Share
Chef Paez en la faena


Recomendado como una fuente alternativa y sabrosa de proteínas para salsas, untables y pasapalos, que ofrece la Montserratina.

El chorizo es un embutido de La Montserratina que se suele consumir al calor de las brasas; pero, en su presentación de chorizón, ahora forma parte de la alimentación diaria de los venezolanos, aprovechando su excelente sabor en dos versiones: Ahumado y jalapeño.

El Maestro Parrillero Carlos Páez asevera que la versatilidad de este alimento es tal que «sirve para cocinar lo que sea«, desde su consumo tradicional a la parrilla hasta en los platillos de todos los días. «Se puede incluir en un pasticho, como sustituto de la carne; así como ponerlo de ingrediente principal en una salsa para una rica pasta, o para elaborar sándwiches y también pasapalos«, expresó.

Precisamente como abreboca, Páez recomienda preparar un untable con el chorizón para acompañar galletas, arepas o casabe. “Se abre el embutido y se corta en cuadritos, luego se mezcla en la licuadora con un cuarto de taza de aceite vegetal”, precisa.

Otra alternativa es hacer unas broquetas. “Se saltea el chorizón picado en cubos con calabacín, berenjena, ajo, cebolla y pasta de tomate. Se tuesta el pan y se le agrega la salsa, luego se agrega queso mozzarella por encima y se gratina en el horno”, señala el Maestro Parrillero.

Chorizón Ahumado – La Montserratina

Una tercera opción es un paté. “Se mezcla en licuadora el chorizón, queso crema y leche, con especies como romero. Se coloca en un bol o taza sopera y se lleva a la nevera”, acota.

La apuesta por la innovación

El gerente de Mercadeo de La Montserratina, Carlos Cervantes, indicó que el chorizón es un producto que destaca por su versatilidad, con dos sabores que satisfacen el paladar de los consumidores, y que se comercializa en dos tamaños: 600 gramos y un kilo.

«Se puede adquirir tanto en las principales cadenas de supermercados y autoservicios, como también por servicio delivery de entrega a domicilio, a través del número 0414 2743616”, manifestó.

«Hay muchas alternativas culinarias que los consumidores pueden inventar con este embutido, como rellenar arepas, acompañar una pasta, como ingrediente para pizzas, entre otras opciones«, aseveró.

Pasta con chorizón

Indicó que La Montserratina, con 70 años de historia en el mercado venezolano, innova con alimentos versátiles y sabrosos, “que son una fuente alternativa de proteínas y vitaminas, y que más allá de su consumo en las brasas pueden integrarse en la alimentación diaria de los venezolanos«, apuntó.

Para ver más recetas y otras informaciones, pueden visitar:
www.montserratina.com
https://www.facebook.com/LaMontserratina 
https://twitter.com/lamontserratina
https://www.instagram.com/lamontserratina

Share