IRON MAIDEN, EN CARACAS VENEZUELA, 17 AÑOS DESPUES (5 DE MARZO DE 2009) (Por: Joad Manuel Jiménez)

0
381

Han pasado casi 20 años desde aquel histórico mes de Octubre de 1992, cuando tuvimos a la doncella de hierro bajo la cúpula del Poliedro de Caracas durante dos gloriosos días, en aquella oportunidad Harris y Cia nos dieron una verdadera lección de heavy metal y (vale decirlo), la mayoría de los que estuvimos allí pensábamos que (dada la mecánica de conciertos en nuestro país), no tendríamos una nueva oportunidad de verles en Venezuela. Sin embargo el sueño se hizo nuevamente realidad y el 5 de Marzo, en medio de un cambio de locación de último momento, volvimos a rendirnos en los brazos de la Doncella, esta vez  bajo el marco de la gira “Somewhere Back In Time”.

La empresa encargada de llevar las riendas de tan magno evento, no es una debutante en estas lides sin embargo, la organización fue un absoluto desastre. Inicialmente el concierto estaba pautado para realizarse en el Estadium de Béisbol de la Universidad Central de Venezuela y DOS DIAS ANTES DEL SHOW se lanza la noticia de que el mismo se realizará en el Estacionamiento del Poliedro de Caracas, bajo la excusa de una mayor capacidad de aforo.

Llegamos al lugar a las 4:00 de la tarde, (el concierto estaba pautado para las 7 pm) y pudimos comprobar que a pesar de ser Jueves, un numero más que considerable de fanáticos  daba a la fila dimensiones extraordinarias. En vista de que la empresa encargada del concierto anunciaba con bombos y platillos la presencia de una zona V.I.P (o preferencial si les gusta más), recorrimos el lugar buscando la fila de los que adquirimos dichos boletos, notando con sorpresa no solo que existía una única fila, (la cual se dividía al llegar a la puerta de entrada) sino la total ausencia de personal de seguridad a quien solicitarle algún tipo de información (en lugar de esto, contábamos con la presencia de la siempre efectiva inteligente y eficiente policía metropolitana).

A las 5 pm aun no se habían abierto las puertas, obviamente, la suma de todos estos elementos (tardanza en abrir puertas, una sola fila que no diferenciaba preferencial de general, ausencia de seguridad del organizador y abundante presencia policial), produjo lo inevitable, la policía metropolitana tuvo su momento de diversión lanzando gases lacrimógenos contra los primeros metros de la fila para finalmente rociarlos con agua presión lanzada por el artefacto denominado “ballena”, en una excelente demostración de respeto al ciudadano y de su disposición de mantener el orden publico garantizando la seguridad y bienestar de los asistentes.

A las 6 y 50 minutos luego de varias penurias, logramos ingresar a nuestra área de V.I.P, observando que la organización, demostrando su calidad y profesionalismo había colocado como barrera divisoria de las zonas GENERAL Y VIP, una especie de mini pared de cartón, la cual fue obviamente derribada cuando no había ingresado ni siquiera la cuarta parte de las 30.000 personas que se dieron cita en el lugar. (Bien por el hecho de que cualquiera pudo ver a los maiden tan cerca como pudo o quiso, pero en definitiva una burla descarada a quienes desembolsillaron unos cuantos miles de bolívares mas buscando mayor comodidad).

A las 7 y 15 minutos hace su aparición Laureen Harris, (no hubo banda nacional, lo cual es bastante lamentable). Hay que decir que el retoño de Mr Harris, tiene el respaldo de unos músicos excelentes, con una imagen y una escena que recuerda a las viejas glorias del glam metal, sin embargo musicalmente este combo no dice nada, llegando a ser bastante aburrido, a pesar de ello, el público respaldó su actuación y la niña (vigilada muy de cerca por papá Harris), se dio íntegramente, por supuesto no cesó de agradecer a la multitud el apoyo y la respuesta que brindaba a su mezcla de hard rock con pop barato. Buen intento para la hija de Mr Harris, pero en definitiva un show muy soso para ser el opening de un monstruo como iron maiden.

Los nervios y la emoción llegaban a su punto máximo cuando comienzan a sonar las notas del clásico de los UFO “Doctor Doctor” (versionado por los propios maiden en el single de la era Bayley “Lord of The Flies”), la multitud definitivamente enloquecida, coreaba este himno del metal a sabiendas de que era un antecesor de lo que vendría. Posteriormente, las luces se apagaron y las pantallas comienzan a trasmitir extractos de las imágenes de la gira, el Ed Force One, pilotado por el cantante Bruce Dickinson, los enloquecidos fans, etc, la escena estaba servida y, finalmente, en medio de la oscuridad resuena el discurso de Winston Churchill, que nos lleva directo a la época del Live After Death, los Iron Maiden aparecen como una tromba en un escenario ambientado con la escenografía del inmortal “World Slavery Tour” mientras desgranan los acordes de “Aces High” y las 30 mil personas agrupadas en el estacionamiento del poliedro nos quedamos una vez más boquiabiertos ante la buena forma de la banda, la energía y la entrega absoluta  de la  agrupación más representativa de la historia del metal de todos los tiempos.

SeguidamenteWrathchildy 2 Minutes To Midnight para llegar a uno de los momentos más gloriosos de la noche con los temasChildren Of The Damnedy Phantom Of The Opera. Los maiden se mueven por todo el escenario con gran soltura, (a pesar de que el sonido dejó bastante que desear en comparación con lo que esperábamos). Bruce se dirigió al publico pidiendo disculpas por estos 17 años de ausencia, haciendo especial énfasis en que la banda prepara un nuevo álbum y que durante esa gira volverán a tierras venezolanas. De igual modo pidió a los fans que no empujasen a los de las primeras filas para que todos pudiesen disfrutar sanamente el espectáculo (algo que ya habíamos visto en el 92).

The Troopery Wasted Years conformaron la siguiente dupla de temas emblemáticos en un show que subía de intensidad a medida que transcurría la noche. Mientras Bruce continuaba con sus arengas de “SCREEEEEEEEEEEEAM FOR ME VENEZUEEEEEEELAAAAAAAAAA”, la audiencia por momentos parecía no responder ante las llamadas del gran vocalista, sencillamente estaban extasiados aun sin poder creer lo que veían sus ojos.

Janick Gers como siempre hiperactivo, no paraba de hacer maniobras circenses, Dave Murray algo más calmado que en anteriores ocasiones y con su sempiterna sonrisa, demostró su genialidad y de  un lado a otro del escenario, Nicko Mc Brian imperturbable detrás de su Kitt de batería, un Adrian Smith que ha demostrado hasta que punto su presencia en los maiden es vital y finalmente el genio absoluto de lo que debe ser un verdadero front man, el señor Bruce Dickinson. Sin lugar a dudas hablamos de un verdadero Dream Team del metal.

Los ingleses continúan atacando una pieza tras otra de un set list de ensueño, Rime Of The Ancient Mariner,Powerslave, Run To The Hills,Fear Of The Dark,Hallowed Be Thy Name yIron Maiden  con la sempiterna presencia de Eddie (esta vez con imagen alusiva a los días de Stranger in a Strange Land) llevan a la audiencia al éxtasis absoluto. Sencillamente no se podía pedir más.

Aun con el público alucinando la banda hace una tentativa de retirarse del escenario para poco tiempo después regresar con The Number Of The Beast,The Evil That Men Doy despedirse definitivamente con el clásico de su primer álbum Sanctuary.

Una noche sin precedentes, una vez más la doncella ha probado que siguen y seguirán siendo los reyes del heavy metal, una leyenda sin parangon, capaz de asombrar a gente de todas las edades. Un concierto histórico donde se dieron cita 3 generaciones de fanáticos de la música dura. Nos retiramos con el cuerpo adolorido pero con el alma en el paraíso y gritando a viva voz UP THE IRONS!!!

SETLIST:

Aces High
Wrathchild
2 Minutes to Midnight
Children of the Damned
Phantom of the Opera
The Trooper
Wasted Years
Rime of the Ancient Mariner
Powerslave
Run to the Hills
Fear of the Dark
Hallowed Be Thy Name
Iron Maiden

Encore:
The Number of the Beast
The Evil That Men Do
Sanctuary