Share

Calificación 10/10

He seguido la carrera de Luca Turilli desde 1997 cuando lanzaron el álbum debut de Rhaposdy “Legendary Tales” y desde ese entonces he seguido su música y he adquirido las 20 producciones discográficas en las que ha trabajado tanto con sus bandas y proyectos como en su rol solista. Puedo decir que como artista ha trascendido al instrumento, Luca es más que un guitarrista o tecladista, es un magnifico compositor, escritor y productor, es un creador musical en todo el sentido de la palabra; ahora se reencuentra con su amigo, el formidable cantante Fabio Lione y dan vida a este nuevo grupo, el cual es realmente sorprendente por el reto que supieron afrontar: cambiar el estilo musical, la estética e imagen de la banda, su sonido, así como la temática abordada con las letras de las canciones para debutar con una obra maestra llamada: Zero Gravity: Rebirth and Evolution a través de sello Nuclear Blast.

Zero Gravity: Rebirth and Evolution es justamente eso: un renacimiento como banda y una evolución musical. Los elementos de ese metal sinfónico y cinematográfico siguen igual de presentes, al igual que las guitarras neoclásicas, sin embargo abordan un enfoque moderno, futurista, conforme a las tendencias actuales del metal y con muchos elementos del metal-progresivo. Las influencias de la ópera y la carga emotiva y teatral se fortalecen con la voz de Fabio Lione, quien se crece en este disco, demostrando que es uno de los mejores cantantes del mundo.

Luca sigue siendo un gran guitarrista, así él diga que no lo es y además hace un trabajo formidable como tecladista y pianista (colando muchas influencias de Chopin), en ambas funciones demuestra un gran virtuosismo, por otro lado como compositor las orquestaciones le quedaron maravillosas.

Pero para describir el éxito de Zero Gravity hay que hablar también de ese fabuloso baterista como lo es el alemán Alex Holzwarth quien está con la banda ¡desde el año 2000! Son 19 años en la familia Rhapsody y su batería es parte importante del sonido de la agrupación como queda evidenciado en Zero Gravity. Los músicos franceses dieron su parte: el también guitarrista y Dominique Leurquin, y el baista Patrice Guers han sido fieles a Luca Turilli desde Rhapsody of Fire, son de la familia e igual parte importante del sonido de la banda.

Con esta nueva producción la banda quiso iniciar algo nuevo, arriesgado, moderno, futurista y no repetir el pasado, sin embargo supieron mantener elementos sinfónicos que los caracterizan, así como el trabajo de la guitarra virtuoso y neoclásico, muchos teclados, los arreglos dramáticos, los coros poderosos, las melodías memorables y elementos progresivos al estilo Dream Theater. Sin embargo, todo es decididamente 2019, un viaje futurista lleno de descubrimientos para todos.

Turilli y Lione hasta cambiaron un poco el sonido de su música, para grabar Zero Gravity afinaron en C Menor y es primera vez en la historia de Rhapsody que usan esa afinación, lo cual le funcionó de maravillas a Fabio porque resalta su tonalidad de cantar, y a Luca le ayudó con los teclados, entonces esta afinación trajo muchas ventajas y alcanzaron un sonido poderoso que no tenían antes.

Las letras de las canciones son profundamente significativas, porque abordan temas que hablan de evolución espiritual, la vida y la muerte, filosofía, metafísica, psicología entonces era importante que cada línea y cada oración fuera cantada con la interpretación ideal de Fabio, por lo que Luca tuvo mucho mérito a la hora de plasmar cada letra en el papel.

Los invitados especiales brillaron como estrellas. El disco tiene una canción muy interesante llamada D.N.A. (Demon and Angel) en donde canta Elize Ryd (Amaranthe) y resultó ideal, porque quisieron hacer un dueto entre ella y Fabio en esta canción por una razón muy particular y es por lo que dice la letra, que habla sobre el aspecto de las dobles personalidades que hay en cada persona. Luca se basó en la teoría psicoanalítica de las proyecciones, entonces Elize interpreta el lado angelical y Fabio la parte más fuerte, más endemoniado. Sasha Paeth también participó dejando huella con toda su experiencia y gran conocedor del estilo de música de Luca Turilli.

Para grabar y producir Zero Gravity hicieron otro cambio, esta vez no grabaron en el estudio de Luca, para esta oportunidad quisieron trabajar con Simone Mularoni (guitarra de la banda italiana DGM) en sus Domination Studios de San Marino, quien hizo un gran trabajo, brindando ese toque progresivo-moderno que buscaban. Simone se encargó de la mezcla, la grabación y el master, mientras que Fabio y Luca fueron los productores. Ya que estuvieron en el cuartel general de DGM, aprovecharon para invitar a su cantante, Mark Basile, uno de los mejores de Italia para hacer dueto con Fabio, entonces escogieron uno de los temas más progresivos llamado I Am, que además tiene unos arreglos muy al estilo de QUEEN.

Gracias a Luca y a Fabio por otra obra de arte esplendorosa que sin duda dejará su huella en la historia del rock. Otro firme candidato a disco del año y que pudiera ser nominado a diversos premios.

Share