The Flower Kings – “Islands”


La banda multinacional The Flower Kings eligió aprovechar al máximo su tiempo libre que generó la pandemia del Covid-19 y utilizar Internet a su favor, grabando su nuevo álbum desde sus hogares en Suecia, Austria, California, Dinamarca e Italia. Oportunamente, el álbum enfatiza las muchas formas de aislamiento que experimentamos en 2020, más allá del físico. De ahí el título que tiene esta producción “Islands” (Islas).

The Flower Kings es una banda de progresivo retro, vieja escuela, con muchas influencias líricas y musicales de YES. En este nuevo disco, merecidamente, la portada es una obra de arte de Roger Dean y es fantástica. Es una lástima que no haya estado haciendo su arte anteriormente, porque realmente encaja con su música. La letra «Upside Down Between Earth And Sky» de la canción «Between Hope & Fear» se refleja en la carátula del álbum. Islands específicamente tiene muchos guiños a Yes, que probablemente siempre ha estado en su música, inclusive, el bajo de Jonas Reingold se destaca por ser particularmente similar al del gran Chris Squire.

La pista de apertura, «Racing With Blinders On«, nos lleva a un comienzo palpitante con una sinfonía completa de batería, bajos implacables y teclados arremolinados. Es progresivo en su máxima expresión y es una manera brillante de comenzar el espectáculo. Sin duda la banda comandada por Roine Stolt sabe como inundar una grabación del mejor rock progresivo que se pueda hacer. Se siente la ausencia del antiguo tecladista, Thomas Bodin, pero Zach Kamis también es un músico vieja escuela que ha encajado bien.

Son dos discos con 92 minutos de duración, es mucha música para asimilar, pero bien vale la pena y es algo a lo que nos tienen acostumbrados, porque siempre ha sido una banda productiva. La guitarra de Roine Stolt mantiene a la banda en el buen camino en todo momento. Los teclados, el órgano, el melotrón y las orquestaciones sinfónicas de Zach Kamins crean un sonido único que llena todos los sentidos, así como el magnífico bajo de Reingold.

Solaris”, la pista más larga del álbum, se abre con un paisaje sonoro que parece que probablemente todo fue hecho por Kamins. El álbum está destinado a ser escuchado como un todo, con la colección de pistas más cortas que se construyen y se dibujan entre sí. A los nueve minutos y medio, “Solaris” actúa como la épica del álbum. Los teclados proporcionan una construcción lenta que también ofrece un breve respiro de los lados más pesados del álbum y la batería de Mirko DeMaio es un deleite total.

Realmente hay muchos detalles por apreciar en este álbum. Lo he escuchado varias veces y todavía hay detalles que no había captado. Hay tantas capas en la música y el álbum es tan largo que podrías escucharlo 100 veces y aún así encontrar más piezas que no habías notado antes. El álbum se apoya más en la música, sin embargo el talento vocal de Stolt y Hasse Fröberg añaden un elemento importante, especialmente cuando cantan juntos.

Insisto en que el bajo de Jonas Reingold realmente es magnífico, ya lo había disfrutado en el último disco de Steve Hackett en vivo. Su tono es maravilloso y suena muy claro en la mezcla, además a veces agrega influencias del jazz que encajan perfecto. Su simbiosis con el baterista Mirko DeMaio es fantástica durante la hora y media que duran los dos discos que conforman “Islands”.

La última pista del primer CD, «Man In A Two Peace Suit«, comienza lento y silencioso antes de enfocarse en un solo de guitarra de Stolt. Esta canción funciona una buena transición entre «Heart Of The Valley» y «All I Need Is Love«. Esa transición natural porque la última pista se abre con una breve sección de sintetizador silencioso, que es como termina “Heart Of The Valley”. Es mucho prog con sonidos fantásticos, donde a veces te pierdes y debes presionar pausa para orientarte.

Otro aspecto del álbum que resalta tiene que ver con que la banda se ramifica un poco más allá de su sonido típico. Un tema como “Serpentine” los encuentra en un lugar más divertido, lo que creo que ayuda a romper el álbum de una buena manera. Esta pista también incluye saxofón de Rob Townsend y ese sonido de saxofón agrega mucho a la esencia del grupo, destacando particularmente las influencias de heavy jazz de la banda.

Comparte
Roberto Palmitesta
@rpalmitesta | Subdirector y Editor de Cresta Metalica Producciones. Licenciado en Comunicación Social, TSU en Turismo, Jefe de prensa con más de 20 años de experiencia, en empresas e instituciones de gran prestigio como el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, Conservatorio de Música Simón Bolívar, Profit Producciones, Melomaniac Producciones y Conciertos Metal, así como con artistas de gran prestigio. Locutor y productor radial; manager de bandas y artistas. Productor de conciertos y eventos culturales nacionales e internacionales. Redactor en distintos medios de comunicación digitales e impresos. Experiencia como Jefe de Prensa del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela y del Conservatorio de Música Simón Bolívar (2010-2017); asesor comunicacional del maestro José Antonio Abreu (2010 – 2013); actual asesor comunicacional de dicha institución. Jefe de Prensa de Profit Producciones en diversos eventos celebrados en El Poliedro de Caracas, Forum de Valencia, Terraza del CCCT, Concha Acústica de Bello Monte, Estacionamiento del Poliedro, etc. (2005 – 2010). Jefe de prensa de artistas como Eddy Marcano, Pacho Flores, Ensamble 7/4, Giancarlo Castro, Tarcisio Barreto, Ceballos, Prisca Dávila, Goyo Reyna, Los Sinvergüenzas, entren muchos otros.
https://crestametalica.com/author/roberto-palmitesta/