Lo mejor del rock venezolano durante 2017

0
1115

Y Fueron héroes…

El 2017 fue un año muy triste para Venezuela con una crisis económica, política y social que se agudizo profundamente, sumiendo a los venezolanos en una oscura depresión, lo cual afectó al movimiento rockero en todas sus vertientes y fueron incontables los talentos que se vieron obligados a emigrar. Pero dicen que los peores momentos sacan lo mejor del artista, sirviéndole de musa y eso se hizo sentir en el país.

Contra todo pronóstico fueron muchas las agrupaciones que valientemente sacaron bien sea discos o EP, en formato físico, digital o hasta en CDR, algunas fabricándolos en el exterior y endeudándose a sabiendas que no recuperaran su inversión; en algunos casos los propios músicos armaron las carátulas a mano, artesanalmente, pero al final se arriesgaron y pusieron en manos de sus seguidores nuevas producciones discográficas, lo cual reviste un mérito enorme.

Esta lucha de David (músico venezolano) Vs. Goliat (monstruo de la crisis) fue librada a pulso y de manera heroica. Algunos de los álbumes que se estrenaron pueden catalogarse hasta de históricos. Las bandas que ya están posicionadas en otros países a punta de esfuerzos y sacrificios, afortunadamente contaron con los recursos para grabar y sobre todo manofacturar adecuadamente sus producciones. En 2017 hubo de todo: Rock progresivo, metal, rock clásico, indie, alternativo, experimental, punk, stoner, sludge, psicodelia, etc., fueron diversas e incansables las muestras de un talento desbordado que nos recuerda la Venezuela posible.

Sin ánimo de cortar la inspiración generada en las líneas anteriores, es criticable la actitud de algunos “artistas” o de supuestos “expertos en rock” de restar mérito a la bandas que están residenciadas en varios países, alegando que por eso les fue fácil tener los recursos para sacar y fabricar sus discos. ¿Fácil? ¡En serio! Estas bandas no fue que llegaron a otros latitudes y los estaban esperando con las puertas abiertas de los estudios de grabación, muchas de ellas primero la pasaron bastante mal en su Venezuela de origen y mucho trabajo les costó la cierta fama que les permitió viajar, y luego como decimos en criollo “se tuvieron que comer las verdes” para labrar su camino en suelo extranjero. ¡Dejen la envidia! y usen esa energía para trabajar y producir.

A cada banda nacional que haya sacado un disco en medio de esta crisis, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras todos debemos darle un aplauso o una reverencia… no merecen menos de eso.

Los mejores discos de rock venezolano de 2017 (sin orden específico)

Tempano “Nowhere Now here”

Un disco de rock progresivo realmente exquisito, que revalida el talento de esta banda que vuelve a su formato progresivo con la formación de Pedro Castillo en la guitarra y voces, Gerardo Ubieda en la batería, Giuglio Cesare Della Nocce en los teclados y Miguel Angel Echevarreneta en el bajo, la misma con la que la banda lazó su primer LP en 1979 y la misma con la que desde 1998 y a principios del nuevo milenios los llevó a girar en los mejores festivales de rock progresivo del mundo, codeándose con la crema y nata de esta tendencia.

“Nowhere Now here” es un disco que activa la imaginación desenfrenada de sus autores. Es una conjunción de rock progresivo de diversos matices, lleno de magníficos arreglos y detalles, que puede sonar a Genesis o a Yes, también hay pinceladas de Pink Floyd, pero con mucha inteligencia la banda no dejó fuera los elementos del prog que practican las nuevas generaciones. Un álbum memorable, que los venezolanos debemos celebrar y que ojalá inicie una nueva y exitosa etapa para este cuarteto.

George Henríquez y Álvaro Falcón “Blues”

El popular y muy querido George Henríquez lanza su primer disco fuera de Aditus y en compañía de su gran amigo Álvaro Falcón, quien en una etapa fue parte de dicha banda. “Álvaro y yo nos debíamos este disco” declaró George a la prensa y nunca es tarde cuando la dicha es buena. Si bien es un disco de versiones, ambos las tocan con tanta clase y estilo que las hicieron suyas.

La voz de George se encuentra y se complementa a la perfección con la guitarra de Álvaro, uno de los pioneros y maestros del blues en Venezuela. El disco rememora de la mejor manera el blues, el rock and roll y hasta el hard rock. Para terminar de poner la guinda participan como invitados especiales Gerry Weil y Nene Quintero en algunas canciones.

Viniloversus “Days of exile”

Nunca he sido fan de Viniloversus y sus primeros discos no me convencieron, pero cuando una banda da un giro y es capaz de atrapar, cautivar y convencer a quienes no creían en su música, pues eso tiene un mérito enorme. No soy el único que vivió ese proceso porque este “Days of exile” es un disco increíble, es música ejecutada con mucho corazón. Esta vez cantaron en inglés y eso los ha llevado a entrar de buena manera al mercado anglosajón.  Se trata de un disco impresionante, “remarkable” si lo decimos en inglés, añadiendo nuevos argumentos en el empleo de las guitarras y sumando el uso de los teclados. Con una producción meticulosa y un sonido muy moderno la banda amalgamó su combinación de indie y alternativo con el hard rock al estilo americano para proyectar sus sonoridades multidimensionales.

Felix Martin “Mechanical Nations”

Con Mechanical Nations, el virtuoso e innovador guitarrista larense Félix Martín se aleja del jazz fusión exhibido en trabajos anteriores, para acercarse más al rock-metal y al rock progresivo, con un sonido más potente, pesado y al mismo tiempo experimental. La estructura sonora también se para en los cimientos de la música tradicional venezolana, el world music, la electrónica y hasta la música de videojuegos le sirvieron de inspiración. Martin tuvo además una notable actuación en su tour por norteamericana, llegando a girar en varias ciudades con el gran Tony McAlpine.

Definitivamente algo sucedió en 2017 con la tendencia del stoner-sludge, creándose una pequeña movida en la que giraron en torno algunas bandas, pero principalmente la triada de Macondo Children, Doña Moña y Templo de Chivos. Independientemente de que casi todos los integrantes de estos conjuntos se fueron del país, igual hicieron ruido y dejaron huella con excelentes producciones que no pueden faltar en este recuento de 2017.

Macondo Children “Macondo Children”

Macondo Children, el dueto entre Humberto Pérez en la voz y guitarra, y Chivo Machado en la batería vivió un 2017 muy dinámico, promocionando en otras latitudes su combinación de rock stoner y sludge, pero con aires sudamericanos y sobre todo con mucha crudeza, desenfado y feeling. Se nota que el dúo estaba bien inspirado antes de entrar al estudio. Música de alto octanaje que fue bien recibida por audiencias tan exigentes como la argentina. Si bien el primer single se dio a conocer en  2016, el resto de la placa vino a disfrutarse y promocionarse en los 12 meses siguientes que están por terminar.

Doña Moña “Doña Moña”

Con un estilo similar al de Macondo, el trío Doña Moña conformado por Alejandro Castro en la voz y guitarra, Claudio Leoni en la batería y Luis Manuel Jiménez en el bajo sacaron su primera producción discográfica en formato digital.  La banda patentó una fórmula para obtener un recorrido musical por el stoner, el sludge, el Krautrock, la psicodelia, el heavy rock clásico y el punk de vanguardia, pero con una dirección que unifica todas las propuestas a través del rock latinoamericano.  Llama la atención el sonido vintage o de vieja escuela que se obtuvo a través de un proceso de grabación y producción orgánico, pero bastante ambicioso.

Templo de Chivos “ACV-666”

Stoner – sludge hecho en Puerto Ordaz y con mucha personalidad es lo que ofrece la banda Templo de Chivos y así se refleja en su EP “ACV-666”. Si bien es cierto que practican las tendencias mencionadas ellos han sabido darle un toque muy criollo en el planteamiento lírico y un carácter histriónico a sus interpretaciones. Consiguieron presentar un producto con mucha originalidad y espontaneidad, y eso se aprecia y se agradece dentro de una movida que a veces se estanca porque sus actores se limitan a imitar.

Fordelucs “Despierta”

Definir el estilo musical de Fordelucs no es sencillo, su mestizaje los hace camuflarse en varios ambientes. Ahora con “Despierta” le llevan a sus fans la que quizá sea su apuesta más ambiciosa, con un disco que si bien marca sus influencias de la movida de los años 90, también se atrevieron a experimentar con sonidos más electrónicos y una mayor presencia de teclados; hasta podría hablarse del uso de influencias progresivas. Me gustan los discos donde las bandas apuestan y por lo tanto arriesgan, más aún aquellos que requieren varias escuchas para poder ser apreciados en detalle.

Pez Volador “Fiesta en el Limbo”

Repito una vez más que “no me gusta el indie”, pero en el caso de Pez Volador, al escucharlos desde la primera vez dije: “¡Aquí hay algo!” y captaron mi atención. Ganadora del festival Viva Rock Latino 2016 y nombrada como “Artista Revelaciónen los premios Unión Rock Show, acaban de estrenar su EP de cuatro temas titulado “Fiesta En El Limbo”. Provenientes de Puerto Ordaz e Integrada por Miguel Ángel Roa (Guitarra y voz), Julio Gámez (Guitarra), Marco La Fata (Batería), Carlos Guerra (Bajo) y Cristian Roso (teclados) logran fusionar un indie muy a la venezolana (no se limitaron a fusilar a los Artic Monkeys o a Franz Ferdinand) con el rock alternativo y el rock and roll logrando algo que ellos mismos denominan “rock artesanal”. Fueron producidos por Ramsés Urbina y Jesús Ramos, pero la mezcla y masterización estuvo a cargo del ganador del Latin Grammy, Fidel Goa.

Mención especial tiene Zapato 3 por su single “Amaranto”, será un solo tema pero fue maravilloso tener nuevo material de estos pioneros del rock venezolano, y algo digno de celebrar. De por sí la canción es magnífica y apunta hacia un futuro prometedor. ¿Tendremos en 2018 un larga duración de Zapato 3? Ojalá!

Por: Roberto C. Palmitesta R.
proberto@crestametalica.com
@RPalmitesta @EscenarockFM