Fiestas Tradicionales de Venezuela

0
344

Autores: Daría Hernández y Cecilia Fuentes
Editorial: Fundación Bigott

Nunca es tarde para hablar de un buen libro, más aún cuando el país sufre una crisis de identidad cultural, generada por la invasión de culturas foráneas, especialmente en la música con el flagelo del decadente reggaetón (o mal llamado género urbano). Muchas tradiciones se han perdido y las nuevas generaciones crecen ignorando su valor. Mostrar a los niños, jóvenes y hasta a los adultos el libro “Fiestas Tradicionales de Venezuela” es aportar un grano de arena en la recuperación del acervo cultural de Venezuela.

El libro es original de 1992, pero la Fundación Bigott lo reeditó en 2012, luego de un proceso de revisión y ampliación de sus contenidos por parte de las autoras originales: Cecilia Fuentes y Daría Hernández. Adicionalmente, Nelson Garrido realizó una enriquecedora labor como editor fotográfico, ilustrando con colorido varias escenas de las distintas fiestas tradicionales de la nación.

Esta nueva edición aún se consigue y en la última Feria Internacional del Libro que se celebró en el Teatro Teresa Carreño de 2017 se podía adquirir a muy buen precio. El libro en toda su extensión es un tesoro que le da la oportunidad al venezolano de conocer la mayoría de las celebraciones que se realizan en distintas regiones de la geografía de Venezuela, vinculadas al calendario religioso católico, al mestizaje cultural y a ceremonias muy antiguas asociadas al cambio de las estaciones.

Los rituales religiosos, el legado cultural que vino de España, los rituales del período colonial venezolano, las fiestas rituales de Venezuela, las fiestas del solsticio de invierno y de verano, junto a las fiestas y conmemoraciones del equinoccio de otoño tienen un capitulo dentro del libro.

Las fiestas que aparecen en el libro son parte importante de la inmensa riqueza cultural que posee Venezuela, consolidando un patrimonio de valor incalculable y que todos sus habitantes deberían conocer, quizá así se podrían rescatar muchos valores. Cada escuela debería tener al menos una copia de esta joya informativa para que los estudiantes puedan tener acceso a su contenido.

Por: Roberto C. Palmitesta R.
proberto@crestametalica.com
@RPalmitesta @EscenarockFM