Sixx A.M. – “Prayers for the Damned/Prayers for the Blessed”

0
1094

Calificación 10/10

Sixx A.M. la banda conformada por el trío de estrellas Nikki Sixx (Motley Crue) en el bajo, DJ Ashba (ex Guns N’ Roses) en la guitarra y James Michael (renombrado productor de Scorpions, Motley Crue, Papa Roach, Hammefall) en la voz líder y teclados, junto a la participación indispensable de las coristas Melissa Harding y Amber Vanbuskirk, y del baterista Dustin Steinke, han dejado su huella imborrable con este álbum doble a dos tiempos que le ha dado la vuelta al mundo. La dirección musical de ambos abarca con personalidad propia y mirando hacia el futuro el hard rock, el glam, el rock alternativo, el heavy metal y hasta la música para cine.

Musicalmente los dos discos son mágicos y bipolares: hay alegría, pero también tristeza y melancolía; se pierden las esperanzas, pero se busca renovar la fe. Todos los estados de ánimo son guiados por guitarras virtuosos y riffs pegajosos dignas de un héroe de la guitarra como lo es DJ Ashba (tengo 35 años en el mundo del rock y quizá estas sean una de las guitarras mejor grabadas que he tenido el placer de escuchar), un bajo vibrante y potente, que lidera y acompaña al mismo tiempo como ya es tradición en Nikki Sixx, y un vocalista de la talla de James Michael, lleno de un potencial enorme, capaz de cantar el estilo que quiera y muy histriónico en estos “Prayers”. Pero el secreto del enganche y la aceptación masiva que han tenido se deben también a la monstruosa producción, recordemos que los tres músicos son productores experimentados. Ni siquiera los discos de Metallica o el de Korn estuvieron tan bien producidos como este tándem.

Las letras de las canciones están en sintonía con las frustraciones y los sueños rotos que produce la manipulada sociedad del presente, tal es así que muchos fans se refieren a “los Prayers” como un soundtrack de su vida actual. Sin embargo la banda ha declarado en distintas entrevistas que con el contenido lírico se han dedicado a explorar el lado oscuro de las vivencias de cada uno. “Exploramos el lado oscuro de la vida y celebra lo que toma sobrevivirlo”, afirmó Sixx. De allí que la música tenga tanta carga emotiva y por ende mucha empatía con el oyente. Sorpresivamente tienen cierto componente religioso con una invitación a creer y repotenciar la fe, de allí que musicalmente hagan algunos guiños al Góspel.

Sabía la decisión de lanzarlos en dos etapas (Prayers for the Damned fue lanzado en abril y Prayers for the Blessed en noviembre), no importa que digan que en esto se copiaron de Guns, pero como admitió James Michael: “es mucha música para asimilar entre los dos, era mejor lanzar uno primero para que fuera procesado y luego vamos con el otro”. También han comparado los artes y diseño gráfico con el de aquellos “Use your Ilusion” de los gunners, pero si en verdad es así ¿cuál es el problema? La estrategia es válida.

Cuando Nikki Sixx fundó a Sixx A.M. en 2007, parecía que simplemente sería un proyecto al cual le dedicaría el tiempo libre que le dejaba Motley Crue, y nadie se imaginó que se convertiría en una banda tiempo completo, mucho menos que en 2016 se transformaría  en un fenómeno multitudinario y mediático, con giras mundiales, en grandes escenarios y como cabeza de cartel de importantes festivales… pero así fue y ello se debe al lanzamiento de los Prayers. Este trío merece el éxito que tuvo Motley Crue y más aún, pueden ganar el nivel de éxito de bandas como Guns N’ Roses o Kiss. Tienen el talento, la imaginación, la sabiduría y la experiencia necesaria de tres gigantes para lograrlo.

Como es la elección de DISCO DEL AÑO, a continuación el análisis de Prayers for the Damned/Blessed tema por tema. Quien quiera seguir leyendo está invitado. No olviden dejar su comentario:

PRAYERS FOR THE DAMNED

Atrapa poderosamente la atención las ideas que propone el tema que abre el disco: Rise, que a su vez se conectan con una música potente y enérgica, productora de adrenalina. Aunque el trío ha declarado repetidamente que para nada son una banda política, esta canción es un llamado a reaccionar ante el Status Quo, y si mal (o bien) se interpreta, invita a combatir ideologías políticas. DJ Ashba lo admitió en una entrevista con Billboard: “Es un llamado a las armas… ahora más que nunca es importante no quedarnos quietos, ¡que tu mente hable y levántate a luchar por lo que crees!”. ¿Será contra Donald Trump? ¿Quién sabe? En Venezuela pudo haber sido prohibida por un lado o usada como bandera por el otro.

You have come to the right place es quizá una de las mejores canciones jamás compuestas por Nikki Sixx y en la que su bajo cobra protagonismo, tiene mucho de Motley, también es rock  alternativo pero al mismo tiempo es más vanguardista. La letra invita a dejar las malas influencias y la gente tóxica para buscar una vida mejor, también hace énfasis en vencer demonios internos y superarse a sí mismo (de esto algo sabe Mr. Sixx).

I’m Sick en su lírica refleja el mal momento en la vida que puede tener cualquiera pero que al final tiene solución. Este quizá sea el tema más pegajoso y adictivo de los dos discos, de esos que se escuchan e inmediatamente se les da replay para una nueva dosis. Estos tres caballeros de verdad que saben cómo componer una buena canción. Los coros, tanto el líder como los de apoyo son invasores de la mente. Y la producción es PERFECTA… mejor imposible.

Prayers for the damned es triste y melancólica, habla de una persona sumida en su autodestrucción que no recibe apoyo y pide ayuda a gritos, usando como conducto a la fe en Dios. La instrumentación es muy emotiva, los teclados son indispensables con las atmósferas de soporte. Una vez más juega un rol trascendental el trabajo de producción para poder transmitir lo que se quería. Al final hay un mensaje positivo, se abre una luz y en ese momento entra el solo de guitarra ¡que maestros son estos señores!

Better man es una excelente balada con un ritmo bien compuesto, hilado entre bajo, guitarra eléctrica y acústica, mientras Michael canta en tono de lamento. Sobre sus ideas Sixx bien lo explicó en una entrevista: “Exploramos el lado oscuro de la vida y celebra lo que toma sobrevivirlo… Better man es un ejemplo”. Hay tristeza durante toda la canción pero al final la melodía que pone el solo emula la esperanza, porque “hay que creer en segundas oportunidades sobre todo cuando hay amor de por medio”.

Luego de una dosis de tristeza y melancolía viene bien un tema que levante el ánimo y acelere el pulso, y Can´t Stop es el ideal. El bajo lleva una potencia adicional y una vez más el trabajo vocal de los coros en distintos planos tiene preponderancia. La banda ha sido criticada injustamente por supuestamente imitar a Muse con el tema When we were Gods y si hay algo de esa nueva propuesta moderna a base de mixturas de los británicos, pero es absurdo hablar de copias, Nikki Sixx es un diablo viejo con cuatro décadas de música a cuesta, que no necesita imitar a nadie, además Muse no suena así de pesado y no posee la malicia de estos norteamericanos.

Belly of the beast es un corte muy distinto al resto de las canciones de los dos discos. Suena a banda sonora pero al mismo tiempo es muy vocal, tiene elementos electrónicos y urbanos. Sube la velocidad Everyhting went to hell más metal y más intensa, con baterías muy palpitantes y los dedos de Ashba moviéndose incesantemente por su mástil.

The last time es de esas canciones que quieres escuchar para buscar emoción. Tanto melodía como ritmo vuelven a subrayar la habilidad para componer que posee este trío. Cierra el primer CD Rise of the Melancholy Empire, el tema más complejo, tiene un carácter sinfónico y un sonido oscuro, dedicado a los atentados terroristas de París, de allí ese piano que produce notas tristes de fondo y los acordes melancólicos de la guitarra. La letra es explicita “nos levantaremos más fuertes de esta experiencia y no seremos derrotados no importa cuán duro lo intenten…”. A ratos las melodías vocalizadas por el coro y la guitarra hacen un juego hermoso y siniestro al mismo tiempo, digno de los grandes maestros.

PRAYERS FOR THE BLESSED

Barbarians inicia el disco 2 con heavy metal moderno amplificado por una guitarra muy afilada e incendiaria y James Michael machacando ese coro que en los conciertos se escucha hasta el infinito: “…everybody say Amen, Say a prayer for the blessed as they’re dying in our hands”.

We will not go Quietly es un tema más elaborado, para invadir las radios y Youtube, es como “Rise” en el primer CD, la energía de la música y la letra invitan a la sociedad a actuar y pelear ante los problemas. Aquí la guitarra se combina con efectos de pedal, creando sonidos únicos.

Wolf at your door tienes unos aires más pop – hard rock con unos estribillos pegadizos y DJ Ashba parece que hablara con su guitarra durante el solo.

Maybe it’s time es una balada muy hermosa, pero  también melancólica, con DJ Ashba sacando lamentos a su instrumento, mientras Sixx marca el ritmo;  aquí una vez más Michael entrega todo su talento, dejando claro que es un gran cantante. Después de una canción tan triste, viene bien que levanten el ánimo con un tema enérgico y melódico como The Devil’s coming. Escuchar los solos de este tema es sentir que se cargan las baterías del espíritu. ¡Otro corte ideal para invadir las radios con buena música!

Catacombs es un solo de guitarra de 1 minuto y 20 segundos con el que DJ Ashba rinde tributo a unas de sus fuertes influencias: Van Halen. Esta descarga es la puerta de entrada perfecta para That’s gonne leave a scar que arranca a toda velocidad, con baterías contundentes, el bajo de Sixx palpitando a millón y Michael robando protagonismo. La lírica es otra que reseña difíciles experiencias de vida.

Whitout you es otra balada pop – rock que bien pudo haber grabado Motley Crue, con guitarras acústicas y teclados de fondo, solo que la voz de la voz Michael le viene mejor a esta canción que la de Vince Neil. Si un tema como este no suena en la radio con regularidad es porque la mente de los programadores radiales se fue al diablo con tanta basura de “artistas” modernos. Esta es una lección de cómo hacer un tema accesible a todo público pero sin sacrificar excelencia musical.

Si gustaron las guitarras acústicas y los temas suaves, Suffocate sigue con otra dosis, solo que es menos “corta – venas” que el anterior y desemboca en unas guitarras eléctricas más movidas, mientras el bajo deja escuchar unos arreglos hechos con buen gusto. Riot in my head es el penúltimo tema y propone una onda musical más vanguardista, muy bien soportada por un excelente coro de  voces femeninos y la guitarra de Ashba intensa, en un plan a lo Brian May que recordará a Queen.

Helicopters cierra el disco 2 en plan cinematográfico, por todo lo alto, la guitarra y el bajo sellando un trabajo colosal, la voz de Michael  se apoya en los aportes del coro, esta vez de voces mixtas al estilo Góspel, con unas atmósferas dramáticas que hasta pueden recordar a Peter Gabriel y el solo de Ashba que recuerda su estadía por Guns N’ Roses.

En resumen: UNA OBRA MAESTRA POR PARTIDA DOBLE “maldecida” y “bendecida”

Por: Roberto C. Palmitesta R.
proberto@crestametalica.com
@rpalmitesta/@escenarockfm (Twitter e Instagram)

Videos Oficiales: