Venezuela sigue siendo un país amante de los postres pese a las dificultades económicas

0
1070
Share
Carlota González Sucre

Prensa Cresta Metalica

Carlota González Sucre es una joven emprendedora quien decidió creer en su talento, apostar por su país y crear su propia empresa, obteniendo como resultado la creación de “Sucré(significa azucarado en francés y se relaciona con su apellido materno al mismo tiempo), que se ha convertido en toda una referencia nacional en lo que a preparación de postres se trata. No son simples tortas, ponqués, pies, brownies o galletas, son: obras de arte, algo así como… “el arte al servicio del paladar”. Pero para esta joven caraqueña y su equipo a veces puede resultar más sencillo descifrar o inventar una nueva receta que conseguir los ingredientes, algo que en otro país sería cuestión de rutina.

Venezuela es un país amante del dulce, el venezolano es bochinchero, le gusta reunirse, estar con los suyos y celebrar cualquier ocasión. Los postres reúnen y acercan a las personas, bien sea con una torta de cumpleaños, un pie para merendar entre amigos, unos brownies en una tarde de estudio, una cajita de dulces variados para dar las gracias o para hacer un rato desagradable un poquito más dulce, especialmente en estos momentos difíciles. Por lo general cuando alguien quiere alegrar, sorprender, agradecer o impresionar siempre piensa en dulces, ellos están presentes en cualquier ocasión. Para nosotros los postres son una manera de sacar sonrisas y acercas a las personas, ahora más que nunca”, destacó Carlota González.

Carlota González Sucre

La joven graduada como Ingeniera de Producción en la Universidad Metropolitana, optó por cultivar su otra pasión: la cocina y ahora es una de las chefs más reconocidas en lo que postres se refiere. Ya tiene cuatro años endulzando a los venezolanos, no permite que las dificultades interfieran en su misión de vida, cree firmemente que con su trabajo ayuda a su país  y piensa llevar su marca a la cima de la gastronomía. Entre lo más solicitado del menú de Sucré se encuentra el ponqué de limón, los alfajores, los brownies, la torta de flores y frutos, y la pavlova.

Pese a la escasez de insumos y sus altos costos, Carlota con Sucré optó por sacrificar ganancia para mantener la calidad de sus productos: “Hasta los momentos no hemos buscado materia prima sustituta, movemos cielo y tierra para conseguir exactamente lo que necesitamos para nuestras preparaciones. La repostería es una ciencia exacta y cambiar los ingredientes nos daría resultados diferentes que no son los que espera el venezolano. A veces es complicado pero siempre lo logramos”.

Ser repostero hoy en día en Venezuela es difícil porque no solo debes dedicarte a la cocina, también debes administrar y pensar en economía. Toda la materia prima que utilizamos es sumamente complicada de conseguir pues en su mayoría son productos que escasean. Mantener la calidad con la dificultad para conseguir insumos y el alto costo de los mismos no es tarea fácil. Trabajamos con ingredientes de altísima calidad para así asegurar que nuestros postres tenga el mejor sabor. Dedicamos gran parte del tiempo a conseguir proveedores ideales”, agregó.

Carlota González Sucre

Sucré nació hace un poco más de 4 años en la cocina de la casa de Carlota como resultado de un antojo y hoy en día ese lugar se quedó pequeño,  tuvo que mudarse a un espacio más grande, adaptando una cocina industrial al anexo y ahora cuenta con todo un equipo de trabajo. A quienes se dedican al arte de la repostería, la joven chef recomienda “seguir adelante porque todo tiene solución.  Además, tiempo de crisis es tiempo de oportunidades y mientras unos lloran otros hacemos pañuelos. Deben apostarle a su proyecto con Fe, optimismo, y trabajar para lograr lo que quieres sin mirar atrás”.

Este emprendimiento se caracteriza por tener postres deliciosos, con ese sabor casero que tanto gusta pero además con una presentación impecable. Parten del principio de que el postre no solo sea rico sino que además decore y adorne la mesa. También se diferencian de otras marcas porque brindan atención personalizada, adaptándose a lo que la gente pida en cuanto a gustos, tamaños, sabores, presentaciones, etc.

Share