“La complejidad del problema del rock nacional (o el por qué estamos como estamos)”

0
175

Hablar de la situación por la que atraviesa el Rock Nacional (en todas sus variantes) en nuestro país normalmente implica caer en una discusión donde pareciera (y de hecho es así) que sin importar el paso del tiempo o el número de personas que participen en ella, los argumentos que se esgrimen, los problemas que se exponen, las causas, las carencias, los errores y aciertos son siempre los mismos. Sin embargo hay un lugar común en todo esto y es el hecho de que siempre tratamos de ver los diferentes puntos de manera aislada. Es decir, cada una de las personas que participa en la discusión señala uno o 2 problemas máximo y afirma que allí estriba el meollo de todo, por lo que creo (sin temor a equivocarme), que estos análisis son el resultado de una visión “simplista” del asunto y no estamos tomando en cuenta todo el conjunto de factores que influyen en nuestro problema, empeñándonos en creer que es algo muy sencillo y que todo se debe (por ejemplo) a que no hay lugares para tocar o que los medios no apoyan.

¿Qué quiero decir con esto? Sencillamente que la problemática del Rock Nacional es algo muy complejo en donde cada uno de los individuos que hacemos vida dentro este (publico, medios, músicos, bandas y productoras) estamos profundamente implicados (muchas veces sin darnos cuenta de ello).

Intentare desglosar  en las siguientes líneas al menos los aspectos más destacados que en este momento se me vienen a la memoria para tratar de ilustrar de una manera más clara todo esto:

 A manera de introducción, no puedo dejar de mencionar:

La Proclamada Unión:

Nos encanta pensar y creer que somos un solo ente, es decir que todos llevamos el vínculo del rock, que somos hermanos, la pasión de la música, de las guitarras estridentes, de los solos bien elaborados, la energía, la magia del rock, todo ellos nos hace sentir únicos nos hace vibrar y sentirnos orgullosos: somos “ROCKEROS”.

Ahora bien ¿somos en verdad unidos?, ¿en verdad creemos que hay una sola bandera bajo la cual nos agrupamos todos?, ¿Existe verdaderamente una especie de código, de denominador común que nos identifica? ¿Realmente peleamos y defendemos nuestro rock en todos sus géneros bajo cualquier circunstancia?, ¿Acaso ese sentimiento de orgullo y de unidad es alimentado solamente por las bandas de rock internacionales?, ¿Somos capaces de defender con vehemencia al Rock Nacional y de comprender por lo que debe pasar una banda en nuestro país?

Con esto en la mente, veamos los siguientes casos:  (Quiero aclarar que aunque los colocaré por separado, podremos ver como se entrelazan unos con otros, defendiendo mi “teoría de la complejidad”)

1-Las Bandas:

Normalmente existe un gran problema (al menos a mi juicio) cuando comenzamos una banda y es que no nos fijamos un objetivo, es decir no nos preguntamos qué es lo que realmente queremos con ello, ¿somos un grupo de panas que quiere tocar para divertirse y luego que cada quien siga su camino?,  ¿Queremos simplemente pasar el rato, matar algunos tigres “levantarnos” alguna chica (o) y ya?, ¿estamos armando la banda para tocar en algunos centros nocturnos y ganarnos una plática?, ¿es solo el capricho de un grupo de adolescentes o una excusa para llevar una vida de excesos por un tiempo?, ¿O queremos ser una BANDA DE ROCK como aquellas que seguimos y admiramos?.

Seguramente más de un lector estará pensando en este momento que todo lo anterior es una tontería pero resulta que no lo es, ya que dependiendo del objetivo, la actitud del músico es completa y hasta radicalmente distinta.  Señores, tener una banda implica RESPONSABILIDAD EN TODO SENTIDO,  actitud, calidad instrumental grupal e individual, IMAGEN, conocimiento, cultura general, respeto y cada uno de los integrantes TIENE  que entenderlo así y estar dispuesto a asumirlo.

Es aquí donde muchos fallamos, ya que precisamente nos saltamos ese primer paso, trayendo consigo una serie de actitudes distintas, muchas veces antagónicas y que finalmente derivan en algo totalmente nocivo para nuestra añorada imagen de unión, de colectivo, que es la crítica destructiva: públicamente nos dedicamos a denigrar a las otras agrupaciones y/o a sus ejecutantes e instrumentistas, sin recordar que teóricamente estamos en búsqueda de un mismo objetivo o persiguiendo el mismo sueño y (lo que es peor) nos olvidamos que hay un público que nos sigue, que muchas veces nos idealiza porque de una u otra manera representamos algo importante para ellos.

Hoy en día es muy común escuchar o leer criticas entre las distintas agrupaciones de rock en nuestro país que parecen extraídas de un debate político de bajo nivel, con lo cual habría que preguntarse ¿No se supone que todos juntos conformamos un medio, una especie de elite ya que somos los que mantenemos viva la llama del rock en Venezuela?, si bien es cierto que debe existir una cierta competencia ¿no se supone que la misma debe existir al momento de estar en la tarima demostrando con hechos y no con palabras la calidad del performance y no trascender dicha competencia más allá del stage? ¿Acaso no somos un gremio que constantemente nos estamos cruzando en los diferentes conciertos e inclusive en diferentes bandas a lo largo de nuestras carreras?.

Existen muchos otros aspectos que señalar en este sentido pero definitivamente EL ABSURDO ENFRENTAMIENTO ENTRE LAS BANDAS Y LOS MUSICOS QUE LAS CONFORMAN (POR LAS RAZONES QUE SEAN) así como la falta de una actitud definida, no permitirá jamás que obtengamos el respeto que merecemos como profesionales ni que el Rock Nacional tenga el estatus que merece no solo en nuestro país sino mas allá de él.

2- Las Productoras u Organizadores (as) de eventos:

Lógicamente sabemos que hay productoras grandes, medianas, pequeñas y por supuesto un alto porcentaje de “gente bien intencionada” que se dedican a organizar eventos, aunque cada una presentará diferentes características según la magnitud de sus intereses así como sus posibilidades hay una constante presente en todas (por supuesto no se puede generalizar pero digamos que es lo más normal) y es LA RENUENCIA A PAGAR POR EL TRABAJO DE LA BANDA y la desagradable e increíble actitud de “COMPRENDE QUE TE ESTOY DANDO UNA OPORTUNIDAD UNICA”, es decir esta gente suele creer que te está haciendo un favor al colocarte en el cartel de su evento y que tú debes estar agradecido, ante lo cual, es casi una bofetada que te atrevas a insinuarle siquiera la posibilidad de un pago y a veces hasta que les preguntes por una prueba de sonido, camerinos, rueda de prensa etc.

Al momento de compartir escenarios con una banda internacional, esa actitud “del favor” se siente con mayor fuerza que nunca, no solo no te quieren pagar (y cuando llegan a hacerlo las sumas son absolutamente irrisorias, llegando en algunos casos a ser menores a un sueldo mínimo) sino que te niegan rotundamente la posibilidad de una prueba de sonido (y si te la permiten se dedican a ponerle tal cantidad de trabas y limites que es como si no la hicieses), además de esto, nunca quieren que lleves tu personal técnico completo y mucho menos que lleves a tu propio ingeniero de sonido, (esto último es visto casi como una afrenta), no te proporcionan (por lo general) un espacio adecuado para la banda (jamás olvidare la cara de estupor de cierto afamado guitarrista internacional cuando preguntó por el camerino de nuestra banda para conversar tranquilamente y le dijimos que el mismo era uno de nuestros vehículos), para finalmente rematar al momento de tu performance con las restricciones en cuanto al uso de la consola de sonido (como si a los ingenieros de una banda internacional hoy en día les importase demasiado que se muevan los controles).

¿Qué es lo más triste de esto? Se supone que en ese momento TU ERES LA CARA DE VENEZUELA ANTE EL MUNDO Y SON TUS MISMOS COMPATRIOTAS VENEZOLANOS LOS QUE TE ESTAN PONIENDO TODAS LAS TRABAS PARA  QUE TU ESPECTACULO NO SEA UN SHOW DE ALTURA SINO LO MAS MEDIOCRE POSIBLE. (Tristemente debo mencionar acá a cierto ingeniero de sonido que en algún momento llego a ostentar fama de ser el mejor del país diciéndonos a las bandas nacionales que participaríamos en un evento de corte internacional que teníamos que sonar mínimo 10 db por debajo de las demás bandas, este señor luego se dedicó a entorpecer la labor de los distintos ingenieros prohibiéndoles manipular la consola para mejorar el sonido de las bandas nacionales).

Si es un evento nacional, (y más aun si es organizado por los panas “buena intención”), comienza la letanía por la sempiterna crisis que vive el país y suelen repetirte hasta el cansancio frases como “bueno ya sabes que no hay mucho, así que no me vayas a tirar duro” y es entonces cuando comienzan una serie de situaciones que se repiten constantemente con esta clase de gente y son las siguientes: te llaman para un espectáculo a mas de 700 km de dónde vives pero no quieren pagarte transporte, el alojamiento te lo dan solo para músicos (o sea de nuevo olvídate de técnicos), les envías unas especificaciones de sonido que deben cumplir para el buen desenvolvimiento de tu banda y por ende del evento y parece que jamás las leen ya que al llegar al lugar del show ves que el sonido lo proporciona la miniteca “xxxetion” y luego de todo esto  aun  te dicen sonriendo previa palmadita en el hombro “tranquilo que acá te damos la comida y toda la bebida que quieras”.

Por supuesto si les mencionas que requieres un pago por tu trabajo se ofenden inclusive si les dices (por aquello de ir y tocar, de mostrar tu talento) que por lo menos te facturen el pago de tu ingeniero de sonido y Roadies. Aunado a esto, prácticamente nunca cumplen con los horarios estipulados en la programación generando retrasos de hasta 6 horas para tu turno en la tarima o de lo que es peor para el acceso del público al lugar, generando una serie de polémicas y situaciones desagradables sin ningún sentido, ya que ¿Cómo puede pensarse que por el solo hecho de hacer lo que te gusta ello no implica que sea un trabajo y que como tal se te debe pagar por ello? ¿Cómo puede ser mal visto que tu como artista que vas a brindar un show profesional, que vienes a cumplir con tu labor de entretener, pretendas exigir un pago justo y acorde a tu trabajo?, ¿Cómo un “organizador” puede pensar en que al colocarte en el cartel “te está haciendo un favor” cuando precisamente ello le da mayores posibilidades de atraer público?

Lamentablemente existen algunas bandas que se prestan sin chistar a estos “toques por alcohol y comida” con lo cual están afectando directamente a todas aquellas agrupaciones que defendemos el hecho de que nos sufrague por nuestro trabajo ya que con alcohol y comida no costeamos las horas de estudio ni los cueros de la batería ni tampoco las cuerdas de bajo y guitarra. Además de que (lo he visto) estas productoras (sin excepción) se dedican a verter comentarios malsanos acerca de la banda que tuvo el tupé de exigirle el estipendio, aderezando los requerimientos de dicha banda hasta elevarlos a la categoría de banda internacional, para posteriormente endulzar los oídos de estos otros músicos (alcohol y comida) asegurándoles  que son lo máximo que llevan el rock and roll en las venas y que esa debe ser la actitud de una verdadera banda de rock.

Por supuesto, sabemos que no todas las productoras encargadas de los eventos son así pero estos son los casos y situaciones más comunes.

Ahora bien, luego de esa mencionada  “falta de seriedad” predominante y de los constantes dimes y diretes entre bandas mencionados previamente pregunto: ¿Cómo podemos esperar respeto por parte de los organizadores de eventos si no nos respetamos nosotros mismos?, ¿con que cara podemos exigir que se nos valore como músicos profesionales, que sin importar si esta actividad es hobby o no SE NOS PAGUE COMO ARTISTAS QUE SOMOS?.

Hay otro aspecto que siempre me ha llamado la atención y es que por alguna extraña razón por mucho que una banda nacional intente explicar el porqué no pudo tocar en un evento o porque hubo unas horas de retraso en el mismo y haga énfasis en que todo se debe a la ineficiencia de la productora, el público jamás lo entiende así y termina endilgándole toda la responsabilidad del mal sonido, el retraso etc a la agrupación nacional diseminando el mortal virus de hablar mal de los grupos nacionales. Sumemos ahora: músicos más productoras más público hablando mal del Rock Nacional, interesante ¿no?, esto nos lleva por supuesto al siguiente punto:

3- El público:

Para analizar este item no podemos olvidarnos de los dos anteriores ya que resultan de vital importancia en el mismo.

Una vez leí por allí unas declaraciones de Elkin Ramírez (vocalista de kraken) donde mencionaba que el publico de rock era uno de los más difíciles del ámbito artístico musical y estoy seguro que el de Venezuela debe ser justamente el más complicado de todos, ¿Por qué digo esto?, fíjense en las siguientes situaciones: si vamos a un show de una banda internacional, por lo general estamos rogando que no haya ninguna agrupación nacional en el cartel, si la hay entonces preferimos ingresar al reciento después de la intervención de la banda o en el último de los casos nos dedicamos a abuchearla (supongo que pensando en que terminaran su performance rápidamente) para luego comentar “es que no tocan bien pana deja que salgan los xxxxx para que tu veas cómo les dan 3 patadas, por eso es que aquí no vamos a salir de abajo en el rock nunca suenan como ellos” (recuérdese el punto anterior con las productoras). Esto lógicamente conlleva a la actitud de NO-ME-IMPORTA-PAGAR- 6 CIFRAS-POR-UN GRUPO-INTERNACIONAL-PERO-NO-PAGO-POR-UNO-NACIONAL y a la archi conocida “ir y no ver o venir y no entrar” explicada en un post anterior, (voy al evento de rock nacional pero me quedo afuera bebiendo y no entro).

Por si esto fuera poco, existen en nuestro público una serie de peculiaridades que describiré de inmediato:

La primera de ellas tiene que ver con el uso de nuestro idioma y es el sustituir la frase “no me gusta” por la palabra “malo” (también presente en algunos músicos y medios): ¿Cuántas veces no hemos escuchado por allí a alguien decir, la banda  xxx  es malísima son demasiado malos?, les recomiendo que la próxima vez que ello ocurra pregúntenle  a esa persona por que dice que esa agrupación es mala. Casi con toda seguridad  la primera respuesta será: “es que son muy malos brother” vuelvan a preguntar el porqué, exijan que les explique la razón de ese calificativo, verán cómo después de muchos balbuceos y de divagar les dirá de muy mala gana “bueno es que ultimadamente de pana no me gustan g…on”.

Pregunto ¿Acaso el hecho de que no me guste una banda porque no sea mi estilo, porque no me guste su imagen o sencillamente porque sus integrantes no son de mi agrado me da el derecho de catalogarla como mala? La diferencia entre la frase “no me gusta” y la palabra “mala” es abismal amigas y amigos no lo olvidemos.

La segunda está relacionada por un lado con lo expuesto en el párrafo anterior y por el otro con la idiosincrasia de nuestra sociedad y es el sempiterno defecto de repetir lo que escuchamos por allí sin constatar por nosotros mismos la veracidad del hecho: Es muy común que la gente escuche a otras personas(amigos, conocidos, medios, productoras etc) referirse a una agrupación como lo peor de la música nacional, catalogando a sus músicos de cretinos (entre otros epítetos descalificativos) y, sin haber siquiera escuchado a la banda en estudio (mucho menos en vivo), ni conocer a sus integrantes, ratifica y pregona a los 4 vientos (con su respectiva dosis personal) la etiqueta adjudicada por un tercero a dicha banda.

Por último está el valorar un concierto por  lo que en criollo denominamos “la acabadera de trapo” que haya habido en el mismo. Me explico, le preguntas a cualquier persona “que tal estuvo el xxxx festival?” y su respuesta es “brutal, de lo que te perdiste vale, demasiado aguardiente, me metí tremenda pea, no me podía mantener en pie, hasta me quede dormido en esa ve..a,  me desperté con el pantalón roto y la cara pintada, medio mundo  estaba rascao ahí, que va..a tan buena ha sido el mejor concierto de mi vida.”  Seguidamente le preguntas: “ah ok claro pero me refiero ¿Qué tal las bandas?  Y su respuesta increíblemente suele ser:  “burda de malas casi todas, bandas nacionales al fin, por eso me dedique a beber y a estar pendiente de las lobas que andaban por ahí, pero chamo bestial el sonido del concierto ojala todos fuesen así”

 Quiero aclarar que no tengo nada en contra de beber y pasarla bien, solo que ante estas actitudes siempre me preguntaré ¿un concierto vale la pena por la cantidad de alcohol que logre pasar y beber o por la calidad de las bandas y del sonido? ¿Acaso el objetivo principal de ir a un concierto no es precisamente el disfrutar del performance de una banda en directo?

Por fortuna NO TODO EL PUBLICO ES ASI y hay gente que verdaderamente disfruta, apoya y critica de manera constructiva pero situaciones como las que he descrito son cada día más comunes en nuestro movimiento.

4- El Idioma del Rock:

Todos sabemos que el rock tiene un origen sajón, de hecho sus mayores exponentes pertenecen en gran medida a 2 países de habla inglesa, quizá sea por esto que en el resto del mundo se asumiera este idioma como el más apropiado para hacer rock. Sin embargo, en los países de habla hispana se dio un movimiento muy interesante: hacer rock en español, buscando de este modo que el mensaje de las letras pudiese ser entendido claramente por todas y todos los fanáticos de esta música, lo cual es sencillamente genial.

Ahora bien, (volvamos al punto de los objetivos), si una banda está tratando de convertirse en un fenómeno internacional, es mucho más sencillo lograrlo cantando en ingles que en español o en cualquier otro idioma (y esto es una verdad universal por mucho que nos duela), pero resulta que en Venezuela esto es un verdadero problema, ¿Por qué?, pues porque si una banda canta en español tenemos un sector del público que lanza comentarios como estos: “por favor ¿Quién dijo que el rock se canta en español?, “que feo se oye eso así, si cantasen en ingles seria otra cosa”, “sinceramente no llegaran a ningún lado”, “por eso es que estamos como estamos” (y pare de contar).

Si esa misma banda u otra cualquiera decide cantar en ingles, LA MISMA GENTE QUE SE HACIA ECO DE LOS COMENTARIOS ANTERIORES DICE “por dios que patéticos ahora estos se creen gringos”, “cuidado, ay si., van a ir a wacken ahora, ridículos” “pana que pronunciación tan balurda, la música está bien pero con ese ingles tan chimbo no llegaran a ningún lado”, “que idiotas y que diciendo que son una banda de rock nacional, las bandas de rock nacional TIENEN QUE CANTAR EN ESPAÑOL sino pierde el sentido”.

Ante esto, cabe preguntarse ¿Por qué las bandas de Holanda, Finlandia, Alemania, Dinamarca, Suecia, Italia etc (tan en boga hoy en día) cantan casi exclusivamente en ingles? (que no es su idioma natal). Resulta interesante el hecho de que durante mucho tiempo me he dedicado a revisar los diferentes medios de esos países y nunca he conseguido NI UNA SOLA CRITICA porque sus agrupaciones adoptasen este idioma para salir adelante. ¿Tenemos derecho entonces a criticar destructivamente a un grupo por el simple hecho de intentar llegar un poco más lejos?.

Creo que el día (ojala fuese pronto) en que el Rock Nacional produzca los ingresos como para que podamos vivir de él, cabria ser un poco más agudos en este sentido, alegando que si acá el éxito es avasallante no necesitamos de grandes compañías foráneas o de medios extranjeros que nos digan en qué idioma cantar, pero de momento y dadas las particularidades de nuestro país es TOTALMENTE RESPETABLE QUE UNA BANDA DECIDA CANTAR EN INGLES PARA PROBAR SUERTE.

Lógicamente, podemos y debemos hacer las críticas o recomendaciones que creamos pertinentes para que el producto mejore y sea de calidad, pero no para denigrar y destruir.

5- Medios de Comunicación:

Analizar esto es ya de por si complejo y extenso,  por un lado tenemos a los grandes medios o el “mainstream” y por el otro los medios especializados, aquellos que en su mayoría nacieron por la iniciativa de gente que se hartó de que no nos tomasen en cuenta y decidieron convertirse en “comunicadores sociales del rock”

a)      Los grandes medios (el mainstream):

Pareciera que no hay mucho que decir, esta gente por regla general nos ignora por completo pero basta y sobra que venga una gran banda internacional para que traten de entrevistarla y por supuesto hagan un verdadero desastre dejando en ridículo la capacidad de nuestros comunicadores sociales (con verdaderas “perlas” que van desde confundir a roadies con músicos, pronunciar erróneamente el nombre del grupo, ignorar a luminarias del cine que suelen acompañar a los músicos hasta etiquetar como agrupación de rock a cualquier banda que utilice una guitarra eléctrica).

En contraparte, cuando revisamos los videos de tv de países, como Brasil, Argentina, Colombia, Chile y España vemos como sus bandas nacionales aparecen en los programas de entretenimiento sabatino y no solo sus entrevistas son correctas sino que suelen ser geniales, donde se nota el trabajo del comunicador así el mismo no comulgue con la música rock, por si esto fuera poco, las bandas tocan REGULARMENTE en dichos programas, entonces ¿Qué pasa aquí?, bueno una de las razones (entre muchas que se nos ocurran) la podemos tener leyendo los párrafos y puntos anteriores, ¿Cómo convencer a un productor de este tipo de programas que apoye al rock con semejante background?.

Pero esto no es todo, estos canales de “corte popular” tienen programas especializados de rock en horarios estelares ¿la razón? Estos programas generan audiencia, tienen el apoyo incondicional de sus seguidores y no existe una legión de criticones de oficio dedicada a destruir el trabajo, con lo cual dicho programa atrae la atención de patrocinantes o si lo prefieren “sponsors” que costean los gastos de producción y generan ganancias para quienes los producen.

Ahora bien, si no nos respetamos entre bandas, si no logramos que las productoras nos respeten si no nos damos nuestro lugar como publico de rock, ¿podemos ejercer algún tipo de presión en estos grandes medios para que nos abran espacios? Evidentemente no

b)      Los medios especializados:

En los últimos 10 años hemos visto como han venido en aumento los distintos medios especializados en rock en nuestro país, impulsados en buena medida gracias al internet, es así como hoy en día contamos con un sin número de páginas web, programas de radio y tv (tradicionales y online), podcasts en fin, una serie de herramientas impensables para las bandas en la década de los 80s y de principios de los 90s.

La mayoría de estos medios simplemente nacieron (como mencioné al inicio de este ítem), como respuesta al “cerco comunicacional” impuesto al rock nacional por los medios del “mainstream” y definitivamente es algo grandioso, sobretodo si se toma en cuenta que en su mayoría fueron creados por gente común, (es decir, gente que en un principio no eran comunicadores sociales titulados), rockeras y rockeros que decidieron abrir un espacio para la música dura.

A primera vista todo pareciera ser maravilloso, pero la realidad es que (salvo algunas excepciones), tenemos un montón de medios especializados dedicados casi 100% a difundir el rock allende a nuestras fronteras y en algunos casos no existe gran diferencia entre leer estas webs, ver o escuchar estos programas y leer heavy rock magazine, metal hammer etc, en fin son gente que cubre detalladamente cuanto concierto de banda internacional hay en suelo venezolano pero nunca (o muy rara vez)  un evento nacional.

Además de ello, existe un segmento de estos medios que se ha contagiado del mal que ya hemos descrito anteriormente que es el hablar mal de las bandas y los músicos (es lógico, piensen, esto es formado por gente común, fans, algunos músicos, etc), olvidándose por completo de la ética periodística que debe reinar EN CUALQUIER MEDIO DE COMUNICACION, convirtiéndose en lugar de críticos en simples criticones de oficio.

¿Qué logra todo esto?, recordemos los puntos anteriores y la ecuación: músicos más productoras mas publico hablando mal de una banda nacional, agreguémosle ahora uno o más medios de comunicación en la misma actitud; ¿se dan cuenta de lo que tenemos, a lo que nos enfrentamos, con lo que convivimos?

Por ende este constante pregonar a favor de  la “cultura de la crítica destructiva” provoca que ningún medio pueda mantener algo que en principio pareciera ser una gran idea por el intercambio con los lectores, me refiero a los foros, ¿Por qué? Porque sencillamente de 20 intervenciones 18 son para criticar destructivamente a una banda o al medio en sí de manera vulgar y soez. Es más, puedo decirles que he visto con mis propios ojos como en foros de paginas internacionales donde han reseñado a algunas bandas Venezolanas NUESTROS MISMOS COTERRANEOS SE DEDICAN A CRITICAR DURAMENTE A ESAS BANDAS DICIENDO QUE NO MERECEN ESTAR ALLI QUE SON LO PEOR DE NUESTRO PAIS ETC .

¿Qué clase de actitud es esta? Lo que es peor y que resulta enormemente vergonzoso es que revisas y lees las publicaciones del resto de los foristas y NADIE ABSOLUTAMENTE NADIE ha hecho comentarios de esa índole.

Repito que no tengo nada en contra de las criticas y recomendaciones hacia algo o alguien pero hechas de manera constructiva, buscando que quien las recibe comprenda el mensaje y corrija lo que pensamos es un error o que se debe mejorar.

Con algunos programas de radio ocurre hoy en día algo que hace unos años era impensable, se han contagiado del virus “te estoy haciendo un favor” (ya descrito anteriormente) y consideran que colocar tu música implica que les debes algo, que gracias a ellos estas teniendo acceso al estrellato de la radio y que el renombre que pueda tener tu banda se debe a ellos, llegando inclusive a exigirte un pago por hacerle mención a cualquier evento que tengas (ojo mención en el programa, no una cuña profesional de radio). Y si se te ocurre reclamarles su actitud te vetan de su programación.

 Ante esta actitud me pregunto: Si eres un medio de comunicación ¿NO ES ACASO TU DEBER DARLE PROMOCION A LAS BANDAS NACIONALES DE TU PROPIO PAIS?, ¿ACASO NO TE ESTAS BENEFICIANDO CON MAYOR SINTONIA POR COLOCAR ESTA BANDA EN TU PROGRAMA SOBRETODO TOMANDO EN CUENTA QUE LA BANDA DEBE HABER HECHO PUBLICIDAD ENTRE SUS FANS PORQUE ESTARIA ALLI? SI CUALQUIERA DE LAS GRANDES  BANDAS INTERNACIONALES SE APERSONASE A LA RADIO, ¿LE EXIGIRIAS TAMBIEN UN PAGO POR HACERLE MENCION A SU CONCIERTO?.

No quiero decir con esto que estoy en contra del cobro por la elaboración de una cuña de radio, de hecho no soy quien para ponerle precio al trabajo de nadie, pero vengo de una época en la que grandes personajes de la radio nombraban en cada programa los distintos eventos de rock nacional con fecha, lugar y costo de la entrada SIN NINGUN PROBLEMA Y A VECES SIN QUE LAS BANDAS SE APERSONARAN AL PROGRAMA. (La ley ha cambiado es verdad pero tampoco tanto).

Tampoco pretendo que los distintos medios se basen exclusivamente en el rock nacional sino en que VERDADERAMENTE EXISTA UN EQUILIBRIO y que también podamos saber cómo estuvieron los pequeños eventos o que piensa NUESTRA prensa de determinado concierto, de las bandas emergentes etc

A manera de conclusión:

Esto es amigas y amigos, el panorama que existe en nuestro rock, por supuesto he obviado muchísimas cosas más, sin embargo mi idea al escribir estas líneas es que nos demos cuenta de que todo es una cadena, que cada uno de los que formamos parte de este colectivo tenemos mucho que ver con la situación que vive el rock nacional y que pretender seguir machacando los argumentos del poco apoyo del público y de la ausencia de locales sin detenerse a analizar qué es lo que realmente está provocando eso es no querer enfrentarse a la realidad en que vivimos.

Particularmente me siento muy orgulloso del Rock Nacional, crecí en una época en que ver la bandera roja blanca y negra con la insignia RN era motivo de orgullo, algo que te daba identidad (cosa que no he visto en ningún otro país) y que en mi caso siempre pensé que no le pertenecía a una banda en particular sino a todas. Hoy en día diversas razones hacen que esa bandera no sea (para algunos) precisamente algo muy popular y creo que no tiene caso caer en una discusión estéril del porque, simplemente creo y pienso que si VERDADERAMENTE todos nos decidimos a reflexionar y a asumir que NUESTRAS BANDAS SIN IMPORTAR SIN SON PRINCIPIANTES O CON UNA CARRERA ESTABLECIDA SON BANDAS SERIAS QUE MERECEN RESPETO, QUE NUESTROS MUSICOS DESDE LOS MAS JOVENES HASTA LOS NO TAN JOVENES SON PROFESIONALES Y EN DEFINITIVA ARTISTAS QUE MERECEN RECONOCIMIENTO Y RESPETO, QUE NUESTROS MEDIOS REPRESENTAN NUESTRA PRENSA QUE SON PARTE DE NOSOTROS QUE EN DEFINITIVA SON NUESTRO MEJOR ALIADO, QUE TODOS JUNTOS INFLUIMOS DE MANERA DIRECTA EN EL PUBLICO QUE NOS VE, QUE NOS ESCUCHA, QUE NOS LEE  Y QUE FINALMENTE LAS PRODUCTORAS ESTAN ALLI PARA LOGRAR UNA RELACION DE MUTUO BENEFICIO CON LAS BANDAS se logrará un cambio en esta filosofía y en este negocio llamado ROCK.

Joad Manuel Jiménez
Sub Director General
Maracay
Email: joadmanuel@crestametalica.com
Redactor “Personajes del Rock” y “La Sinfonía del Metal”
Email: Lasinfoniadelmetal@crestametalica.com
Twitter: @joadmanuel