color verde y naranja que podían alzar a lo largo del espectáculo.

En cuanto al repertorio, fue bastante variado. Hicieron un recorrido por sencillos como “Yellow”, “Paradise”, “Fix You”, “Adventure of a lifetime”, “A skyfull of stars”, “Princess of China”, “The Scientist”, entre otros hits que han pasado a ser en poco tiempo unos clásicos referentes dentro de la industria musical.

Director Igor Martinez – Orquesta de Rock Sinfónico Simón Bolívar

Aquí vale la pena destacar algo que mencionaba Igor Martínez durante una de las disertaciones breves que dio,  y es  que es la primera vez que se hace un experimento de este tipo con esa agrupación.

Ya había existido una aproximación en el año 2016, durante la ceremonia del Superbowl, donde Chris Martin invitó a Gustavo Dudamel y a la Orquesta Juvenil de Los Ángeles a participar dentro de su respectivo performance con Coldplay. Sin embargo, no se habían seleccionado tantos temas como lo hicieron esta vez.

Sin duda alguna, fue un espectáculo repleto de goce estético y esa belleza que dota al hombre de sensibilidad. Como decía Schiller “el encanto de la belleza estriba en su misterio; si deshacemos la trama sutil que enlaza sus elementos, se evapora toda la esencia”, así que hay que seguir promoviendo actividades culturales de este estilo, que no solo nos aproximen al disfrute de esa cultura musical universal, sino también la nuestra.

Share