Manuel Jurado quiere dejar en alto el nombre de Venezuela en el mundo

0
722
Clasifico a la semifinal de un concurso internacional de director que se celebra en Paraguay y tiene invitaciones para dirigir en Ecuador.

Manuel Jurado es uno de los jóvenes prodigios formados en el seno del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. Inició sus estudios musicales a sus 10 años de edad y con el trombón como instrumento en el núcleo de Puerto Cabello, estado Carabobo. Pero un año después su talento para conducir orquestas fue descubierto en un ensayo nada menos que por el maestro José Antonio Abreu, quien de inmediato lo ánimo a que se adentrara en el mundo de la dirección. Es así como Manuel, siendo un niño de 11 años empezó a conocer el difícil arte de cómo se llevan las riendas de una orquesta sinfónica.

El maestro Abreu lo tomó bajo su tutela y él mismo lo fue educando, pero también le asignó excelentes profesores como el maestro Diego Guzmán y el propio Gustavo Dudamel quien representa el Everest para este joven director. Asistió a seminarios y clases magistrales dictados por gigantes de la dirección como Sung kwauk, Claudio Abbado y Simon Rattle. Actualmente cursa estudios con el maestro Eddy Marcano, quien ha sido su último guía por el camino de los scores y las partituras.

Este novel talento ha recibido también el espaldarazo de otras estrellas del podio como Dietrich Paredes y Christian Vásquez, y ha tenido la oportunidad de dirigir a orquestas de la talla de la Sinfónica Simón Bolívar, Sinfónica de Caracas, Sinfónica Teresa Carreño, Sinfónica de la Juventud Yaracuyana, la Sinfónica Juvenil del Conservatorio Simón Bolívar y la Sinfónica Juvenil de Maracay entre muchas otras.

Actualmente Manuel Jurado busca abrirse campo en el exterior buscando dirigir nada menos que  en el ombligo del mundo: Ecuador y además, acaba de clasificar a la semifinal del Concurso Internacional de Dirección de Orquestal 3.0 que organiza la Orquesta Sinfónica Nacional de Paraguay en conjunto con la Escuela de Dirección de Orquesta y Banda Navarro Lara.

¿A qué edad comenzaste a dirigir y cuánto tiempo llevas dirigiendo?

Manuel Jurado: Comencé a dirigir a los 11 años y ahora tengo 25, no he parado de mover la batuta, nunca he dejado de estudiar en todo ese tiempo y así seguiré hasta lograr los objetivos.

¿Cómo se dieron las cosas para que comenzaras a dirigir?

Manuel Jurado: Es un cuento largo, pero me alegra recordarlo porque fue uno de los momentos más importantes de toda mi vida.

Ok, ya que es tan especial ¿cómo es ese cuento entonces?

Manuel Jurado: El maestro Abreu fue quien me descubrió como director, tenía 11 años y era principal de la fila de trombón de la Orquesta Sinfónica Infantil de Carabobo. Una noche estábamos dirigiendo en San Antonio de los altos, yo tenía mucho frio y se me secaron los labios, no podía tocar, entonces me puse a marcar el tiempo porque mis compañeros de fila se estaban perdiendo. Entonces me llamó la atención que un señor mayor me estaba mirando, yo no sabía quién era, él se acercó y me dijo: “mucho gusto yo soy el maestro José Antonio Abreu”. Luego me puse nervioso y él me dijo que me estaba observando, me preguntó:”¿Te gustaría dirigir?”. Yo no salía del susto y dije que ¡claro que sí! Entonces el maestro me dijo que me parara en el  pódium a marcar el tiempo. Yo había aprendido varios movimientos de mi director que era Joshua Dos Santos. Luego el maestro me dijo: “Hijo, tú vas a ser un gran director”. Luego llamó al maestro Diego Guzmán y le pidió que me diera mis primeras clases, así que Diego fue mi primer profesor de dirección, igual, mientras tanto el maestro Abreu me monitoreaba desde Caracas.

Es una historia muy bonita. Si te iniciaste en el mundo de la dirección de orquestas a los 11 años ¿cuántos años tenías cuando comenzaste a estudiar música?

Manuel Jurado: Entré al núcleo de Puerto Cabello a los 10 años de edad, quería estudiar trompeta pero no habían vacantes, agarré entonces el trombón, al principio me costó porque no llegaba a la vara.

¿Quiénes han sido los directores y las personas que más te han ayudado a lo largo de tu carrera además del maestro Abreu?

Manuel Jurado: El maestro Valdemar Rodríguez quien ha estado allí siempre ayudándome y dándome oportunidades durante toda mi vida, el maestro Christian Vásquez ha representado un gran inspiración y me ha dado mucho ayuda, es alguien a quien le tengo gran cariño; por supuesto al maestro Gustavo Dudamel quien es un icono, él nos enseñó a todos los directores el camino al cual tenemos que llegar. El maestro Eddy Marcano quien me tomó bajo su tutela y me dio un nuevo  sentido a mi carrera, también al maestro Diego Guzmán, quien me dio mis primeras oportunidades y no puedo olvidar a la maestra Yuly Mata quien fue mi primera maestra en Puerto Cabello.

¿Cómo ha sido tu proceso de formación académica?

Manuel Jurado: Además de recibir clases con los directores que ya te mencioné, asistí a clases magistrales con directores internacionales que venían a Venezuela como  Sung kwauk, Claudio Abbado y Simon Rattle. Yo también iba a luego a los ensayos de estos directores con orquestas como la Bolívar y la Terea Carreño, viendo los ensayos uno aprende mucho. Vi muchas clases con Gustavo Dudamel, pero el maestro Abreu siempre fui mi tutor. Mi última etapa fue con el maestro Eddy Marcano que han sido muy importantes, llevo ya 5 años con él y fue determinante, ahora veo clases con Teresa Hernández.

Ya has dicho muchas cosas positivas sobre el maestro Abreu, sin duda ha sido como un padre para ti, han cosechado una relación muy significativa de maestro a alumno ¿cierto?

Manuel Jurado: Lo es, es un padre musical, es un segundo padre, sin él no sé qué habría sido de mi vida. Tengo el nombre del maestro tatuado en mi espalda.

¿Cuáles han sido los momentos más importantes de tu carrera?

Manuel Jurado: El primero ya te lo conté, cuando me descubrió el maestro Abreu. Otro gran momento fue cuando dirigí en el Carnegie Hall con a la Sinfónica Simón Bolívar en 2012, tengo una foto guardada de ese momento que nunca olvidaré. Dirigí los bises de la orquesta, el Malambo de Ginastera y el Mambo de Bernstein.

¿Verdad que es imponente esa sala?

Manuel Jurado: Sí, imponente. Me sorprendió el público, no caí en cuenta cuán importante era esa sala y ese compromiso hasta que subí al podio (risas). Otro momento importante se dio cuando dirigí en el Royal Albert Hall en Londres, allí también fue impresionante, en esa oportunidad conduje a una orquesta con integrantes de distintas edades, desde niños de 8 años hasta ancianos, era un proyecto muy interesante. Con ellos hice todo un ensayo abierto, una experiencia muy interesante que tuvo lugar cuando fui como asistente del maestro Christian Vásquez y la Sinfónica Teresa Carreño.

En estos momentos estas participando en un concurso latinoamericano para directores de orquesta. ¿Cuáles son los detalles?

Manuel Jurado: Sí, es el Concurso Internacional de Dirección de Orquestal 3.0 que organiza la Orquesta Sinfónica Nacional de Paraguay en conjunto con la Escuela de Dirección de Orquesta y Banda Navarro Lara.

¿Cómo llegaste a ese concurso tan importante?

Manuel Jurado: Vi el anunció en Facebook, me pareció interesante y me inscribí, son varias rondas. Para la primera ronda tuvimos que  mandar un video donde estuviera dirigiendo a una orquesta con la obra que uno quisiera, yo lo hice con la Sinfonía Nº 12 de Shostakovich, dirigí con la Sinfónica de Caracas y agradezco muchísimo la confianza del maestro Dietrich Paredes por permitirme dirigir a su orquesta.

Te felicito porque lograste pasar a la segunda ronda ¿pero cómo llegaste luego a la semifinal?

Manuel Jurado: Me escribieron para decirme que quedé entre los 30 seleccionados de la primera ronda, fue una selección entre 200 aspirantes. Fue una gran alegría saberlo, estaba que saltaba de la felicidad. El video lo subieron a la página del concurso todo el mes de diciembre, la gente votó por su director favorito para pasar a la semifinal y yo quedé entre los 10 semifinalistas.

¿Y ahora qué va a suceder? ¿Cuál es el siguiente paso?

Manuel Jurado: Ahora para la semifinal debo grabar el primer movimiento para una sinfonía muy difícil que es la Patética de Tchaikovsky, lo voy a grabar con la Sinfónica Teresa Carreño y agradezco muchísimo al maestro Christian Vásquez por la oportunidad. El video además será colocado en Youtube y en la página oficial del concurso, de allí quedan los 3 finalistas: oro, plata y bronce. El ganador tendrá un premio en metálico, invitación para dirigir un concierto en la temporada 2017 con la Sinfónica de Paraguay y la distinción “Batuta de Oro”; también recibirá una invitación para impartir clases magistrales a la escuela de dirección durante el periodo 2017. La votación para seleccionar los tres primeros lugares será del 5 febrero al 5 de marzo.

¿Había otros venezolanos inscritos en ese concurso?

Manuel Jurado: Sí, éramos tres, pero ahora solo quedo yo.

Tú también has sido un joven director muy mediático. He visto que le has ido perdiendo el miedo a los medios de comunicación. Recuerdo cuando apareciste en la entrevista para la revista Newsweek y cuando saliste en Televen y en HBO.

Manuel Jurado: No me dan miedo los medios de comunicación cuando las entrevistas son por escrito, pero cuando es  en televisión si me da nervios, con la radio también se fluir y me gusta mucho. Entiendo la importancia de los medios de comunicación para un músico y agradezco a todos los medios que me han apoyado.

Además del concurso ¿cuáles son tus planes futuros?

Manuel Jurado: Tengo una invitación a Ecuador a finales de febrero, en septiembre también iré a dirigir varias orquestas en Ecuador y si se da lo de Paraguay y gano el concurso allí estaré. Estoy planeando también dirigir en otros países como Cuba y Perú.

¿Cuáles son las principales orquestas que has dirigido en Venezuela con  repertorio completo?

Manuel Jurado: Dirigí a las orquestas sinfónicas juvenil es de los estados Lara, Carabobo, Nueva Esparta, Barinas y la de Yaracuy que para mí es una de las mejores del país. También dirigía a la Sinfónica Juvenil del Conservatorio de Música Simón Bolívar que fue una escuela para mí, esa orquesta fue mi bachillerato y mi universidad. Como te comenté también he dirigido a la Sinfónica de Caracas y a la Sinfónica Teresa Carreño. Nunca olvidaré cuando el maestro Christian Vásquez me invitó a dirigir la Sinfónica Juvenil de Maracay y el repertorio era nada menos que Scheherazade de Rimski-Kórsakov. También dirigí Sinfónica Simón Bolívar en un concierto que formó parte del curso de dirección del maestro Eduardo Marturet.

¿Cuáles son tus compositores favoritos?

Manuel Jurado: Para mí Tchaikovsky es el papá de los helados, por lo apasionado y porque expresa demasiado, expresa todos los sentimientos a través la de música para tocar las almas de las demás personas. También me apasiona Mahler y Brahms cuya densidad es aplastante, cautivante y me encanta lo intelectual de su música.

Por: Roberto C. Palmitesta R.
proberto@crestametalica.com
@rpalmitesta/@escenarockfm (Twitter e Instagram)