Ritchie Blackmore’s Rainbow – “Live in Birmingham”

0
1302

Cómo costó tener de regreso al hombre de negro empuñando una guitarra eléctrica, hasta que por fin volvió por la senda del heavy rock, tendencia musical qué él mismo ayudó a construir. Sus fans finalmente cumplieron su sueño de escucharle interpretando temas de Rainbow y Deep Purple, pero… ¿estarán satisfechos? Por un lado deberían estarlo, porque su sonido se mantiene, allí esta ese sonido de guitarra que ha sido imitado por miles de guitarristas en todo el mundo. ¿No toca tan rápido como antes? ¡Obvio! Tiene 72 años de edad, pero su espíritu se mantiene y eso se nota en la música.

Las críticas llegaron inicialmente cuando se supo que Joe Lynn Turner no sería el cantante y Blackmore optó por el desconocido vocalista chileno Ronnie Romero; al principio hubo dudas pero una vez que los fans lo escucharon se dieron cuenta que estaban en presencia de un frontmen con una voz colosal, fue hasta mejor que eligieran a este prodigio descubierto en Youtube, porque pudo cantar con comodidad y con una enorme calidad musical himnos del rock que otrora fueron entonados por Ronnie James Dio, David Coverdale, Ian Gillan, Glenn Hughes, Joe Lynn Turner y Graham Bonnet. Además en los conciertos no mostró ni una señal de nervios lo que tiene un mérito enorme. No es fácil salir a cantar cuando no tienes experiencia en grandes escenarios, antes miles de fans de todo el mundo, junto a uno de los mejores guitarristas de la historia.

También fue una sabia elección tomar al sueco Jens Johansson como tecladista, ¿quién mejor que él? Tiene la experiencia, el sonido y la técnica. Johansson no tiene 2 días tocando, va rumbo a las cuatro décadas (tocó con Dio, Yngwie Malmsteen, Joe Lynn Turner, Stratovarius) y si evaluamos si nivel musical, su versatilidad y su potencia le pasa por encima a todos los otros candidatos que salieron a la palestra.

Quienes no cuadran son los integrantes de la sección rítmica, el baterista David Keith y el bajista Bob Nouveau, ambos amigos de Blackmore y pertenecientes a la banda Blackmore’s Night; simplemente no encajan con el estilo, les falta potencia y hasta en algunos segmentos se nota que necesitaban más ensayos (al menos en esta grabación). Si bien Cozy Powell lamentablemente falleció, había otros bateristas como Tommy Aldridge que pudieron hacer un mejor trabajo; algo similar pasa con el bajo, cuando pudo haber convocado a talentos de la talla de Rudy Sarzo quien ha tocado con Ozzy Osbourne y Ronnie Dio.

La selección de temas es genial, algunos seguidores de Rainbow se quejarán de la cantidad de canciones de Deep Purple, pero deben entender que no existe la posibilidad de que Blackmore vuelva a tocar con ellos, quienes están a punto de retirarse, así que esta era la única manera de escuchar por última vez  clásicos como Highway Star, Burn, Child in time o Smoke on the water con el sonido de su guitarra.

La tanda de Rainbow es memorable, recorriendo todas sus etapas: Stargazer, Difficult to cure, Spotlight kid, Since you been gone, Catch the Rainbow y Long live rock and roll entre otras, siempre con la voz de Romero brillando. En resumen Ritchie Blackmore deja con este doble CD en vivo un merecido regalo de despedida a sus fans.

Por: Roberto C. Palmitesta R.

proberto@crestametalica.com
@RPalmitesta @EscenarockFM