Share

Formada hace solo cinco años, la agrupación suiza Burning Witches, conformada 100% por mujeres, no descansan y ya se hicieron sentir con su tercer álbum titulado “Dancing With The Devil”, lanzado con el sello Nuclear Blast. Este es su primer disco de larga duración desde la partida de la cantante original Seraina Telli en junio del año pasado y ahora presentan a su reemplazo, Laura Guldemond, quien se mostró formidable en todo el disco y con un fuerte acento europeo que le luce muy bien.

En sus dos primeras producciones, Burning Witches trataba sobre riffs afilados y sonido del metal de vieja escuela, con mucha actitud, pero ahora se han superado y han acentuado su potencia, porque desde el momento en que ‘Lucid Nightmare‘ entra en acción con la penetrante voz de Guldemond, el oyente sabes ese va a ser el caso nuevamente en este nuevo disco. Además Sonia y Romana se muestran crecidas con sus guitarras, sin duda ellas dos son la piedra angular, demostrando que no tienen nada que envidiar a ningún hombre.

Dance With the Devil‘ suena parecido al Warlock clásico, pero también hay cortes que recuerdan a Judas Priest o a Saxon, aunque temas como ‘Wings of Steel‘ recuerdan al Manowar de antaño, y es que en realidad tampoco suena demasiado alejado de él. Canciones como Six Feet Underground son lo suficientemente sólidas y la excelente’ Black Magic ‘es una power balada que define el sonido de Burning Witches: clásico, oscuro y directo.

Suenan más fuertes con ‘Sea of ​​Lies‘ y la base rítmica de Jeanine Grob en el bajo y la baterista Lala Frischknecht no se queda atrás en ‘The Sisters of Fate‘. Las influencias orientales están presentes en ‘Necronomicon‘, recordando un poco lo que hacía Blackmore en Rainbow, mientras que ‘The Final Fight‘ ofrece una variación porque es un uptempo que les salió muy bien. Hablando de Manowar el disco trae una versión de ‘Battle Hymn’ nada menos que el propio Ross the Boss en el trabajo de guitarra principal como invitado de lujo.

¿Quién dijo que ellas no saben hacer rock? Cada vez está más claro: “mujeres al poder”. Altamente recomendado este disco de Burning Witches para quienes aprecian el heavy metal pristino, de escuela, claro, contundente y directo.

Share