Share

11899953_10152960542851302_4744550823920476290_n

Banda: Ghost.

Disco: Meliora.

Año: 2015.

Sello: Loma Vista Recordings.

Canciones:

1.- Spirit

2.- From the Pinnacle to the Pit

3.- Cirice

4.- Spöksonat

5.- He Is

6.- Mummy Dust

7.- Majesty

8.- Devil Church

9.- Absolution

10.- Deus in Absentia

Ghost es la mejor banda que he escuchado en muchos años, incluso, podría afirmar que desde que los escuché por primera vez, he escuchado tanto sus discos como en el 94 o 95 escuchaba el “Far Beyond Driven” de Pantera, el “Countdown to extinction” de Megadeth o cualquier álbum de Metallica; tenía muchos años sin experimentar esa sensación de querer darle play al disco una y otra vez, compulsivamente, sin ápice de aburrimiento. Algo relativamente parecido me ocurrió recientemente con el “Surgical Steel” de Carcass, “13” de Black Sabbath, “Shadows of the Dying Sun” de Insomnium, “Dirges of Elysium” de Incantation, entre otros, pero sin llegar a este nivel. Lo de Ghost es, sin duda, monstruoso, único, especial, indescriptible.

Confieso que el año pasado, al enterarme que Ghost editaría este “Meliora”, sentí algo de suspicacia. Pensé que este podía ser el disco que finalmente “curaría” mi adicción a la banda, más o menos algo así como lo que me sucedió hace unos meses con “At war with reality” de At the Gates (al que considero un buen disco, pero no llenó las inmensas expectativas que me había creado), y pensé que la musa que los inspiraba había podido disiparse, pero no ha ocurrido así. Más bien todo lo contrario. Y es que me pregunto: ¿QUÉ CLASE DE GENIOS SON ESTOS GHOST? En apenas 5 años han editado tres joyas musicales. Este banda fácilmente pudiera disolverse hoy mismo y ya quedarían amalgamados en los registros de la historia de la música, ya que han logrado, en sólo un lustro, lo que muchas bandas no lograron en dos y hasta tres décadas.

Este Meliora es mejor que “Infestissumam” y casi tan bueno como “Opus Eponymous”; aquí se perciben influencias muy variadas: Abba (He Is), Candlemass (Cirice), algo de Therion (Mummy Dust), Black Sabbath (Majesty), además del infaltable toque de Blue Olyster Cult, presente en todos los temas de todos sus discos, eso sólo por mencionar algo de todo lo que nos ofrecen.

Meliora, a diferencia de sus dos trabajos anteriores, empieza con un tema y no con un intro. “Spirit” es la encargada de subir el telón en esta magnánima obra musical. Un inicio cual película de terror, ejecutado por el theremin (instrumento usado en películas, comics o series de misterio. ¿Recuerdan el intro de “Scooby Doo”? Así mismo) seguido de la intervención de las guitarras de los Nameless Ghouls, que a la larga desembocan en un estribillo sencillo pero pegajoso (tal como los clásicos de Iron Maiden); esta es una excelente canción que engalana la apertura del álbum y sirve de abreboca para todo lo que viene. Gran acierto haber escogido este tema para arrancar Meliora.

Seguidamente arriba “From the Pinnacle to the Pit”, uno de los temas que se había colado con anterioridad por internet; es de lo mejor que nos obsequia la banda en este trabajo, cuyo clímax llega desde el minuto 1:39, al escuchar el estribillo épico “You are cast out from the heavens to the ground, Blackened feathers falling dooooooooooown”, un gran tema que resalta entre los demás que componen Meliora, destacable, además, por los matices progresivos en él contenidos.

Luego, el primer single de este disco, por lo cual los fanáticos ya hemos de estar familiarizados con él. Cirice, al menos “guitarrísticamente” (además del comienzo con el bajo liderando), lo considero un tema Doom, no tipo My Dying Bride, más bien algo a lo Candlemass (a mí me rememora medianamente a “The Sound Of Dying Demons” del Psalms For The Dead), y con la influyente sangre de Black Sabbath corriendo notablemente por sus venas.

Luego, ”Spoksnat”, una instrumental que no llega ni al minuto de duración, que sirve como preludio del siguiente tema, al punto de confundirse en continuidad con “He Is”. Estos dos temas me recuerdan al Parabol y Parabola del “Lateralus” de Tool, pues uno deviene del anterior, y a la final, ambos se complementan. “He is”, con su ambiente “setentoso”, empieza lenta, melancólica, apacible, casi acústica, para luego, a la altura del minuto 1:46, modificar drásticamente su ritmo. Canción dotada de un par de solos de guitarra cálidos, acogedores, y que reviven esa nostalgia que he mencionado anteriormente. 

Posteriormente, llega el turno de “Mummy Dust”, uno de los mejores temas de este álbum. Con un inicio más pesado que las reminiscencias de la canción recién finalizada, aparecen nuevamente esos riffs potentes que te advierten sobre lo que, en apenas unos segundos, se desatará ante tus oídos. El riff principal se me asemeja mucho al del tema “Typhon” de sus compatriotas Therion. Es de los temas más oscuros del álbum, quirúrgicamente acompañado por los teclados de fondo. Aquí, los susurros del Papa Emeritus III (me parece que sigue siendo el mismo) agregan un elemento especial a la atmósfera musical, y esos toquecitos macabros del teclado parecen el soundtrack de aquellos Thrillers de los años noventa (quienes hayan visto la película “The Game” con Michael Douglas entenderán a qué me refiero), lo cual hace rememorar ese lado “dark” que popularizó la banda en su “Opus Eponymous”. 

“Majesty” tiene un inicio muy “AC/DC”, para mutar en un riff parecido al de “Holy Diver” de Dio, que a pesar de lo marcado de su sonido deja espacio para que el Papa Emeritus III, mostrando sobrada destreza vocal, intervenga con una voz suave pero a la vez marcada, al ritmo de “A higher coward on the ground…”. Tal vez este sea el tema más parecido a Opus Eponymous y con más elementos progresivos, pues están presentes incluso en la ejecución del coro.

Seguidamente aparece “Devil Church”, con teclados marcados y obvios sonidos eclesiásticos que van acordes con su nombre y con ese aura misterioso que Ghost pretende dimanar de sus entrañas. Al igual que ocurre con ”Spoksnat”, esta tonadilla nos sirve de puente a “Absolution”, un tema con teclados de fondo marcando el ritmo a lo largo de su recorrido, a cuyo riff inicial le percibo un parecido con el de “Of Wolf and Man” de Metallica.

Por último, y para cerrar con broche de oro, suena “Deus in Absentia”, un tema 100% años 70, que inicia con un tic tac de reloj, para luego desarrollarse con un coro pegajoso y repetitivo con unos teclados muy activos que confluyen, a final de cuentas, con una especie de “outro” en el que se realizan cánticos eclesiásticos muy acordes a la temática oscura de estos suecos, finalizando así un entretenido e inigualable material musical al que, al menos hasta ahora, no le he encontrado defectos.

En fin, este un disco majestuoso, cuya reiterada escucha recomiendo a todo metalero; sin duda, un álbum cuya calidad será difícil de superar, no sólo en este 2015, sino en muchos años. Tal vez ellos mismos se superen en su próximo disco, pero por ahora no pensemos en eso, simplemente disfrutemos de este gran “Meliora”.

En opinión de quien escribe estas líneas, estamos frente a un suceso musical, tenemos a una banda histórica en nuestras narices, y aún así creo que no la hemos valorado lo suficiente. Detractores, obviamente sobran. Nunca es fácil complacer a todos por igual. Algunos dicen que la banda es pura imagen y “merchandising”. Irónicamente, quienes dicen eso son fanáticos de bandas que perciben millones por publicidad, ¿o acaso AC/DC, Kiss, Manowar o Motörhead, por sólo mencionar algunas, no son empresas patentadas cuyo objetivo es, aparte de hacer música, ganar más dinero y más fama? ¿Qué fue el Inner Circle de Noruega? ¿Qué fue Marilyn Manson en los 90? ¿Qué fue y es Slipknot desde el 2000? Dinero, fama, publicidad, en mayor o menor medida, SIEMPRE están presentes en los objetivos de las grandes bandas, a las cuales hemos seguido adorando a pesar de, por ejemplo, haber visto a personas divirtiéndose con el videojuego de “Ed Hunter” sin jamás haber escuchado un disco de Iron Maiden. Lo ideal es tener fama y talento (lo cual le sobra a Ghost), porque si nos ponemos puristas, ni siquiera escucharíamos Cannibal Corpse, quienes también tienen sus estrategias publicitarias efectivas destinadas a eso. La publicidad y la fama deben ir a la mano con el talento musical; malo (y bastante, por cierto) es tener más publicidad que talento.

Sin lugar a dudas, las mejores bandas del mundo, y las más difíciles de apreciar, siempre tienen y tendrán sus haters: Tool, Rush, Primus u Opeth, podrían servirnos de ejemplo; si los entiendes, los amarás, en caso contrario te parecerán sobrevalorados. Así ocurre con Ghost, pero al fin y al cabo si Metallica, que es la mejor banda de Heavy Metal de la historia (duélale a quien le duela), tiene sus enemigos, que los tenga Ghost es un detalle. Un consejo para quienes me leen: Escuchen “Meliora”, escuchen “Infestissumam”, escuchen “Opus Eponymous”, ¡¡¡ESCUCHEN GHOST!!!

Reseña por:

Jorge Arzolay
Twitter: @jorgearzolay
Facebook: TDK Rocks!!!!

Ghost – Cirice (Official Music Video)

Share