Doctor Strange In The Multiverse Of Madness (Doctor Strange En El Multiverso De La Locura)

Terror y cine personal dentro de Marvel

Extraña, sí, pero quizás por razones que abarcan mucho más que la primicia de su argumento. Doctor Strange In The Multiverse Of Madness (Doctor Strange En El Multiverso De La Locura), es el nuevo producto cinematográfico de Marvel luego del apabullante éxito que obtuvo la compañía junto a Sony con Spiderman No Way Home, y aunque continua la línea de los universos paralelos en este caso se muestra desde una perspectiva más oscura, extravagante e inusual para el formato clásico de este mundo de superhéroes.

La historia sigue a Stephen Strange, interpretado por Benedict Cumberbatch, que intenta salvar a la joven América Chávez (Xochitl Gomez), quien es perseguida por peligrosas criaturas que buscan robar sus habilidades para viajar entre universos mediante la creación de portales con forma de estrella. Sin embargo, las cosas tomarán otro escalado cuando se descubra quién es el verdadero villano, pues es aquí donde reluce La Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen) y que convierte a este film en una secuela directa de WandaVision y no tanto del Hechicero Supremo.

Escena Doctor Strange in the Multiverse of Madness

Como toda producción de Marvel elementos como la comedia, la acción grandilocuente y el tono familiar se vuelven a reutilizar en esta oportunidad. No obstante, hay algo que desentona con lo previamente visto y va más allá de la trama per se, puesto que tiene que ver con el cómo y no el qué. La cinematografía utilizada y la manera de contar la historia presentan un tono diferente: secuencias de movimiento violentas, juegos de cámara, acercamientos extraños y muertes que podrían rozar en el gore, por mencionar algunas de las dinámicas poco usuales que trae este film, se perciben durante sus dos horas de duración. Pero es claro el origen de esta curiosa dinámica de narración, se trata de su director, Sam Raimi.

Este cineasta se volvió realmente conocido por ser el realizador de la trilogía de películas de Spiderman protagonizadas por Tobey Maguire, que volvimos a ver en No Way Home, sin embargo, fue en el cine clase B que encontró sus inicios. The Evil Dead (1981) una alocada cinta protagonizada por Bruce Campbell, quien además tiene un curioso cameo en Doctor Strange 2, marcó su debut como director y además el estilo que manejaría habitualmente durante los años venideros con historias que iban desde el humor absurdo al terror. Todo este estilo ya manejado por Raimi fue transportado en algunos aspectos a su trabajo con el Hombre Araña, pero en The Multiverse of Madness, se siente repotenciado, probablemente por la naturaleza mística y oscura que maneja la trama.

A este aroma artesanal y personal del cine B mezclado con el enorme presupuesto de Disney se suma, evidentemente, otro aspecto que hace particular a esta producción, el terror. Si bien en ningún momento los espectadores brincaran de sus asientos, es una producción con suficientes elementos de este género e incluso tiene una estructura de persecución y suspenso que permite detectar la intención del director. Uno que otro screamer se podrá disfrutar, así como de escenarios lúgubres o claustrofóbicos y de la sensación de angustia de los protagonistas cuando son perseguidos por la antagonista.

Escena Doctor Strange in the Multiverse of Madness

Es de este personaje, Wanda Maximoff, en que la trama girará, porque si bien es muy importante el arco del multiverso y América Chávez, no logra causar mayor interés que el conflicto de Wanda y su ambición de recuperar a sus hijos a cualquier costo. No obstante, es muy abrupto y acelerado su proceso de transformación y puede parecer forzado, algo que también sufrió en el final de WandaVision. Aun así, no deja de ser interesante visualmente imponente estética y los poderes y hechizos que despliega la Bruja Escarlata durante la película.

Poderes, magia y una explosión de CGI, son junto a la cámara las verdaderas estrellas de la función. Entre universos alternos, lugares extraños, criaturas de fantasía y una demostración de habilidades de todos estos superhéroes y hechiceros The Multiverse Of Madness puede emocionar a cualquiera que la vea. Y si los buenos efectos especiales ya son un requisito indispensable en una película de Marvel, otra cosa que también cubre la agenda de solicitudes el filme son los cameos, porque guarda algunas sorpresas que aseguran un bocado del futuro de la franquicia y que no dejará a ningún fanático insatisfecho.

Se podría decir que esta es una propuesta curiosa dentro del largo listado de Marvel, por su acercamiento al terror y una visión más personal, así como por jugar con efectos visuales dinámicos y atrapantes gracias a su mágica trama. Por esto se puede agrupar con títulos como Thor: Ragnarok (2017) y más recientemente la serie de Disney+ Moon Knight, gracias a su arriesgada ejecución dentro de una franquicia caracterizada por tener una estructura muy rígida en el tratamiento de sus cintas. Con todo y sus características Doctor Strange in the Multiverse of Madness mantiene el toque psicodélico de su anterior entrega e insista a querer seguir explorando más del mundo que envuelve a este poderoso cirujano y hechicero.

Trailer:

Comparte
Yenderson Parra
Instagram @andy_brigid | Licenciado en comunicación social mención impreso. Periodista cultural y creador de contenido para redes sociales. Ha trabajado y colaborado en medios digitales nacionales, especialmente en la fuente cinematográfica.