Share

Lo que aprendí de la izquierda regresiva, discutiendo con la izquierda regresiva…

O de lo que como venezolano opuesto al chavismo, te encontrarás en línea

Por Johnny Graterol Guevara

Que reduzcan tu gentilicio a una persona, una situación o una canción (o película) es un fenómeno que da para hablar, y mucho. Creo haber leído de esto en algún lado, sobre cómo los argentinos se sienten acerca de ser inquiridos por Maradona apenas revelan su nacionalidad, o de cómo puede sentirse un francés al verse simplificado en una estampita de la Torre Eiffel oMontmartre. La gente reacciona de una manera u otra, algunas veces bien, algunas veces mal, dependiendo del “avatar” que le echen en cara. Y todo depende, por supuesto, de que tan conocido sea su país afuera. Un brasileño tendría más oportunidades de ser mentado por algo agradable (el Cristo del Corcovado, Pelé, Adriana Lima) que alguien de Belize (cuya única referenciapop culture podría ser, para alguien de buena memoria, la mención de la banca de ese país en la película Confidence)

Para el venezolano, esa referencia empezó a ser, desde hace algunos años (y en especial, después de 2013), Hugo Chávez. Sin importar si el tema de conversación fuese político o no (lo digo por experiencia propia, me pasó un par de veces en los Hangouts de Google +), la sola mención de la frase “Soy venezolano” tenía una gran probabilidad de ser acompañada con alguna pregunta o referencia al finado de Sabaneta. Con todo, las cosas podían ser peores para aquellos internautas venezolanos que no sólo revelaran su nacionalidad, sino también su inclinación política. Como muchos de ellos descubrirían, el público identificado con las tendencias políticas de la izquierda regresiva en el exterior les recordaría (algunas veces, de forma gráfica y directa) algo más que el nombre de Chávez.

Si hablas inglés, eres de la élite.

El venezolano de oposición se enteró entonces que uno de los pecados capitales que podía cometer, a ojos de la izquierda regresiva, era defender su caso inglés. ¡Craso error! Le dijeron los jueces de ese universo progre-regre. El hablar inglés (o, peor aún, hablar un inglés de bueno a perfecto, con dominio de modismos y todo lo demás) era signo de haber pertenecido a una élite. Un país como Venezuela, que había sido oprimido durante siglos de siglos (milenios) por una corrupta élite, más pérfida en sus maquinaciones que los Atreides o los Lannister, no podía producir criaturas bilingues. Si las hay, de seguro estas son parte de la casta. Los verdaderos hijos del pueblo no hablan en idiomas extranjeros.

Si eres venezolano, y te opones al gobierno de Maduro, un consejo: No pierdas tu tiempo exponiendo detalladamente tu tragedia personal en inglés a un público de izquierda . Es un esfuerzo inútil, y cuyo único resultado posible (dependiendo de que tan bueno o malo sea tu acento y redacción) será el de tener a tu hipotética audiencia preguntándose con cuantas cucharillas de plata comías tu papilla, o a cuantas criadas torturaste por amarrarte mal los zapatos.

Si estás en contra del chavismo, de seguro estás llorando por tus privilegios perdidos

Check your privileges niño rico. Estar en contra del chavismo es declarar a la izquierda regresiva internacional que lloras por todas tus haciendas robadas, por todas tus joyas confiscadas, por todos tus sirvientes liberados y emancipados, por todos tus títulos nobiliarios anulados y pisoteados. Estar en contra de Chávez y ser de izquierda (o “no ser de la élite) es algo que “no computa” para la izquierda regresiva.

Nuevamente, es inútil que argumentes y esgrimas tu pedigree de izquierda (protestas, universidad, lecturas), tus verdaderas simpatías políticas, o tus orígenes humildes. De nada sirve que les expliques en detalle el desastre del sector salud, la escasez que te obliga a hacer colas interminables, o la inseguridad que decretó su toque de queda hace tiempo: El punto es que estás en contra del chavismo, y por tanto eres un niño blanco privilegiado y mimado que llora por sus juguetes perdidos. Y lo más seguro es que mandas a tu pobre sirvienta a hacer la cola.

Si estás en contra del chavismo, eres de ultraderecha, fascista, y todos los demás “istas”. 

Así es querido amigo. Sin importar que tanto estés a favor del matrimonio igualitario, los derechos de la comunidad LGTB, o cuanto creas en la teoría del calentamiento global, el hecho es que para la izquierda regresiva, estar en contra del chavismo equivale a declararte fascista y de ultraderecha (la derecha es algo muy light para tí). Tú y los demás que están contigo son, en consecuencia, herederos y compañeros de Hitler, Franco, Mussolini, Voldemort, y posiblemente Sauron.

Y chito, que no hay discusión que valga…. Si estás en contra del chavismo, es que estás desinformado (o no estás leyendo los libros correctos)

Que estés en Venezuela, y que te toque vivir el día a día de su agobiante realidad, no significa absolutamente nada para la izquierda regresiva, en cuanto a testimonio y verificación. Si estás en contra de la obra del comandante ad eternum, pues entonces se trata de que estás “desinformado”. Si, no estás leyendo el material “correcto” para “informarte”. ¿Qué te la pasas todo el día metido en una cola? ¿Qué has sido víctima del hampa? ¿Que se te murió un familiar por culpa de la falta de medicamentos? Irrelevante. El problema es que no estás leyendo Chomsky.

Sin título

Si estás en contra del chavismo, es que eres “blanco” Y seguramente racista.

La izquierda regresiva, esa izquierda Disney de la que habla Gisela Kozak Rovero, tiene el particular hábito de juzgar a la oposición venezolana usando el modelo de la Sudáfrica afrikaner, o del Mississippi de la década de 1960: Los opositores como élite blanca (y rubia), ultraderechista y todopoderosa que oprime al pobre y desvalido “pueblo” (inserte aquí concepto variable y acomodaticio) venezolano.

1

Así que, estimado (y futuro) comentador o forista: Que tan moreno “afrodescendiente” o tostado por el sol te creas, carece de importancia. El hecho es éste: Si te identificas como opositor venezolano ante la izquierda regresiva, esta te re-identificara a su vez como miembro de la raza aria, y posiblemente amigo de la infancia del Dr. Mengele.

Si estás en contra del chavismo, eres peón de los Estados Unidos, y un manipulado.

En el imaginario progre-regre, los habitantes del denominado “Tercer Mundo” no son responsables de sus actos, ni poseen más iniciativa que la que tendría un muñeco de trapo. Cualquier cosa que suceda en sus respectivos terruños, siempre es culpa, obra y gracia del ogro malvado de todos los cuentos de la izquierda regresiva, los Estados Unidos. Son sus retorcidas elucubraciones, y sus pérfidos planes los que llevan la batuta de lo que suceda en la región, y no lo que hagan sus ciudadanos.

2

Y no amigo mío, no pierdas tu tiempo insistiendo en contradecir este postulado a la izquierda regresiva. Los progres-regres te tildarán de “ingenuo”, “manipulado”, y otras perlas que hablarán a montones de su actitud condescendiente hacia ti. “Racismo de baja expectativas” le dicen.

Con la izquierda regresiva, no hay discusión ni razonamiento que valga.

¿Recuerdas esa escena en Terminator (1984) donde Kyle Reese le explica a Sarah Connor que el robot enviado a exterminarla jamás negociará o razonará con ella, y que nunca se detendrá hasta verla destruida? Bueno, algo más o menos así es la izquierda regresiva: Es imposible razonar con ella. Tampoco se puede negociar con ella.

La izquierda regresiva es mayoría en los foros públicos y redes sociales, bien sea por números, o por indiferencia (inacción) del resto de la izquierda.3

No toda la izquierda es izquierda regresiva. Declarar algo semejante, sería caer en una falacia que la misma izquierda regresiva usa todo el tiempo, pero que jamás reconoce: La falacia de composición.

4

Sin embargo, la impresión que dan las redes sociales y demás foros públicos es una enteramente distinta: La de un segmento dominado enteramente por los radicales regresivos (y agresivos), donde cada argumento es contestado con un “fascista”, “engañado”, “CIA stooge” (ficha de la CIA) etc. Quien haya discutido con la izquierda que pulula en la sección de comentarios de las noticias de The GuardianThe Daily Beast o en los foros de BoingBoing, puede dar buena (y detallada) cuenta de ello. Ni hablar de los sitios disponibles en español, donde estará a merced de las versiones castellanas de estos personajes (sobre el caso de los seguidores de PODEMOS, ya existe incluso una guía sobre los peligros de confrontarles vía Twitter)

5

¿Cómo se puede entender esto? Pues respondiendo a estas interrogantes: Si la crítica desde la izquierda hacia al chavismo existe (y nos consta que existe) ¿Por qué tiene tan poca relevancia y voz dentro de la izquierda? ¿Por qué suenan más las voces de los radicales que llaman a la alabanza sin miramientos de Chávez y su “obra”, que las de aquellos que señalan sus obvias contradicciones con el pensamiento progresista?

¿Será por el tiempo que tienen que perder estos moderados, defendiendo su condición de izquierdas, contra aquellos que les llaman traidores y reaccionarios por criticar al chavismo?

¿O será por aquellos que no tienen ganas de perder tiempo, nombre, y condición defendiendo a una oposición que muchos dentro de la izquierda consideran “de derecha”?

Como dicen los norteamericanos, the jury is still out.

Share