Share

La película es pionera en esta técnica en Venezuela

La música es una de las herramientas más utilizadas dentro del séptimo arte para contribuir de manera diegética o extradiegética con la narrativa del filme y con las distintas emociones que quiere evocar el guionista  o  director a lo largo de la trama.

Venezuela, no se queda atrás con la implementación de este tipo de recursos  en sus producciones visuales, debido a que apuestan por técnicas pioneras de postproducción dentro del país, para que el espectador reciba todos esos códigos  que gestó un equipo de trabajo, con aras de transmitir un concepto y recrear a la audiencia a través de la música.

Un ejemplo interesante es la del proyecto cinematográfico “Dos Otoños En París” del director, Francisco Villarroel, quien contó con el apoyo del compositor y productor, Axel Berasain (fundador de Mingo Estudios) y el ingeniero de sonido Angemyr Lezama (dBMix Studios), para gestar un ecosistema musical inspirado en las grandes orquestas europeas.

Para esta producción utilizaron una técnica llamada “Overdubbing” para dar la sensación de que era una orquesta más robusta, pese a que solo eran seis músicos que fueron grabados en varias tomas que posteriormente fueron editadas para dar la sensación de  que eran más instrumentistas, y generar espacialidad a través de otras herramientas como el reverb. Esto sirvió para abaratar costos y aprovechar al máximo el talento de los artistas que participaron.

Charla Dos Otoños En Paris 2020

Según lo que detalló, Axel Beresain, durante un conversatorio que hubo en los espacios de Cines Unidos; cuando el director llegó a ellos con el guión les encantó la idea de participar “porque como la película está ambientada en París,  eso  iba a permitir desarrollar el tema de la composición y la producción musical tomando como referencia a grandes orquestas y compositores europeos,  como Ennio Morricone o el norteamericano John Williams,  utilizando  técnicas de grabación que se están empleando en Los Ángeles como el overdubbing technique, con la orquesta en vivo”.

Mientras que, Angemyr Lezama, planteó que el “reto fue principalmente ese, tratar simular una orquesta sinfónica grande con una de cámara. La mezcla básicamente consistió en agarrar esos pocos instrumentos, procesarlos y mandarlos al 5.1  Dolby Surround hacia los altavoces traseros, para dar la sensación de que estás en una sala de concierto mientras estás viendo la película”.

Esta iniciativa, permitió que las melodías reforzaran esas emociones de dolor, tristeza, amor, alegría y lucha que quiere conferir el largometraje a la audiencia, dado a que plantea la historia de  una paraguaya que huye de su país por una dictadura, y se enamora con locura de un hombre en París, pero este amor no dura por mucho tiempo, porque los dos años quiere retornar  a su país natal para continuar luchando por la libertad.

Charla Dos Otoños En Paris 2020

CM: ¿Crees que la industria musical y la cinematográfica se complementan?

Otto Ballaben (colaborador del proyecto): Todas las industrias culturales y creativas se hilan entre sí, se transversa, es decir,  cada una de las partes involucradas tiene un peso. Va de la mano más con todo con los sentidos de las personas, hay unas más visuales y otras más auditivas.

CM: ¿En qué te compositores te inspiraste para la creación de los temas?

Axel Berasain (compositor): Te voy a ser muy sincero con eso,  yo tengo mis influencias  de los músicos que yo sigo que son Ennio Morricone, Hans Zimmer o John Williams. En el caso de “Dos Otoños En París”, yo lo que hago para dar mi identidad  es sencillamente sentarme en el piano, antes de hacer la orquesta. Luego que tengo visualizado lo que voy a hacer, es que decido cuáles son los instrumentos que voy a usar.

CM: ¿Cómo fue el intercambio creativo entre el compositor y el director de la película?

Axel Berasain (compositor): Fue bien orgánico. En  mi caso con Francisco (productor y director) me transmitió todo lo que quería que se expresara dentro de su película, y  yo le transmití qué era lo que creía mejor a nivel musical para resaltar ese guion.

Francisco Villarroel (director): Estábamos bastante integrados, íbamos cambiando las canciones para que se transmitiera el mensaje que se quería comunicar.

Share