Share
Mel

¿Quién pudo haber dejado tu alma desnuda de esa manera? ¿Quién abandonó a tu espíritu y lo dejó a su suerte? Tu boca no emite sonidos, pero no es necesario, porque tu rostro habla más que mil palabras. Te cansaste de andar por rutas espinosas que parecían de seda, pero pronto tu mente descifrará los enigmas y sabrá cuál llave abre cada cerradura.

Tu piel es deleite, tu sudor es dulce, tus curvas llevan a precipicios en cuyo fondo se encuentran varios enigmas. El hombre de intensiones sombrías lo sabe y quiere cubrirte de cenizas, pero el hombre de buen corazón quiere honrarte con loas…uno quiere envenenarte y dejarte.

Por: Roberto C. Palmitesta R.
proberto@crestametalica.com
@RPalmitesta @EscenarockFM

Share
Artículo anteriorEntre sombras surgió una luz que me habla
Artículo siguiente¡Última Hora! en Venezuela y El Mundo
Subdirector y editor de Cresta Metalica Producciones. Lic. en Comunicación Social, TSU en Turismo, Jefe de prensa con más de 20 años de experiencia, en empresas e instituciones de gran prestigio como el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, Conservatorio de Música Simón Bolívar, Profit Producciones, Melomaniac Producciones y Conciertos Metal, así como con artistas de gran prestigio. Locutor y productor radial; manager de bandas y artistas. Productor de conciertos y eventos culturales nacionales e internacionales. Redactor en distintos medios de comunicación digitales e impresos. Correo: proberto@crestametalica.com RRSS: @RPalmitesta @EscenarockFM